www.euromundoglobal.com

BRASIL

Salvador de Bahía: Arte y naturaleza en Brasil

Por Tomás. R. Arteaga – Periodista especializado en Turismo

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h
Salvador de Bahía: Arte y naturaleza en Brasil

Colorido, al ritmo de su peculiar música, forma parte de una obra de arte y naturaleza, con mezcla de razas y costumbres en el marco de las grandes capitales de Brasil. Allí conviven todo tipo de influencias africanas, holandesas, francesas y portuguesas, que lo hacen desde el punto de vista turístico un destino de interés.

Salvador de Bahía: Arte y naturaleza en Brasil
Salvador de Bahía: Arte y naturaleza en Brasil

Con un pasado lleno de tradiciones, Salvador de Bahía mantiene vivo su colorido en el Centro Histórico. Pasear por sus calles centenarias en la pequeña ciudad colonial nos da muestra de su arte con el eco religioso de sus múltiples generaciones que han dejado huella en las muestras arquitectónicas de catedrales, iglesias y otros monumentos basados en su inspiración.

Salvador de Bahía fue proyectada a mediados del siglo XVI y dentro de la parte alta conserva una riqueza histórica que podremos apreciar en las construcciones de la Catedral Basílica, edificada sobre una capilla que perteneció a los jesuitas. Su fachada está recubierta por mármol procedente de Lisboa y en su interior destacan sus trece altares, además de su sacristía decorada con azulejos portugueses y madera de palisandro.

En la misma línea del recorrido por la Ciudad Alta se sitúa la iglesia de San Francisco, conocida como la iglesia de oro, ya que toda la parte frontal está esculpida en arabescos de madera forrados. Está considerada como uno de los más bellos ejemplos barrocos de América Latina. Al lado se encuentra la iglesia de la Orden Tercera de San Francisco con sus piedras talladas. Muy cerca tenemos  también las iglesias  de San Pedro y  Santo Domingo entre otras que merecen destacar.

Por decisión del Gobierno de Bahía, en 1.992, se aprueba la reconstrucción del mayor conjunto arquitectónico de América

Latina. Se ha realizado en varias etapas y dentro de ellas se restauran  casas, iglesias y museos que hoy conservan su estilo barroco colonial. El proyecto de restauración se hace con toda minuciosidad, con criterios internacionales de conservación de territorios históricos y monumentos que podemos apreciar en el paseo por las calles empedradas del centro histórico.

Historia

La capital fue edificada en estilo medieval y limitada por muros que la protegían de los ataques de los piratas. Su inmensa bahía de Todos los Santos recibía la mayoría de los barcos de los esclavos procedentes del actual Benin, Nigeria, Angola y Cabo Verde. Su destino eran las fazendas que cultivaban la caña de azúcar. Al abolir la esclavitud, en 1.988, los negros abandonaron los campos y sin ningún medio económico se refugiaron en Salvador. Hoy en día es una de las ciudades más africanas de Brasil, donde se respira el orgullo de la raza negra y se reivindica la práctica de una cultura diferente.

En consideración a la tradición, los habitantes guardan las costumbres y usos africanos tales como el candomblé y la capoeira, que se celebra en fechas concretas para invocar a la divinidad por medio de cánticos y danzas. Los turistas podrán asistir a una ceremonia de este tipo guardando el máximo respeto.       Los fuertes también forman parte de la historia de Salvador de Bahía. Fueron construidos como defensa de los invasores ingleses y holandeses. Destacan como principales construcciones el de San Antonio da Barra y el de San Marcelo, rodeados en la bahía por un escenario natural de dunas y palmeras.

Cuando el primer Gobernador General, Tomé de Souza, llega a la zona comprendida entre la Plaza Municipal y el barrio de San Antonio Alén do Carmo para edificar el núcleo urbano, no se hacía idea de la transformación que ha sufrido aquel espacio urbano unos siglos después.

Pelourinho

Durante el siglo XVII, la principal plaza, cercada por casas de la aristocracia lusitana, tenía un monumento o Pelourinho, símbolo de la autoridad y de la justicia, donde eran exhibidos y castigados los criminales y los esclavos. Para mantener la atracción en la plaza pública, se tocaban los instrumentos de percusión. Su significado no se ha perdido en el tiempo y el barrio de Pelourinho está considerado por la UNESCO como el complejo arquitectónico colonial más importante de América del Sur. Sus ocho calles vecinas recuerdan como fue la vida en el Brasil durante los siglos XVI y XVII.

Pelourinho funciona como un centro de compras, artesanía y gastronomía. Cuenta con bares, restaurantes, bancos, galerías de arte, museos y teatros. Se debe pasear por sus calles empedradas en todas las direcciones para contemplar el significado cultural de la ciudad que se mantiene desde hace 500 años. Merece la pena visitar, junto a las iglesias el museo de Abelardo Rodríguez y el museo de Arqueología y Etnografía, además del teatro Miguel Santana, donde habitualmente nos ofrecen un espectáculo del folklore de Bahía. En los hoteles suele haber un puesto de información con guía y planos de ubicación.

La Ciudad Baja está comunicada con la alta a través de calles estrechas apenas transitadas y por el popular ascensor de Lacerda y un teleférico, que nos llevarán hasta el nivel de la playa. En esta parte está el puerto, la zona comercial y financiera y el Mercado Modelo. Si hacemos una parada en nuestra visita, podremos adquirir diferentes objetos de artesanía y souvenirs. Del mismo modo, se podrá degustar un plato típico de cocina bahiana con sus exóticos condimentos con unas vistas hacia el puerto y la ambientación de las mujeres que lo sirven ataviadas con sus trajes típicos.               

Islas

Desde la parte baja, se pueden coger los barcos para las islas cercanas, otro de los grandes atractivos de Bahía. La orla marítima de Salvador, está ocupada por 35 islas mirando hacia la Bahía de Todos los Santos, que han sido siempre fuente de inspiración para los visitantes y artistas así como lugares ideales para el descanso en sus playas.

Si tomamos un barco, a través de la Bahía de Todos los Santos, podremos llegar a la isla de Itaparica, la mayor de todas, con 240 kilómetros de playas con una vegetación original y el encanto de sus habitantes, en su mayoría pescadores. Es un lugar ideal para vacaciones y muy visitado tanto por turistas como por los residentes en la capital.

En verano constituye un centro vacacional importante, que dispone de plaza hotelera, albergues,  campings y varios restaurantes de cocina tradicional. La distancia en ferry es aproximadamente de 25 minutos desde el puerto, pero teniendo en cuenta las personas que atraviesan la bahía diariamente, casi resulta más conveniente contratar una excursión combinada por las islas a través de la agencia de viajes, con parada en la Isla de los Frailes con un pequeño pueblo de apenas doscientos habitantes en su mayoría artesanos y pescadores, donde en lo alto se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. Allí se podrá disfrutar de sus playas con el baño de las cálidas aguas.

Además de las islas, Bahía tiene innumerables playas, que se pueden apreciar en el trayecto desde el aeropuerto a la ciudad, bordeando el litoral. Cuanto más alejadas, son más salvajes. En el litoral Norte está la playa de Forte, que nos ofrece una gran tranquilidad, con reservas forestales, varios ríos, lagunas, arrecifes y vegetación con su fauna típica. Forman parte de la denominada Línea  Verde, protegida ecológicamente por una fundación para la defensa de la naturaleza. Uno de los pueblos conserva la más importante reserva de tortugas de Brasil.

Cabe destacar la playa de Itapoa, una localidad que se puso de moda hace unos años entre intelectuales y artistas. Allí se encuentra el parque de Abaeté con su laguna y sus arenas blancas. Una de las muchas leyendas que circulan sobre la laguna dice que se formó por las lágrimas de una novia india a la que el novio dejó plantada el día de su boda. En este lugar suelen celebrarse ritos afrobrasileños. 

Guía

Moneda y Tasas de Aeropuerto

La unidad monetaria es el real, que equivale aproximadamente a un dólar. Las tasas de aeropuerto se pagan con el vuelo de regreso y son de unos 15 dólares.

Idioma

El idioma oficial es el portugués, pero es fácil entenderse en castellano, ya que lo hablan en la mayoría de los  hoteles, restaurantes y muchos comercios.

Clima

El clima es tropical y de temperatura agradable durante todo el año, con un promedio anual entre 20º y 28º

Gastronomía

La cocina bahiana cuenta con numerosos platos típicos y a precios asequibles, donde el pescado y el marisco ocupan un lugar importante. Se utiliza mucho el picante y antes de pedir un plato desconocido será mejor preguntar. Son típicos  la casquinha de siri y el bobo de camarao y en dulces las cocadas y las compotas.

Alojamiento y  Comunicaciones

Hay muchas plazas hoteleras y de todos los precios. Los  hoteles están registrados por categorías y los más caros se sitúan en la zona de la playa. También existen albergues juveniles y campings.

Desde España existen varias conexiones de vuelos que enlazan con Salvador de Bahía.

Dato de Interés

Se podrá obtener información en diferentes Oficinas de Turismo en Salvador de Bahía, entre ellas están  el aeropuerto, Mercado Modelo y Pelourinho.

Salvador de Bahía: Arte y naturaleza en Brasil
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8