www.euromundoglobal.com
El Galeón de Manila
Ampliar

El Galeón de Manila

Por A. del Saja – Miembro de FEPET

domingo 18 de diciembre de 2016, 23:12h

19DIC16.- Se conoce como El Galeón de Manila a los barcos que, por espacio de 250 años, estuvieron realizando la ruta de ida y vuelta de México a Manila a través del océano Pacífico. Estas embarcaciones, que propiciaron los intercambios comerciales, y que eran las más grandes construidas hasta entonces, generaron una de las hazañas más grandes de la historia de la Marina Española.

El Galeón de Manila

Con motivo de cumplirse el 450 aniversario del primer viaje del Galeón de Manila, también llamado Nao de Manila, el Museo Naval de Madrid ha abierto una exposición en la que se rememora el nombre que tuvo España en los océanos. A través de visitas guiadas se explica el viaje con un recorrido histórico y mediante una serie de piezas de cartografía, modelos, imágenes e instrumentos náuticos, que ayudan a describir la ruta más larga y peligrosa de la navegación comercial a nivel mundial.

Sobre estas rutas marinas hay referencias, igualmente, en el Museo Histórico que se acoge el Fuerte de San Diego, en la ciudad mexicana de Acapulco.

El Galeón de Manila era el nombre con el que se conocían las naves españolas que cruzaban el océano Pacífico dos veces por año entre Manila (Filipinas) y los puertos de Nueva España, el hoy México, y, especialmente, con el de Acapulco.

La frecuentada ruta comercial se debe al fraile y marinero español Andrés Urdaneta, que la inauguró en 1.565 tras descubrir el “Tornaviaje” o ruta de regreso a México a través del Pacífico subiendo hacia el noreste. El sentido contrario de navegación, de América a Filipinas, ya era conocido desde los tiempos de Magallanes y El Cano en 1521. El trayecto entre Acapulco y Filipinas, que, incluida la escala en Guam, solía durar unos tres meses. El tornaviaje entre Manila y Acapulco llevaba entre 4 y 5 meses debido al rodeo que hacían los galeones hacia el norte, con el fin de seguir la corriente de Kuro-Siwo.

La línea Manila-Acapulco-Manila fue una de las rutas comerciales más largas de la historia, y funcionó durante 2 siglos y medio. El último barco zarpó de Acapulco en 1.815 al suprimirse el servicio con motivo de la Guerra de la Independencia de México.

La otra gran ruta comercial española fue la conocida como la de Flotas de Indias, que surcaban el Atlántico desde Veracruz para llegar a Cádiz o Sevilla.

La ruta llegó a ser tan popular y tan beneficiosa para los comerciantes de Manila que los de Sevilla elevaron una queja al rey, Felipe II de España, sobre sus pérdidas, logrando la promulgación de una ley que limitaba los viajes a solo dos barcos navegando por año, dado que los españoles asentados allí comerciaban, también, con China, Japón y La India, entre otros países. Por esta circunstancia los barcos eran de grandes dimensiones para poder aprovechar cuanta más carga en sus bodegas. En el siglo XVI, tenían de media entre 1.700 a 2.000 toneladas, y eran construidos con maderas de Filipinas y podían llevar a un millar de pasajeros. La Concepción, que naufragó en 1638, tenía una eslora de 43 a 49 metros y desplazaba unas 2000 toneladas. La mayoría de los barcos fueron construidos en las Filipinas y sólo ocho en México.

Los cargamentos eran intercambios comerciales de especias y plata mexicanas y de porcelana y seda chinas, principalmente. El comercio sirvió como fuente fundamental de ingresos en los negocios de los colonos españoles que vivían en las islas Filipinas. Un total de 110 galeones de Manila se hicieron al mar en los 250 años del galeón de Manila-Acapulco, entre 1565 a 1815.

Una parte de las mercancías orientales del Galeón de Manila desembarcadas en Acapulco eran a su vez transportadas por tierra hasta Veracruz, donde se embarcaban en las Flotas de Indias rumbo a España. El denominado Galeón de Manila o Nao de China se encargaba de los intercambios comerciales de especias y plata mexicanas y de porcelana y seda chinas. La ruta comenzaba casi 50 años después de la muerte de Cristóbal Colón, los galeones de Manila finalmente cumplieron su sueño de navegar rumbo al oeste para llegar a Asia a fin de beneficiarse del rico comercio con el Océano Índico.

En un reciente viaje a Acapulco hemos podido comprobar la potente huella que estas embarcaciones dejaron en sus habitantes. En el Museo Histórico del Castillo de San Diego se recoge una muestra del Galeón de Manila.

La riqueza generada por esta ruta comercial despertó la codicia y el interés de otros reinos. Inglaterra, con sir Francis Drake y sir Thomas Cavendish; Holanda, con Oliver van Noort y Joris van Speilbergen, entre otros, encontraron en el Pacífico un escenario para disputarle a España sus dominios y hacerse de sus riquezas.

Precisamente, la construcción de la fortaleza de San Diego formó parte de la política de la Corona española para crear un estructura de defensa a lo largo de sus posesiones en todo el litoral del Pacífico..

El fuerte, que entonces eran bañados sus cimientos por el agua de la bahía de Acapulco, se levantó para proteger a los galeones que arriaban al puerto al final de su viaje de “tornavuelta” desde Manila.

Este monumento histórico, con su singular traza geométrica en forma de pentágono, ha sido parte esencial de la fisonomía del puerto de Acapulco. Hoy alberga el Museo Histórico, con sus 15 salas de exposiciones.

La antigua fortaleza, -la mejor conservada de América-, muestra una síntesis de su rico pasado: la cultura de los primeros pobladores, la conquista delos mares del Sur, el comercio de Oriente y la piratería en el Océano Pacífico. El Castillo de San Diego fue asaltado por los piratas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8