www.euromundoglobal.com

Opinión: “Desde… el Sur de Chile”

En algún punto del sur de Chile...
Ampliar
En algún punto del sur de Chile...

Olor a leña

Por Primavera Silva Monge (*)
viernes 12 de noviembre de 2021, 01:10h

12NOV21.- Quizás, quién sabe, éste sea el último de los aromas que tenga mi cuerpo antes de partir de este mundo. No lo digo en un sentido pesimista, al contrario, ojalá fuera de tal manera. En este pueblo, donde he venido a vivir mis últimos años de vida, se debe elegir entre tener olor a humedad y hongos o a leña y suciedad tipo cenicienta. Te acuestas bañado, perfumado y amaneces nuevamente pasado a leña y otro aroma extraño que se agrega, ya sea por tu propio hogar o de los vecinos, que se cuela tal como se cuela el frío, por cualquier portillo travieso y colonizado por diversos insectos, que prefiero no mencionar.

Olor a leña
Olor a leña

Sorprendimos a la familia y amigos con la repentina partida desde el caos de una ciudad maldita a un pueblo callado, misterioso, de pocos habitantes, pero abundante humanidad a pesar de que mito o no, se habla de una bien oculta justicia privada. Su gente, que no estila un amarre y dependencia de llaves, claves, alarmas, saluda. Sí, saluda con un hola afectuoso, aunque lleno de curiosidad por estos allegados aventureros sesentones y amables. Lo mejor, lejos lo mejor, es que el miedo no es una costumbre. No pareciera existir y eso se refleja en noches acogedoras, de lluvia intensa, luna y estrellas, amaneceres silenciosos, luminosos, de cielos cubiertos de aves de muchas especies diversas, migratorias desde otros continentes, que nos eligen para dejar sus huellas ovaladas y partir de vuelta a sus hogares, no sin antes otorgarnos su gran espectáculo de plumas coloridas y sonidos selváticos, que hacen eco en el silencio de las calles y caminos.

Para este rincón del mundo, los perros y gatos no son mascotas, como tampoco lo fueron hace medio siglo en la capital. Aunque existen leyes nacionales de protección a los animales domésticos o de trabajo y han aumentados los jóvenes protectores amparados en las mismas, estas pequeñas bestias son consideradas como cosas o instrumentos de cuidado. Se hacen barreras para impedir la entrada de los escasos gatos y los perros son encadenados en la parte delantera o trasera de la casas, para ahuyentar a depredadores de gallinas, pavos, ovejas, y crías de res. Los perros callejeros son ahuyentados con palos o botellas de agua situadas estratégicamente para que se reflejen en ellas y arranquen. Ninguno persigue aves.

En esta localidad no hay fuentes de trabajo. La norma es ser independiente, autosuficiente y ojalá los forasteros, como nosotros, traigan empleos en sus mochilas. La gente dependiente de empleos remunerados, se desplaza por lo menos 70 kilómetros o una hora de viaje para realizar sus tareas o compras para sus pequeños negocios. En el sitio existen alrededor de tres entidades gubernamentales que dan empleo y que son el Banco, la Municipalidad y el Hospital. Los demás, son empleos esporádicos para trabajadores independientes, en labores de campo, servicios de construcción, de gasfitería, deshollinadores, electricistas, etc. Todos saben hacer de todo de manera casual y no hay suficientes para cubrir el crecimiento del pueblo respecto a sus viviendas, que con la cercanía de los ríos más las abundantes y casi permanentes lluvias, se deterioran año a año, debiendo reponer muy a menudo los techos, puertas y algunos muros exteriores, que son hechos de metales y tejuelas de alerce, para que no absorban el agua. Las chimeneas humean casi todos los días, siendo la leña el combustible abrigador y cocinero, cuya entrega en palos secos termina justo cuando comienza la intensidad del invierno.

Éste es un pueblo de características rústicas, al que le atraen las cosas con luces y brillos. El comercio es escaso, una veintena de tiendas entre verdulerías, ropa usada, paquetería, unos cuantos mercados generales pequeños, otras pocas ferreterías con pocos elementos para la venta, porque desaparecen con el avance de las empresas constructoras, que van devastando el entorno. Muy caro todo y los sueldos no son mejores que en otros lugares. Sin embargo no se acusa pobreza, aunque imagino que con los ojos de capitalinos debemos vernos todos pobres, por ejemplo, por la forma de reparación de las casas mediante variados parches multicolores, por la forma de vestirse y abrigarse de los habitantes.

La gente se siente cómoda cuando se les pregunta por la procedencia y gustan mucho decir “nacidos y criados acá” con un dejo de orgullo. A la capital la consideran un infierno y tienen razón. Hay que estar acá para darse cuenta de cómo se ignora a los habitantes de esta parte del país, que con suerte se lo considera para las predicciones inciertas del clima. Y ya que de ello hablamos, pareciera ser que se dan las cuatro estaciones en un mismo día, con un prolongado invierno y un sol que quema cuando el viento se retira. Me pareció muy curioso a mi llegada, ver dos cosas respecto a las flores, en especial las rosas: una, que sean públicas y adornen las calles céntricas y otra, que sobrevivan ante la inclemencia de los vientos, heladas e intensas lluvias. Esto, porque en la capital es caro comprar un par de rosas y porque de mis varios cientos de resistentes plantas citadinas criadas por varios años, sobrevivió solamente el diez por ciento de ellas. La humedad es tan excesiva, que en la ducha salen hongos de un día para otro, los palos rústicos con que se hacen las cercas divisorias, brotan con flores y todo. En esta pequeña sociedad, no se da acordar un encuentro en la calle, quizás para evitar que los citados florezcan o críen hongos durante la espera.

Primavera en su salsa...

Primavera Silva Monge (*)

(*) Primavera Silva Monge es una escritora chilena, traductora de japonés, ex alumna del prestigioso Instituto Nacional de Santiago de Chile, artesana y socióloga por afición. Sus escritos los redacta referidos principalmente a los temas cotidianos imprimiéndoles una dosis de frescura y cercanía que hacen muy fácil su lectura y comprensión. Su género literario favorito es la novela y el relato o cuento corto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

2 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8