www.euromundoglobal.com

Fragmentos de Vida

El beguinaje de Brujas; existir sin ser esposa, madre o hija

Por Maica Rivera

viernes 30 de diciembre de 2016, 03:37h

“El movimiento de las beguinas seduce porque propone a las mujeres existir sin ser esposas, ni religiosas, emancipadas de cualquier dominación masculina”

Régine Pernoud

Existir sin ser esposa, madre o hija actualmente ya no es transgresión de normas…en la Edad Media las mujeres eran perseguidas por ello.

“La amenaza de la hoguera apagaba cualquier fuego de espíritu inquieto femenino, el miedo a arder enfriaba el ansia del saber, necesidad de crear sofocada por el temor de ser acusada de brujería, o peor aún, ser señalada como hechicera, pérfida, bruja; mujer.


Hostigadas, oprimidas, importunadas, las mujeres se reúnen por todas partes, recreando ciudades dentro de las ciudades, con la intención de llevar una vida de perfección en un medio urbano, sin pronunciar votos y exentas de las reglas de la Iglesia. De complicidad nacida entre las mentes inquietas femeninas, emergió el movimiento de las Beguinas, por muchos considerado como la primera corriente feminista.

Las Beguinas presentes en la historia desde el siglo XII. Mujeres cuya forma de vivir y entender el mundo irrumpe en la Edad Media, expandiéndose rápidamente desde Lieja -Bélgica-, llega a asentarse en menos de veinte años en Francia, Italia, Países Bajos, Alemania, Polonia y Hungría.

Poetisas, matemáticas, astrólogas y ante todo, escritoras natas, encontraron el obstáculo de ser laicas y mujeres. Alegando el mandato de la inspiración divina, llegaron a rivalizar con el poder eclesiástico, ya que no tenían que recurrir a la interpretación de la iglesia, pudiendo expresar con voz propia la palabra de sus textos y escritos.

Medicina, arte, química, dedicación al estudio y desarrollo de espíritu que no conocía límites. En el refugio de los beaterios su inteligencia era libre de adquirir conocimientos, creciendo imparable, amparada y protegida por muros inquebrantables que no eran los que erigían las estancias, sino los que se levantan con la sabiduría y serenidad que da la confianza.


El Beguinaje de Brujas data del año 1245. Forma parte junto con el resto de los beguinajes flamencos, del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Actualmente es un monasterio benedictino llamado de la Viña o de Wijngaard, que ofrece hospedaje a mujeres bajo las normas y horarios de las religiosas. Retirarse por un tiempo en alguna de sus treinta casitas rodeadas de niebla y árboles longilíneos característica de estas tierras…captura la imaginación. Multitud de leyendas provocan el deseo de asentarse por unos días para conocer sus misterios.

Brujas, lugar añorado a la vez que desconocido, imán irresistible de calles, casas e historia. Su nombre proviene del noruego antiguo “Bryggia” palabra con la que designaban puentes, muelles y atracaderos. Brujas por sus puentes y canales es también conocida como “La Venecia del Norte”.

Edificios de estilo neogótico coronados de eternas nubes que pocas veces dejan ver el cielo, suelo empedrado por el que coches de caballos repletos de turistas miran sin ver, sin tocar, sin saborear, sin oler…sin oír como el agua de estos canales cuentan historias que los cisnes blancos confirman, dueños de una belleza que contrasta con la tristeza de esa niebla que no se disipa y que al caer la tarde, convierte en noche horas que pertenecen al día… y en medio de todo eso siento la caricia y el espíritu de mujeres que aquí vivieron, me advierten que tenga cuidado sin saber que su tiempo no es el mío, preocupadas que me halle sola en este mundo… pues yo en su época sería bruja, pérfida y hechicera… quemada en la hoguera ante la amenaza que representa una mente inquieta, no hay arma más temida que la sapiencia.


Los puentes y canales de Brujas susurran muchas leyendas, una de ellas especialmente bella, “El lago del Amor” con referencias a la presión que eran sometidas las beguinas para ingresar en comunidades de monjas o disolverse. En el siglo XVIII se aplicaron severas medidas para frenar a estas mujeres, convertidas por su valentía y modo de vida en referencia pasada, presente y futura.

El 14 de abril de 2013 murió en Kortrijk -Bélgica-, la hermana Marcella Pattyn a los 92 años, la última beguina del mundo.

Nacida en el Congo Belga en 1920, era ciega, a los 20 años intentó ingresar en un convento pero ninguno la aceptaba. Le acogieron las beguinas de Sint Amandsberg en Gante, una comunidad de 260 mujeres. Posteriormente se mudó al beguinaje de Kortrijk con otras ocho mujeres. Fue la última superviviente.

Este es el primer artículo que escribo sobre Bélgica, sentada contemplo un cielo gris y frío mientras una corriente cálida, dirige mis manos heladas, que sin resistir escriben palabras; las primeras de “Leyendas Belgas”.



Un abrazo,

Maica Rivera

www.maicarivera.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8