www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan...”

Hoy primer Domingo de Adviento: Se anuncia la venida del Señor

  • A monseñor Sebastián Chico, nuevo obispo de Jaén, deseándole lo mejor siempre. En mi minusvalía.

Por Germán Ubillos Orsolich
martes 30 de noviembre de 2021, 02:48h

28NOV21 -MADRID.- ¿Qué sería de nosotros, de nuestras pobres vidas temporales y llenas de zozobras si no existiese otro mundo luminoso que satisfaga nuestros anhelos de no morir para siempre?.

Este sentimiento profundo, arraigado entre los homínidos desde el lejano homo sapiens, pasando por Caldea, Asiria, Babilonia, Egipto, Mesopotamia, Grecia, Roma, hasta la oscura y legendaria Edad Media, el Renacimiento, la llamada Edad Moderna y la edad Contemporánea.

Toda esa ingente e infinita muchedumbre de seres que han poblado el mundo civilizado, carecía de esperanza alguna si no fuese por una estrella luminosa que aparecida en el firmamento límpido del Oriente, y que guiara desde los Magos hasta los más humildes pastores a un portal de ganado, donde una joven mujer y un hombre entrado en años cuidaron, protegieron, admiraron y amaron a un indefenso niño entre pañales.

Esto es lo que nos viene a anunciar la Iglesia Católica y a lo que se refería monseñor Sebastián Chico en la misa en la Catedral de Baeza, transmitida por la Televisión Española 2, y a quien yo desde mi humilde semi-postración en Madrid, deseo los mejor, lo mejor de este dolido mundo, lo más hermoso en este su nuevo ministerio que hoy da comienzo.

La festividad de la Navidad o de la Natividad es la fuente no solo de la alegría sino también de la esperanza. Se dice que es la fiesta de los niños, del Belén, pues es en Belén, el pequeño pueblo de Judea, la aldea donde el Padre Omnipotente dispuso el nacimiento carnal de su Divino Hijo, perteneciente hasta entonces al Mundo de lo Invisible, al mundo del espíritu.

¿Qué sería de nosotros sin esa esperanza hecha realidad con el nacimiento del Hijo de Dios, destinado a salvar a los hombres y a las mujeres íntegramente, en su cuerpo y en su alma, de la debilidad y de la muerte ?.

Pero “La muerte no Existe”, y no existe porque ese niño la ha eliminado de la conciencia y la existencia de los seres humanos, desde aquel primer homínido, el Homo Sapiens, hasta el que será testigo de su segunda venida planetaria, impresionante y terrible, cuando descienda de nuevo entre nubes de gloria para instaurar su reino, el reino del nuevo cielo y la nueva tierra; donde todo será posible, y habrán desaparecido el dolor, las lágrimas y la temporalidad, tal como la hemos conocido.

Mantengamos la fe, regalo inmerecido, una estrella nueva en el cielo de oriente brillará los próximos domingos hasta detenerse y brillar indefectiblemente sobre ese humilde portal.

Así no perdamos la fe, regalo inmerecido por nuestros solos méritos y que debemos al Padre en su misericordia eterna.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8