www.euromundoglobal.com
 Joselito entre el neo lujo asiático. Supermercado del C.C. Harbour City (M.H.B.)
Ampliar
Joselito entre el neo lujo asiático. Supermercado del C.C. Harbour City (M.H.B.)

Hong Kong olía a pólvora

  • La excolonia inglesa es el sumidero de millones de euros que se tren los listos del régimen comunista. Se ha puesto carísima, también sus restoranes.
  • Por Mario Hernández Bueno – Miembro de FEPET

sábado 19 de octubre de 2019, 01:51h

18OCT19 – MADRID.- Con siete horas de antelación alcanzamos el aeropuerto; la cosa se puso más fea la mañana del domingo 30 de septiembre próximo pasado; una iracunda avalancha de manifestantes casi nos arrolla; nos recomendaban el "salto por la ventana", se celebraría al día siguiente la exaltación de la República Popular China.

Fuerzas de represión, en el metro, acudiendo a la concentración (M.H.B.)
Fuerzas de represión, en el metro, acudiendo a la concentración (M.H.B.)

No nos gustó ahora esa ciudad vertical, asentada en un trozo continental y una isla. Un cóctel de calor y humedad. Un inmenso centro comercial con marcas de la gama altísima; De Louis Vuitton hay nueve tiendas; pululan deslumbrantes joyerías; los hoteles de lujo pugnan por superar las cinco estrellas y se enseñorean los rolls-royces, maseratis, porsches, ferraris... Hay restoranes para manirrotos distinguidos por la célebre guía gastronómica francesa o supermercados con los más finos y deliciosos alimentos: caviar, auténtica wagyou de Japón, USA... O jamón ibérico.

Precisamente, en el rutilante súper del C.C. Harbour City nos topamos con ese paladín de la Marca España (ahora rebautizada para contribuir al derroche): Joselito. Tan fragantes alacenas satisfacen las demandas de ejecutivos bien remunerados en una plaza financiera de primer orden internacional, prósperos empresarios y, sobre todo, una legión de turistas millonetis compradores compulsivos: los millones de chinos del partido que se aseguraron su trozo del botín antes de dar portazo a la ideología de la solidaridad.

Algunos recuerdos de nuestro primer y único viaje estaban presentes: un aeropuerto que, luego de recoger el equipaje, se abrió una puerta y aparecimos sorteando viandantes en una céntrica calle. O la irritante cena de Nochebuena de 1991 en el restorán de cocina china del mítico hotel Península; los chinos de una mesa contigua estuvieron todo el tiempo riendo y pasándose un novedoso chisme: el teléfono móvil. Aquel aeropuerto pasó a ser un solar, donde se construyó parte de esa selva de rascacielos; la cena, hoy bajo el brillo de una estrella de la menos fiable Michelin, es accesible solo a ricos snobs. Y es ahora, en sus concurridísimas calles, donde se cruzan o tropiezan los viandantes: "zombis" que trastean en sus móviles. Aterrizamos en otro aeropuerto. Otro centro comercial con el mayor food court que hemos visto. Rolex y Chanel disponen de sendas tiendas de dos plantas.

Vistos los precios de los restoranes de élite, tanto a la carta como los socorridos bufés -el brunch del Ritz Carlton cuesta 120€-, optamos por los de tipo medio, cuyos precios sobrepasan los nuestros. El primero fue en el Dim Sum Bar, frente del 4 estrellas Prince, con el bufé a 68€. Pero en aquel moderno restorán, especializado en esas pastas de harina de arroz rellenas, abuelas de ravioli y tortelini, comimos decentemente por 50€. Tres cervezas, tres dim sum rellenos de bok choy y gambas, otros tres de cangrejo y carne de cochino, tallarines de harina de arroz con gambas y Arroz frito con panceta y verduras. Y como somos fanáticos de la comida india acudimos a uno recomendado: Delhi Club, en la muy comercial calle Nathan Road. Entramos a un edificio de rutilante fachada y caminamos por una enorme y mal iluminada planta baja plagada de pequeños comercios e inmigrantes indios, que nos acosaban para que comprásemos relojes falsos. Subimos varios pisos, en un ascensor cascado, y accedimos a un comedor, que conoció mejores días, atendido por gente de indecorosa vestimenta. Mas los platos resultaron buenos: pan naan, Gambas masala, Panaché de verduras al curry, Chicken tikka, arroz hervido, 3 cervezas y par de refrescos, 60€. Cuando hicimos la reserva nos aseguraron que disponían de tandoor a las brasas. Pero mintieron, era a gas. Siquiera lo mencionamos.

La vida es cara, la más cara de las ciudades que hemos visitado en Asia, incluida Tokio. Solo se salvan los taxis, y no entendíamos cómo pagando la gasolina a 2€ el litro sus tarifas son más bajas que las nuestras. Y junto al Dim Sum Bar vimos el modernísimo restorán Cheese Cake Factory con una cola de jóvenes dispuesta a gozar de una cena, cuyos platos llevan quesos y se postulan como de Cocina mexicana-americana. Y pensamos que aquella juventud no solo renuncia con garra a las virtudes del socialismo, sino que ya está enganchada a unas gastronomías y un alimento que durante muchos siglos perteneció solamente a las culturas europeas: el queso. Y dicho sea en favor de la globalización, el primer queso que entró en América fue español. Probablemente canario. Casi seguro gomero. Y lo embarcó un italiano conocido por Colón.

Dim sum de bok choy y grambas en el Dim Sum Bar (T.Aguiar)
Ampliar
Dim sum de bok choy y grambas en el Dim Sum Bar (T.Aguiar)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8