www.euromundoglobal.com

Mi Pequeño Manhattan...”

Un hecho

  • A mi amigo Jaime Cancino, que me reprende porque me quiere.
  • Más que la muerte, es de temer la vejez. (Juvenal)

Por Germán Ubillos Orsolich
martes 19 de octubre de 2021, 03:56h

19OCT21 – MADRID.- Llevábamos mi mujer y yo una muy larga temporada visitando ambulatorios y hospitales en busca de una salud que no llegaba.

En efecto, cada pocas semanas o incluso días salía de una dolencia para entrar en otra. Bien es verdad que un nutrido grupo de amigos y de amigas habían fallecido en un reducidísimo plazo de tiempo, hecho éste que no nos llenaba de alegría, sino de tristeza y lo que era peor, de alarma y pesimismo.

A la espectacular afagia se sucedió la hinchazón del vientre y el desesperante hormigueo de los miembros inferiores en pies y en piernas.

Rechazado el Párkinson se confirmó la estenosis vertebral lumbar, y de ahí saltamos a la maxilitis lateral derecha, con hinchazón de la media cara del mismo lado tras espectacular y abundante hemorragia, con sospecha de pus y de hinchazón bacteriana.

La espectacular hemorragia de sangre roja por la boca, fue soluicionada y cortada de forma tan espectacular como brutal y definitiva cauterizándome la lengua y el paladar con “nitrato de plata”. O sea matando mosquitos a cañonazos.

Al dolor intenso y persistente y a la ruina económica, los dentistas y cirujanos maxilofaciales no daban con la causa. Y a esto había que añadir, las recriminaciones, críticas y anatemas de mi amigo Jaime que siempre anhelaba quizá nerviosamente lo mejor para mí.

Todo esto sumía mi cuerpo y mi alma de forma simultánea en un verdadero infierno.

En esas estábamos cuando se nos ocurrió asistir a la consulta de un verdadero galeno, un médico sencillo pero de ojo clínico de águila y diagnósticos inapelables por certeros, un verdadero Gregorio Marañón o Jiménez Díaz. Era tarde, muy tarde quizá, cuando cansados, temblones y abatidos llegamos mi mujer y yo a su consulta.

Era un médico que nada más verte entrar por la puerta ya sabía lo que tenías. Te agarraba o acariciaba el brazo en gesto familiar y te miraba a la cara. “Esto es una maxilitis y nada más, no te preocupes Germán, que no tiene importancia”. Yo temblaba de miedo y de dolor.

“Deja el Ciprofloxacino, que te está haciendo daño, y duplica el “Dalacín 300”, cada ocho horas. El “Ciprofloxacino 500”, cada 12 horas; y el calmante –antiinflamatorio o lo que es lo mismo el “Enantyum 25” cada 12 horas. Así, seis días. Cuando llegues al dentista ya estarás curado.

“Después que haga lo que quiera, si quiere que te saque la muela y si no quiere, que no te la saque”

Me miraba fijamente el gran galeno y me rogaba tranquilidad.

Fue entonces que mi joven, paciente y amorosa esposa, hizo de pronto la pregunta del millón: “¿Y ya no le volverá a pasar nunca más?”.

El galeno, el internista dominador de todo, contestó de forma raramente cabalística: “Es viejo” o “eres viejo”.

Dicho esto se dio media vuelta y se dispuso a salir de la consulta, pues era muy tarde.

La frase cayó sobre nosotros dos como una maldición o más bien quedó sonando sobre nosotros como el sonido de un gong golpeado en la nave central de una catedral gótica.

Esta afirmación, este “hecho” decapitaba toda otra duda. Le pregunté al galeno por qué me “pasaban tantas cosas”, pero la respuesta era tan certera como definitiva: Me podía volver a ocurrir la maxilofacitis en cualquier momento, ese mal tan doloroso y cualquier otro mal, sencillamente porque era o eres UN VIEJO.

Un médico internista de acrisolada fama, un sabio, no podía dar otro diagnóstico.

Yo ya lo suponía y lo iba rumiando y aceptando. Pero esa frase, esa palabra como la brillante cuchilla de la guillotina que caía sobre mi cuello, era definitiva.

Y mi cabeza, como una pelota de fútbol, rodaba por el pasillo de las consultas mientras mi mujer y mi otro yo mostrábamos la dentadura en una absurda y demencial carcajada.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8