www.euromundoglobal.com

Opinión:

La mujer zamorana en el descubrimiento de América

Por Concha Pelayo (*)
miércoles 26 de enero de 2022, 02:09h

25ENE22 – MADRID.- Rescato de mi archivo este texto que publiqué en La Opinión el Correo de Zamora en 1986, donde la Hispanidad se preparaba para conmemorar el quinto centenario del descubrimiento de América.

Decía yo en mi artículo que convenía recordar lo que la mujer influyó en tan extraordinaria causa. Y seguía así:

“La historia nos dice que la mujer tomó parte decisiva en la formación de los grandes ciclos en la ascensión humana.

Ya en el periodo auriñaciense se destacaban las grandes venus, de anchas caderas como la Venus de Willendorf o la Dama del Cuerno. En aquella época habitaban en las cavernas, las cuales se convertían en santuario, fortaleza, escuela, hogar, etcétera, donde la mujer contribuía a resistir las grandes glaciaciones invernales y se defendía de las fieras, mientras el hombre se ausentaba largo tiempo para practicar las jornadas de caza.

Esta función de las mujeres era cumplida a la perfección, a la vez que alumbraban y amamantaban a los hijos.

En el periodo musteriense la mujer va adquiriendo formas más estilizadas hasta llegar al magdaleniense, que es en este periodo donde se comienza a almacenar raíces, carne, grano, etc. para paliar las épocas precarias.

El hombre y la mujer se dan cariño, cobijo, calor. Juntos dan gracias a Dios y se invoca a la protección divina. Se adiestra a los hijos en el arte de la caza del reno, del caballo, del león, y ya no es necesario buscar el alimento cotidiano porque éste se ha almacenado previamente. De esta manera surge el ocio y con él, el arte parietal, que ya en Cogull (Lérida) nos muestra bellas figuras femeninas más estilizadas, danzando en torno de un hombre. Así, nuestras cuevas de Altamira, Nerja y otras del norte del Cantábrico se hallan saturadas de todo este arte.

Durante la prehistoria española, la más antigua del mundo, ya se evidencia la domesticación de los animales, aunque todavía está por precisar la fecha y lugar donde aconteció este hecho. No obstante, se sabe que la mujer influyó notablemente en ello.

Se practicaba también el culto y la adoración al animal totémico, no exentos de costumbres aberrantes y sanguinarias, pero más adelante, con la preocupación del hombre por su inmortalidad, van desapareciendo estos cultos del aquelarre y de esta manera en Asia, Grecia y Egipto se diviniza a la Gran Diosa Madre. Es en la cueva de Belén donde la mujer tuvo una feliz intervención propiciando el aliento táurico al niño que nacía en un pesebre. Nuestro Señor Jesucristo.

Nace el culto mariano bajo la advocación de las vírgenes de la Cueva, de la Encina, de la Peña o de la Concha, tan conocida por nosotros los zamoranos.

No cabe la menor duda de que la mujer influyó notablemente en la civilización y en el cristianismo. De sobra son conocidos los relatos que hablan de ello en las órdenes de caballería.

También fue una mujer, Isabel la Católica, la que escucha a un iluminado visionario, Cristóbal Colón, en sus pretensiones de descubrir el Nuevo Continente. Y fue un zamorano, Fray Diego de Deza, quien avala a Colón para partir rumbo a lo desconocido a bordo de la Pinta, de la Niña y de la Santamaría.

Se inicia de esta forma el proceso civilizador con el apoyo de banqueros judíos y de la visión previsora de nuestro Juan Rodríguez de Fonseca.

La conquista de América se debió, tanto a la espada como a la lógica. Las figuras zamoranas de Pedro Gutiérrez, Antonio de Sanabria y, sobre todo, Diego de Losada y Diego de Ordax, dejaron clara constancia de ello.

Efectivamente, Isabel la Católica propició el gran descubrimiento, pero sin la intervención directa de mujeres como María Dávila, Isabel de Guevara, Inés Suárez y tantas otras españolas e indígenas, quizá el descubrimiento no hubiera sido más que una algarada vikinga.

Todas estas mujeres hicieron realidad el poema del mestizaje, donde salieron hombres y mujeres importantísimos, como Fajardo o la princesa Tabajara.

Fray Toribio de Motolinía, otro zamorano de pro, enseñaba a los indios con amor, sin esclavizarlos. Así lograron con sudor y sangre propios hacer realidad esa hermosa palabra, Hispanidad, que tanto obliga a las mujeres que hemos nacido en la Península o en la otra orilla del mar.

Todo ello es lo que debe marcar la misión de la mujer y muy concretamente a la zamorana, que hay quien la cataloga como la mejor mujer del mundo (¿?)

Al vivir en una época de angustia y de inversión de valores, donde el terror tanto físico como psíquico dominan el mundo, se hace necesario propugnar – por nuestros hijos- la gran misión que la mujer española tuvo por tierras de América, y hacerles ver que aquella labor de la mujer todavía no ha prescrito, porque está todavía vigente el servicio que puede prestar tanto a España como a América, formando grupos colectivos, bien cooperativas o en grandes empresas para el resurgir de la economía.

Este sería el gran legado que la mujer podría prestar a la humanidad para hacer realidad épocas más florecientes.”

Concha Pelayo

Fecha: 1986

Concha Pelayo (*)

(*) Concha Pelayo - Es escritora/ Gestora Cultural - Miembro de AICA, FEPET y ARHOE - https://voydetapas.blogspot.com.es/

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8