www.euromundoglobal.com

Opinión:

Camino

domingo 05 de mayo de 2019, 21:37h

05MAY19 – ZAMORA.- Puffffffffffffffff!!!!!!!!!!!.... No sé exactamente por dónde empezar. Si por el Camino de Santiago que, por fin, quiero hacer este año, o por ese otro "Camino", el librito de Monseñor Escrivá de Balaguer y Cendrá, un camino que se sigue desde la paciente lectura y desde el convencimiento de que lo que se lee es todo un dogma de fe.

Camino

Descubrí el libro de Camino hace ya muchos años, en Torreciudad (Huesca), cuando aquello todavía no era lo que es hoy, un santuario espectacular enclavado en uno de los parajes peninsulares más bellos e inmerso en pleno pirineo aragonés. Descubrí "Camino", como digo, cuando yo era una joven recién llegada a Barbastro, tras haber aprobado una oposición a Campsa, aquél monopolio de petróleos, extinto ya, y que fue mi único trabajo en mi vida laboral.

Mi expectación, entonces, ante la vida, era completa y mi curiosidad desbordante. Entonces yo ni sabía, ni había oído hablar del Opus Dei. Pero yo estaba allí, repito, en Torreciudad, rodeada de naturaleza y feliz. Un pequeño torreón en ruinas, izado sobre altozanos, desde donde se divisa el río Cinca, allá en el abismo del precipicio, trepidante en invierno y más tranquilo en épocas de estío.

Este torreón dio lugar a una bonita leyenda de la que se conserva una gran devoción a la Virgen y que se extiende por todo el Somontano aunque no se sepa, ni el origen del santuario ni el de su imagen, la Virgen de Torreciudad, una imagen morena, semejante a la de Montserrat, de estilo románico. Sería José María Escrivá mucho tiempo después, el que hizo el verdadero milagro de Torreciudad, un Santuario espléndido al que llegan miles de peregrinos de diferentes partes del mundo cada año. Ese es el verdadero milagro.

El libro "Camino" lo leí con mucho interés pues consta de frases muy cortas llenas de filosofía de vida, de mesura, y de inteligencia también, a qué negarlo. Me lo vendió una persona de "la obra" que estaba allí, en el pequeño santuario en ruinas para atender a los que se acercaban.

Poco tiempo después, ya en Zamora, di de lleno con el Opus Dei. Y, poco a poco fui enterándome de su filosofía. Fueron años muy agradables. Entonces era muy receptiva a las charlas, a las películas que Monseñor Escrivá de Balaguer protagonizaba por todos los países del mundo, rodeado de multitudes, de gentes de viva fe que escuchaban gozosas que las penurias, si nos las manda Dios hay que recibirlas con alegría. Y el hambre y la pobreza se palían con rezar. ¿…?

No sé qué ocurrió ni en qué momento, pero, lo cierto es que aquella experiencia ya casi olvidada, la veo hoy como algo esperpéntico, algo que obstruye la mente y no la deja crecer. Mantengo amistades con gentes del Opus Dei, excelentes amistades, he de reconocerlo, pero mi opinión sobre ellas ha cambiado sustancialmente.

Después de cuarenta años tratando a muchas de esas personas me doy cuenta de que son incapaces de pensar por sí mismas. Me recuerdan un poco a los adeptos al Islam, a ese fanatismo que todo lo llevan a su señor Alá, que todo lo ofrecen y todo se hace en función de algo que desde la más pura lógica nos chirría por dentro. En cuarenta años hay que cambiar en algo, hay que evolucionar y para ello hay que pasar y traspasar la revolución interior que cada persona libra consigo misma.

Los fanatismos, sean de la marca que sean no hacen ninguna revolución interior, se dejan dirigir, simplemente.

Qué por qué escribo de todo esto? pues porque esta noche he visto en televisión la película "Camino" que cuenta la dramática historia de una familia del Opus Dei. Curiosamente había preguntado a mis amigas "opusinas" por ella, pero no la habían visto. ¿Consigna, prohibición?. Vaya usted a saber.

Por lo que conozco del Opus Dei, la película está tratada con rigor y veracidad. Todo lo que se muestra en ella está calcado de lo que es la vida de los miembros del Opus: las mismas reacciones, las mismas alabanzas, los mismos ofrecimientos, los mismos "sacrificios", los mismos gestos, las mismas forma de vida, incluso la misma vestimenta, porque hasta en eso se dejan llevar.

Verdaderamente, no sé por qué camino tirar. Probablemente por el mío propio porque gracias a Dios, y en su nombre, a Jesucristo, a Buda, o a Alá, auténticos profetas, en cuyas filosofías se encuentra la VERDAD, con mayúscula, he comprobado lo fácil que es seguirla, sin manipulaciones de sus "oficiales/oficiosos" seguidores que han hecho de sus credos caos y confusión en la Humanidad.

Pero, ¿por qué he llegado a este extremo de desencanto?

Concha Pelayo (*)

(*) Concha Pelayo - Es escritora/ Gestora Cultural - Miembro de AICA, FEPET y ARHOE - https://voydetapas.blogspot.com.es/

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8