www.euromundoglobal.com

Braunschweig, Baja Sajonia (Alemania)

(La ciudad de la abuela de la reina Sofía)

martes 08 de diciembre de 2015, 22:09h
Braunschweig, Baja Sajonia (Alemania)

Por Concha Pelayo (*)

08DIC-15.- Corría el año 1031 cuando la ciudad de Braunschweig fue mencionada por primera vez según el acta de consagración de San Magni. Una ciudad que, pese a la devastación de la Segunda Guerra Mundial, todavía conserva un bellísimo centro histórico donde muestra un conjunto de edificios de entramado de madera que conforma el Barrio Magni. Braunshweig fue considerada la ciudad medieval más grande de Alemania.

Braunschweig, Baja Sajonia (Alemania)
Braunschweig, Baja Sajonia (Alemania)

No se sabe con exactitud ni la fecha ni las circunstancias de su fundación, aunque según una leyenda se cree que fue fundada por Bruno II, un conde sajón en el año 861 muriendo antes del año 950. Por ello, el nombre original de la ciudad, Pedowar, era una combinación de Bruno y (wik) que significa lugar donde los mercaderes descansaban y guardaban sus mercancías. El nombre de la ciudad, por tanto, indica, que es un buen lugar para descansar porque se encuentra en un vado del río Oker. Según otras teorías, el nombre proviene de Brand, (arder) e indica el lugar que se desarrolló tras quedar arrasado por el fuego.

Braunschweig, situada a orillas del río Oker, ofrece un bello entorno natural tanto en invierno como en verano, aunque es en la época estival cuando los ciudadanos de todas las edades navegan por sus aguas en pequeñas embarcaciones familiares particulares o de uso común. También en coloristas piraguas ocupadas por una o dos personas remando y disfrutando de un paisaje idílico dado que en ambas orillas abundan los pequeños restaurantes y terracitas al aire libre rodeados de una variada vegetación. Llama la atención el número de mujeres, algunas de avanzada edad, tocadas con alegres sombreros para protegerse del sol y remando solas saludando a los que se cruzan por el río.

En sus orígenes, el Oker, atravesaba el centro de la ciudad lo que hacía que provocara importantes inundaciones pero, en el siglo XVIII, al ampliarse la fortificación y su complejo amurallado, fue desviado rodeando el casco antiguo que es como se mantiene en la actualidad. Por tanto, navegar por el río es disfrutar de las mejores perspectivas de la ciudad.

Con una población de 300.000 habitantes, aproximadamente, Braunschweig es la segunda ciudad más grande de la Baja Sajonia después de Hanover. Fue residencia oficial de los duques de Brunswick-Luneburgo, ascendientes directos de la reina Sofía de España. Precisamente, hasta hace algunos años se conservaba, en las afueras de la ciudad, la casa de la abuela materna de la reina, una casa de estructura típica de la zona con entramado de madera y tejado rojo, no excesivamente grande, discreta y elegante al mismo tiempo, pero que no destacaba demasiado de las otras. La abuela de nuestra reina, era la duquesa Victoria Luisa de Lüneburg y Branaunschweig, princesa de Prusia, única hija del Emperador alemán Guillermo II, madre de la Reina Federica y por tanto abuela de la reina Sofía.

Cuentan las crónicas que por los años 70, cuando ya estaba casada la reina Sofía con Juan Carlos, viajaban a Alemania con cierta frecuencia para reunirse con la familia, hasta que se produjo la muerte de la abuela de Sofía en 1980.

Braunschweig es una ciudad poco conocida pero con grandes atractivos históricos y culturales y que ha protagonizado importantes acontecimientos en la historia de Alemania. Se encuentra situada a 25 kilómetros de Wolfsburg, uno de los símbolos industriales (ahora en entredicho) del milagro alemán, la fábrica de la Volkswagen.

La distancia hasta Berlín es de unos 235 kilómetros.

En la actualidad pueden visitarse monumentos importantes como por ejemplo el Palacio de Brunswick (en alemán Braunschweig) que fue residencia de lo duques de Brunswick desde 1753 hasta noviembre de 1918. El edificio sufrió numerosas reconstrucciones dado que hubo un gravísimo incendio en 1830 y, posteriormente, la devastación de la II Guerra Mundial. Su fachada principal es, hoy día, una fiel reproducción de lo que fue en sus orígenes. Se abrió al público en mayo de 2007.En su interior se puede apreciar el exquisito mobiliario, el salón del trono y una colección de trajes de acristianar, bellísimos, confeccionados con las mejores telas. También se pueden ver algunas fotografías familiares. Ya en el exterior, destaca, sobre la fachada principal, en el centro, la mayor cuadriga de Europa.

Pero también destacan otros muchos edificios de gran calado arquitectónico como en la famosa Plaza del Castillo donde se encuentra la estatua del león, emblema de la ciudad. A mediados del siglo XII Heinrich der Löwe, Enrique el León, convirtió la plaza en el centro de su dominio. De ahí su nombre. Toda la plaza mantiene un trazado medieval de gran belleza. En Navidad se instalan mercadillos en torno a esta plaza lo que genera un gran ambiente.

La catedral de San Blas es otro lugar muy visitado, sobre todo, para ver la cripta donde se encuentra el sepulcro de los güelfos. Destacan las naves laterales con hermosas pinturas murales. También el Ayuntamiento, de estilo gótico, el citado Barrio Magni con sus típicas casas medievales, los numerosos parques y las diferentes iglesias, las cuales están siempre muy concurridas.

La vida social y cultural de Braunschweig se desarrolla entre numerosas actividades como conciertos de música antigua en las diferentes iglesias, teatro, ballet, ópera, sin olvidarnos del movimiento artístico dada la profusión de exposiciones que se celebran a diario.

Y alguna sorpresa más que nos hace sonreír cuando nos encontramos con un edificio de colores, un monumento del arte moderno, la Happy House Rizzi, obra del artista pop de Nueva York James Rizzi. Una obra de arte visible para todo el mundo que se construyó sobre las ruinas de una antigua granja de un palacio ducal, lo que se ha convertido en un punto de referencia en la ciudad y un homenaje al ladrillo y mortero del arte moderno, la casa más feliz del mundo.

Esta ciudad de la Baja Sajonia alemana no es excesivamente conocida por el gran turismo pero requiere todo nuestro interés.

(*) Concha Pelayo. Escritora. Miembro de AECA

Braunschweig, Baja Sajonia (Alemania)
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8