www.euromundoglobal.com
Castillo de Sigüenza
Ampliar
Castillo de Sigüenza

Sigüenza, la ciudad del Doncel

La vieja ciudad arévaca de Segontia ha sabido conservar su Historia y patrimonio

martes 13 de junio de 2017, 14:06h

Por Jesús Caraballo – Miembro de FEPET

13JUN17 – MADRID.- Sigüenza, en la provincia de Guadalajara, es la escapada perfecta para, paseando por su entramado de calles bien conservadas, de claro sabor medieval, disfrutar de su monumentalidad. Habitada desde la Edad del Hierro, fue Plinio el Viejo quien puso a la ciudad celtíbera –de los arévacos- de Segontia en la Historia.

Puerta de Hierro
Puerta de Hierro

Los segontinos han conocido desde entonces a los sucesivos pobladores que en la vieja piel de toro han sido, desde los romanos, pasando por los visigodos, hasta los árabes. Pero es a raíz de la reconquista del emplazamiento por Bernardo de Agén, obispo de origen aquitano, cuando la ciudad conoce su mayor esplendor.

De su importancia da prueba el que ciudad sea aún hoy sede principal de la diócesis de Sigüenza – Guadalajara. Por ello, la visita debería comenzar por la catedral de Santa María, de estilo románico cisterciense, y que alberga la famosa estatua yacente del Doncel, joven caballero muerto en la Guerra de Granada, así como el anejo Museo Diocesano, que conserva el rico patrimonio religioso del Cabildo.

Muy próxima a la catedral, se encuentra la Plaza Mayor, hermosa plaza de estilo renacentista, mandada construir por el Cardenal Mendoza, y que acoge el Palacio Municipal, con un bien cuidado patio, también renacentista. Desde ahí y haciendo acopio de fuerzas, se emprende la subida por una empinada calle, en donde hacemos escala en la iglesia románica de Santiago Apóstol, para continuar hasta uno de los monumentos más emblemáticos de la localidad: el castillo palacio y antigua sede episcopal –hasta mediados del siglo XIX-, reconvertido hoy en Parador Nacional. Un lugar privilegiado para que los más pudientes puedan disfrutar de todo lujo de comodidades y la contundente gastronomía de la región, con magníficas vistas de la vecina sierra de Adel. Los menos afortunados pueden acceder al Patio de Armas, de gran belleza.

Retornando sobre nuestros pasos, en un cómodo paseo, esta vez cuesta abajo, y zigzagueando por la parte medieval de la población conocida como Las travesañas, vamos haciendo escala en las joyas que atesora Sigüenza: la Iglesia de San Vicente, patrón de la ciudad, pues fue en su día cuando se tomó el alcázar a los sarracenos; la Casa del Doncel, antiguo palacio tardo gótico de los marqueses de Bedmar y que hoy pertenece a la Universidad de Alcalá de Henares; la Plazuela de la Cárcel, anterior plaza medieval que acogía un importante mercado y en la que destacan el antiguo Ayuntamiento, la cárcel que le da nombre y la Posada del Sol; la Calle de la Sinagoga –de la que desgraciadamente no han quedado vestigios-, y el conjunto amurallado, con las puertas de los Toriles, del Sol, de Hierro o el Arco del Portal Mayor.

Saliendo ya de la parte medieval, pasamos por la Real Casa de Enseñanza y Misericordial, conocida popularmente como El Hospicio, hoy sede del Colegio Episcopal, para desembocar en el barrio barroco de San Roque, al que se accede no sin antes rendir tributo en la Ermita del Humilladero, escala obligada para los antiguos peregrinos al llegar a la ciudad. Y de ahí, el viajero actual puede tomarle el pulso al día a día de los seguntinos, en La Alameda, donde no es raro ver jugar a los bolos, justo frente al Monasterio de Nuestra Señora de los Huertos, que acoge a una congregación de Clarisas. El Paseo de La Alameda viene a terminar en el Monasterio e Iglesia de las Ursulinas, de estilo barroco.

Tras tan intensa visita, bien se merece el viajero un reparador ágape, con la contundente y rica gastronomía de la zona, en la que las estrellas son las sopas y migas castellanas, las truchas escabechadas y, muy especialmente, el cordero y el cabrito al horno. Para el tornaviaje, no hay que olvidar proveerse de miel –la de Valderomero es muy recomendable-, y de pastas de las Clarisas, para endulzar la triste despedida de una visita, que sin duda, invitará a repetir.

Plaza Mayor
Ampliar
Plaza Mayor
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8