www.euromundoglobal.com

Los mayores y su hipocampo

jueves 12 de febrero de 2015, 00:48h

En una de las primeras clases del curso sobre “Estimulación Mental y Memoria” dirigidas a la población de adultos-mayores que imparto como psicóloga; preguntaba lo explicado en la sesión anterior en la que nombramos a esa estructura tan importante de nuestro cerebro llamada “hipocampo”.

Al preguntar sobre el origen del término se hizo el silencio, y recordé como provenía de su forma, similar a un caballito de mar de 4 cm. de longitud, y se alojaba en el lóbulo temporal de nuestro cerebro. Está relacionado con más regiones (giro dentado y subículo), su trabajo en equipo crea la formación hipocámpica. A continuación cuestioné la grandiosa función que el esta formación hipocámpica tiene en nuestras vidas siendo responsable de la memoria a corto plazo.

Gracias a esta memoria somos capaces de calcular, de hablar, de escribir, de hablar, de comprender una conversación, de leer, de recordar una calle, un nombre o una anécdota. En definitiva, es el centinela del cerebro. Sin ella no somos nada, es nuestro pasado, presente y futuro. Gracias a ella podemos recordar, planificar, soñar, vivir y revivir. Tal y como dijo el cineasta de fama universal Luís Buñuel «Hay que haber comenzado a perder la memoria, aunque sea sólo a retazos, para darse cuenta de que esta memoria es lo que constituye toda nuestra vida. Una vida sin memoria no sería vida, como una inteligencia sin posibilidad de expresarse no sería inteligencia. Nuestra memoria es nuestra coherencia, nuestra razón, nuestra acción, nuestro sentimiento. Sin ella no somos nada.”

Este autor nos muestra cómo la memoria es portentosa e indispensable, pero también frágil. Es el propio paso del tiempo el que produce no solo cambios en nuestra piel y en nuestro cuerpo, sino también en el cerebro y en concreto, en la memoria. Hay capacidades que merman: la memoria operativa y memoria a corto plazo, la velocidad en procesar la información, la atención…, sin embargo hay otras funciones como el lenguaje que permanecen casi inalterables con el paso del tiempo.

Hay factores que están de nuestra mano, y nos permiten tener un margen de maniobra y de actuación para prevenir las alteraciones de nuestra memoria por el paso del tiempo. El declive no solo viene determinado genéticamente sino que el estilo de vida (alimentación saludable, evitar el consumo de tóxicos –drogas, tabaco, alcohol- , bajo nivel de estrés…), el nivel educativo y la práctica de actividad física y mental influyen en las capacidades del mayor protegiendo al cerebro de los cambios. Del mismo modo que llenamos el depósito del coche de gasolina para realizar un largo viaje, podemos nutrir a nuestro cerebro de una buena dieta mediterránea, de movimiento y ejercicio físico y actividades estimulantes que ejerciten todas nuestras funciones mentales.

Es en las clases de estimulación mental en las que los mayores encuentran ese espacio y tiempo para dar vida a sus neuronas. En ellas alimentamos cada función cognitiva, nutriendo la memoria, la atención, la orientación espacial, el lenguaje, el cálculo, la creatividad, la lógica y el razonamiento… mediante ejercicios muy variados. En uno de ellos tirábamos del hilo de nuestra memoria y tratábamos de recuperar esos datos almacenados hace años, acerca de los monumentos e historia de nuestra ciudad, Ávila: “¿Cuántas puertas tiene nuestra muralla?, ¿Cuáles son sus nombres?, ¿Qué iglesias hay cerca de cada puerta?, y ¿Qué cambios ha habido, fruto del paso del tiempo, en cada una de ellas?”. Las preguntas no eran sencillas, más ejercicio para las neuronas. Un murmullo invadió la clase, esas neuronas del hipocampo se movían dentro de cada lóbulo temporal ahondando en los recuerdos…

Pasaron unos segundos en los que reinaba el silencio, una alumna lo rompió respondiendo “Ana, parece que hoy hemos venido de casa con nuestro hipocampo dormido”.

Siempre sabios… el hipocampo es el cofre de nuestra memoria y sí, al final del curso, después de meses de estimulación, estas respuestas saldrán rápidas y veloces de los hipocampos de los alumnos. Eso sí… la sabiduría y la inteligencia que cristaliza sus recuerdos siempre están despiertas.

- Dedicado a Hipólita, alumna de 91 años, que acudía diariamente a las Aulas de Estimulación Mental y Memoria. Esta semana un ictus hizo que su cerebro se silenciara. Recupero sus palabras guardadas fuertemente en su memoria, recupero su sabiduría y su afán por vivir. Sé que esa fuerza será tu arma para seguir luchando. –

- Ana Belén Sánchez Sánchez-

(psicóloga, gerontóloga, neuropsicóloga)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8