www.euromundoglobal.com

Memorias: Así fue y así lo voy a contar

Yo, El Azafato (XXV)

Por Quino Moreno

miércoles 17 de junio de 2015, 01:45h
Yo, El Azafato (XXV)
(Foto: QUINO MORENO)
Yo, El Azafato (XXV)
(Foto: QUINO MORENO)

Y llegó la “Operación Plus Ultra” (II)

Después de la entrevista que tuvimos con la responsable de cultura de Gobierno de La Plata, no sabíamos en realidad que hacer, así que de nuevo Nicolás se puso en contacto con la Dirección de Aviación Civil, para que desde Madrid pudieran hablar con nuestra Embajada, para que hicieran los trámites pertinentes con el Gobierno argentino y así, desbloquear la postura de la Consejería de Cultura de La Plata.

Nuestra embajada desde todo punto de vista no estaba por la labor y nos remitió -cosa que desconocíamos- al responsable de UGT en Argentina. Pasmados nos quedamos de saber que UGT tenía presencia como delegación en otros países. En este caso, el delegado de UGT ya conocía todos los pormenores de la Operación porque se la habían mandado desde Madrid. Su sede obviamente, no estaba en la embajada sino en un piso céntrico de Buenos Aires y lo primero que se hizo por decisión suya, fue convocar en su sede, una reunión con los corresponsales de prensa españoles en el país incluyendo TVE.

La verdad que esa reunión fue muy fructífera ya que se puso un dispositivo en marcha, sobre todo por el periódico “El País”, pues tanto el ABC y TVE estaban más supeditados a las recomendaciones de la embajada y tenían que contar con ellos para todo; sindicatos afines a UGT también asistieron a la reunión, así que montamos conjuntamente un dispositivo para que empezara la cosa a rodar y efectivamente al día siguiente aunque no con mucho bombo, empezó a salir algo en la prensa dejando caer que estaba en marcha reeditar el vuelo del Plus Ultra en el Quinto Centenario del descubrimiento de América.

Esa noche nos fuimos acompañados con algunos de los asistente de la reunión a un sitio donde el ambiente era netamente español, no me acuerdo muy bien del nombre pero creo recordar que era algo así como FECHORIAS, lo digo porque se me antojó un nombre muy idóneo para el local. Nada más entrar nos encontramos con un entrenador de fútbol muy famoso y que algo tenía que ver con el local pues era adicto al flamenco por lo que no faltaban en sus paredes fotos de Camarón en todas las posturas.

Conocimos a dos transexuales españoles que Nicolás decía que se parecían a Bibi Andersen y era verdad e incluso yo diría que eran mucho más guapas. Después de tomarnos dos whiskies con ello(a)s todo el Bar supo el motivo por el que estábamos en Argentina, y por la megafonía del local nos presentaron como héroes, así que tuvimos que subir a una especie de escenario y desde allí Nicolás contó la historia de la Operación Plus Ultra y el motivo de realizarla de nuevo por mor del Quinto Centenario del descubrimiento de América. Seguro que en el local había prensa con lo cual de la noche a la mañana y sin quererlo y teniendo de embajadoras a nuestras nuevas amigas, empezamos a salir en algunas revistas del cuore como dicen allí con lo cual ya no había marcha atrás. Convertimos el FECHORIAS en nuestro cuartel general nocturno, pero teníamos el temor que nos relacionaran con los trans y sobre todo una vez que habíamos salido en los papeles, pero ella(o)s se encargaron que no sucediera nada, siempre estando detrás de la barra y trataban de no ser demasiado cariños(o)as y no quiero que penséis mal pero uno de ellos, se había operado en Chile y tenía todas las noches, pretendientes que venían de todas partes así que las amistades eran la flor y nata y de todas las condiciones. Muchas noches comentábamos, “¿porque no nos dejamos del tema del avión y nos llevamos a Madrid a nuestras nuevas amigas?” y es que de seguro, el exitazo habría estado asegurado en todos los sentidos”

Una mañana nos llamó el delegado de Iberia para comentarnos que había recibido un report desde Madrid el cual decía que un ingeniero aeronáutico se sumaba al equipo para la revisión del avión y dar su visto bueno para su aeronavegabilidad. Esto nos desazonó un poco pues no sabíamos en la condición en que se incorporaría al equipo.

Fuimos a recogerlo al aeropuerto y desde allí al mismo hotel donde nosotros pernoctábamos; le contamos por el camino como estaba la situación y a su vez el nos contó que venía de Construcciones Aeronáuticas de Sevilla en misión de servicio y como experto en aviones anfibios y que desde altas instancias de su compañía le habían contado el tema para que se pusiera de lleno en el proyecto. Al ser sevillano y yo de Cádiz por encima de la rivalidad regional se fraguó una química entre nosotros desde el primer día, cosa que nos ayudó bastante pues tanto a Nicolás como a mi los ingenieros aeronáuticos nos no caían muy bien por lo que he comentado en otros capítulos.

Después de descansar y acomodarse en el hotel, toda su máxima atención la tenía en ir a ver el avión al museo cosa que hicimos al día siguiente acompañados por el Delegado de Iberia.

Nada más llegar a Luján y al museo, nos dimos cuenta que el recibimiento del Director no fue el mismo del primer día y las facilidades no fueron iguales; algo había pasado con su inmediato superior que sería la de Cultura de La Plata, porque en principio se negó a cerrar la sala a las visitas. Nosotros nada dijimos al respecto pero si notamos una cierta acritud por nuestra presencia.

La revisión de Pepe que así se llamaba mi paisano de Sevilla, fue de lo más exhaustiva siempre acompañado por Nicolás ya que tanto el Delegado de Iberia como yo nos quedamos al margen además tampoco nos interesaba, -y con un guiño Nicolás me lo dio a entender-, que el Delegado se enterara de los pormenores técnicos y de como estaba el avión.

Después de la inspección del avión por parte de mi paisano, nos comentó que haría un informe y nos lo daría al día siguiente. En ese mismo momento le dejé claro que mi misión era la comunicación y protocolo y todo lo técnico era de Nicolás.

Esa noche no fuimos al Fechorías y nos quedamos en el hotel tratando la visita de mi paisano y como había resultado la inspección del avión, Nicolás no las tenía todas consigo, ya que le comentó que al avión lo habían seccionado por algunas partes y sobre todo, el asentamiento de la parte de la panza en pleno hormigón cosa que ya habíamos visto nosotros; después de un largo rato hablando, llegamos a la conclusión que al día siguiente mi paisano no se iba a mojar así que esperaríamos en el desayuno que nos enseñara el informe.

Esa noche me acuerdo que dormimos poco porque vimos en mi habitación la reposición que daban de madrugada de “El Fugitivo” (la original, la primera serie) y nos habíamos enganchado y muchas veces la veíamos.

Durante el desayuno todo fue de lo más distendido y yo veía que mi paisano se sentía a gusto con nosotros y hablamos de que el Plus Ultra se hizo en Construcciones Aeronáuticas de Cádiz y bromeamos que no en Sevilla y hasta hablamos de la Playa de Sevilla que es Cádiz naturalmente y a continuación, le entregó el informe a Nicolás y según lo iba leyendo ponía cara rara, pero no lo veía muy serio. La conclusión que sacamos una vez leído el informe era que efectivamente, no se iba a mojar y que pedía un reconocimiento de más personas incluyendo mecánicos antiguos que conocieran el avión por lo que ahora, había que hacer esa petición a las personas pertinentes en España y a ver que pasaba.

Mientras se producían esas peticiones por parte de Pepe a Construcciones Aeronáuticas de Sevilla, por la nuestra y a través del Delegado de Iberia informamos que nuestra estancia se prolongaba a la espera de las conclusiones técnicas. Nosotros al ser personal de vuelo, no teníamos dietas de desplazamiento así que tuvimos que adaptarnos a un pocket money que nos daba la Delegación como personal de tierra en misión de servicio y este aporte no tenía nada que ver con la nuestra y además estábamos fuera de programación así que nos tuvimos que conformar con lo había. Teníamos el hotel pagado de manera que el resto era para comer y poco más; la realidad fue que la Operación Plus Ultra ya empezó a costarnos dinero y a dilatarse con la consecuencia de estar lejos de la familia.

Pasaron casi dos semanas hasta que llegó la autorización por parte del Ministerio de Transportes para la llegada del personal que había pedido Pepe en su informe; una delegación de cuatro persona incluidos dos mecánicos ya jubilados que habían participado en la construcción del avión.

Mientras esto sucedía nosotros con la Agencia de Publicidad de Iberia íbamos avanzando los trámites para cuando llegara la hora del traslado del avión a España. La ejecutiva de cuentas de Iberia en la Agencia era una lince en el tema publicitario y por su cuenta empezó a trabajar el monto en repercusión que podían tener las etapas de la travesía por los países que pasaba y la cobertura televisiva que podía tener así como también en prensa y nos presentó un proyecto ambicioso que nos dejó con la boca abierta. Según ella podría ser el acontecimiento mundial del año y en lo económico publicitariamente hablando, sería la pera marinera (esa expresión dijo ella que la había aprendido en España y la usaba a menudo), pero que la logística sería de lo más difícil de montar pues según ella en cada etapa, el seguimiento podría ser rodado por otro avión el cual daría todos los pormenores de lo iba aconteciendo a las distintas cadenas de Televisión.

Aquello nos dejó sorprendidos, Nicolás sabía más del tema, ya que cuando ganó el concurso Un Millón Para El Mejor en TVE, fue una persona muy mediática en todo el país y creía que -más o menos- el proyecto que nos habían puesto encima de la mesa no era tan descabellado. Pasábamos horas hablando del tema y procurábamos que mi paisano no estuviera presente, porque para él esto, era una cuestión de Estado que tampoco entendía mucho. En el fondo le entusiasmaba pero siempre al final ponía la coletilla de !joder esto tiene mucha tela!.

En el siguiente capitulo recibiremos a nuestros nuevos mecánicos e ingenieros desplazados desde España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8