www.euromundoglobal.com

Matisse en la intimidad de la habitación

Una de las obras de Matisse  en la exposición
Una de las obras de Matisse en la exposición
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h
La exposición se titula “Matisse 1917 – 1941” porque abarca una etapa en la que el pintor deja París y su familia, se instala en Niza y reduce el formato de sus cuadros, a los que lleva la intimidad de la habitación, con su mobiliario, odaliscas y arabescos. El exterior mediterráneo asoma a través de sus ventanas.

La muestra abarca pintura, escultura y dibujos, que su comisario Tomás Llorens pone en relación con inteligencia. Se pueden contemplar numerosos carboncillos, bronces y pinturas en donde las mujeres son bibelots más en medio de una pintura desenfadada y placentera, donde la ornamentación de origen islámico llena y rellena los espacios, las alfombras y los vestidos de las mujeres.

A principios del siglo XX, el pintor ya había titulado varios de sus cuadros con las palabras “Lujo, calma y voluptuosidad”, algo que de algún modo se prolonga en este período intermedio, el menos comprendido, al decir del comisario. Es el periodo de la intimidad en el que la mirada desde la ventana, el juego de interior y luz exterior se alternan en el cuadro.

El recorrido de la muestra se articula en torno a los temas: Pintura y Tiempo; Paisajes, balcones y jardines; Intimidad y Ornamento; Figura y fondo; Forma, y Une sonore, vaine et monotone ligne. La paleta del pintor en la que entra el negro, es vivaz aunque no restallante. Se trata de la luz del sur, reflejada en el mar, e ilumina las habitaciones.

Las habitaciones de interior son teatros en miniatura, donde las mujeres reclinadas con la mirada perdida entre espejos, flores, sedas y joyas, se insertan en medio de arabescos. Son ambientes de deseo, desasosiego y desmayo. El color se hace más incorpóreo en los años 30.

El desnudo es el espejo que ayuda al pintor a ahondar en los valores de la forma y lo alterna en los dibujos y la escultura. Estudia las esculturas de desnudo de Miguel Ángel y en ellas se inspira para su “Gran desnudo sentado” (1930 – 1933).

El verso de “La siesta del fauno” que Matisse había ilustrado para las poesías de Mallarmé en 1932 da título al espacio final de la exposición: “Una sonora, vana y monótona línea”. En 1935 Matisse volvió a la ilustración para llevarla como gran dibujo a los lienzos, dibujos que funcionan como pinturas, dibujos que calificó musicalmente como “temas y variaciones”. Sus dibujos al carbón, algo sucios, son como palimpsestos que muestran los arrepentimientos del artista hasta dejar la obra definitiva.
  • ---------------------
Museo Thyssen-Bornemisza
Del 9 de junio al 20 de septiembre
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8