www.euromundoglobal.com

“El arte puertorriqueño y la cultura taína”, libro de María Antonia Román Prado

  • Por Carmen Valero Espinosa

domingo 20 de junio de 2021, 00:13h

20JUN21 – MADRID.- “El arte puertorriqueño y la cultura taína” es el libro de María Antonia Román Prado, ilustrado con un amplio cuaderno de imágenes de la esculturas de la autora, que acaba de ser editado por Visión Libros. El texto es una síntesis de la tesis doctoral que Román Prado había preparado antes de su fallecimiento.

“El arte puertorriqueño y la cultura taína”, libro de María Antonia Román Prado

Héctor Miguel Cavigliasso Baralis ha escrito una introducción al libro en la que dice:

Pocas veces he visto a una persona tan vocacional en su oficio de escultora, como a María Antonia Román Prado (San Juan de Puerto Rico, 1947- Madrid, 2017), mi esposa. Una profesional tan entregada a su tarea de trabajar y pulir la piedra hasta extraer de ella la forma que llevaba dentro, según el concepto, el pensamiento y la reflexión interior de la autora, desde el mismo momento en que tenía el material pétreo ante sus ojos.

“No necesito boceto previo para empezar a trabajar”, decía María Antonia con frecuencia, lo llevo dentro o lo veo nada más tener el mármol ante mí”. Efectivamente, ella se dejaba guiar por una u otra veta de la piedra, más clara o más oscura y según su consistencia, y, como diría Michelangelo Buonarroti, extraía de ella la escultura sepultada o secreta. Ella sabía lo que había dentro.

Le gustaba pulir bien las esculturas, porque decía que así atrapaban mejor la luz y las hacía más “transparentes”, si bien, de vez en cuando dejaba algunas de sus piezas en su apariencia mate y sin brillo.

La escultora era laboriosa y obstinada hasta lograr la forma entrevista a base de tallar y pulir hasta lograr el brillo o el mate que le correspondía. Se embutía en una buena escafandra con guantes, y, con ella, trabajaba con seguridad y sin miedo al polvo o las esquirlas. Cuando terminaba y se quitaba la escafandra, sus manos y uñas cuidadas estaban impolutas. Acostumbrada a mover pesos, su capacidad para levantar o mover esculturas era asombrosa.

A María Antonia le gustaba trabajar con todos los materiales, pero prefería el mármol blanco, el rosa de Portugal o la piedra negra y cristalina de Calatorao (Zaragoza). Todas estas piedras las adquiría en proveedores de la Comunidad de Madrid, donde residía. También trabajaba el cemento, sobre todo para piezas al aire libre. Y por supuesto la escayola, llevada después a bronce, para hacer las diversas medallas con las que concurrió al concurso de medallística de la Casa de la Moneda en Madrid.

Era una autora celosa de la conservación y transporte de sus obras, para las que exigía las máximas medidas de seguridad y mejores condiciones de embalaje.

Le escuché en más de una ocasión que ella era la representante o continuadora del arte taino de Puerto Rico, su país natal, si bien lo hacía de manera libre, abierta y siguiendo la estética del tiempo que le había tocado vivir. Sentía una gran admiración y devoción por el arte taíno al que dedicó su tesis doctoral, que finalmente no pudo leer ante tribunal público universitario, porque le sorprendió la muerte.

María Antonia Román Prado era una artista visual perfeccionista, exigente consigo misma y dotaba de una espiritualidad a su obra que se observa en el recorrido pausado de la misma. Su escultura no es abrupta en su ejecución, se revela suave y sin aristas, por lo que invita a un tacto silencioso.

Una de sus mayores satisfacciones estuvo cuando en 1pudo mostrar buena parte de sus esculturas juntas en el Centro Washington Irving de Madrid, dependiente de la Embajada de los Estados Unidos de América, en 1992.

Algunos datos biográficos

María Antonia Román Prado (San Juan de Puerto Rico, 1947 –Madrid, 2017) estudió Bellas Artes en San Juan de Puerto Rico y amplió estudios a España en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, ciudad en la que se instaló y residió durante 40 años, casada con el ingeniero Héctor Cavigliasso Baralis (Buenos Aires, 1945).

Como escultora, trabajaba con la piedra, el mármol fundamentalmente. La abstracción era el mundo más visitado de la escultora, una abstracción con vagas alusiones figurativas o metafóricas.

Román Prado bebió en las fuentes de maestros como Henri Moore, Jean Arp y el arte taíno, dando una vuelta de tuerca a su arte de la tercera dimensión. En 1992 hizo una gran muestra retrospectiva y antológica de su obra en el Centro Washington Irwing de la Embajada de los Estados Unidos en Madrid.

Los archivos documentales de la escultora puertorriqueña figuran hoy en Pamplona, en los Archivos Generales de la Universidad de Navarra.

https://romanprado.com.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8