www.euromundoglobal.com
Emerging Fear-States
Ampliar

Emerging Fear-States

Speech’s written for the Rosa Luxembourg Conference

jueves 13 de abril de 2017, 04:30h

13ABR17.- What is happening In America and Europe bears study and reflection. On the surface, we see a rightist drift, as fearful, resentful publics empower forms of politics that promise safety, especially regarding terror attacks that have blown up and bloodied world capitals recently.

If we look closer, however, we see how economic Insecurity, driven by the Investor class, has waged an austerity war against working-class and poor people. For economic Insecurity begets political insecurity.

If we couple this with the phenomenon of rich people taking office, we see how the superrich are no longer content with renting or buying politicians.

They cut out the middle man–and wage class war themselves. Thus we have Berlusconi, the media magnate, in Italy; and Trump, a real estate developer, in the US. They run to enrich themselves– and their class, in naked expressions of crony capitalism.

Why are we seeing this now? Because neoliberal capitalist parties (like the Social Democrats and the Democrats in the US), have advanced austerity plans, and supported globalist policies that have advantaged investors over workers. They do this because, they receive vast sums of money from investment donors–and these donors are repaid with business policies which advance their bottom lines.

By doing so, they may’ve enriched party coffers. But they’ve weakened the social positions of their voters, who must contend with lower wages and higher prices. This has led to working-class estrangement and growing disenchantment and even desperation among workers, as jobs, especially manufacturing jobs, are taken abroad for sites with lower labor costs.

That desperation, born of NAFTA, for example (North America Free Trade Agreement) led many to flee to those who promised more and better Jobs–Like Trump, for example. Thus, those who benefited from the jobs being moved in the first place (capitalists) are now expected to replace them–with better pay to boot!

Does that make sense?

Workers, who expect the some political forces that have impoverished them to suddenly enrich them, are playing in the dark.

They hope for that which will ever come.

Betrayed by their erstwhile neoliberal ‘allies’, they turn, in desperation, to rightist demagogues, who promise jobs, bread and glory.

One would think they learned from Germany’s example; or Italy’s example of several generations ago.

Hitler’s National Socialist Workers Party–known as nazi party for short, promised glory–and
stained the nation with infamy. Similarly, Mussolini’s Fascist Party brought Italy degradation and destruction.

People turn to these types of figures in times of economic despair, when ‘normal’ governments seem Incompetent. Unable to cope with challenges facing them; when living conditions fall to dangerous and desperate levels, and when tomorrows seem more fearful than hopeful.

We see this in the vast anti-austerity movements in Europe. Like the recent ‘Brexit’ vote in Britain.

Neoliberalism and its anti-worker globalization project set the stage; and nationalist publics are eating the meal.

Socialists and real leftists have been sidelined and undermined by not serving the interests of workers; or not opposing the capitalist globalists with sufficient vigor. Here I refer not to revolutionary or even radical political formations, for they rarely hold political offices in governments. When they do they but yield to the politics of pragmatism.

I mean the parties in power in the capitalist West, like Labor in the UK, like the Democrats in the US, like the Social Democrats in the European States, all of whom embrace neoliberalism, or the politics of pragmatism that serves the Market–or, more accurately, the Investor class.

And because they serve that class, they must betray the working-class, the poor, the
Impoverished, the oppressed. They serve as elegant, highly intelligent, persuasive servants of capital, who build massive prisons, neglect schools, arm cops with more weapons of war, sell health care to the highest bidders, and the like, while posing as Representatives of the People.

Neoliberalism as typified by the likes of London’s Tony Blair, or Washington’s Bill Clinton, Hillary Clinton and Barack Obama, really means conservative politics of service to the Market, military and police repression, and the subjugation of labor–but done with class, with a smile, with soft words, and politeness.

For years, political writers have called this The Third Way, a kind of centering between right and left. That’s nonsense. For, it is really rightist in movement; while leftist in speech.

It supports racist mass incarceration in America and war in Iraq and Afghanistan. It supported the destruction of Libya, while sending more weapons to Israel.

It Is, In essence, kinder, gentler conservatism, which opened the door to the coming of Donald Trump.

Here, the politics of illusion have given rise to the politics of fear and emerging fascism.

It is time for a real Left to organize: and Rise!



Mumia Abu-Jamal, a Black Panther Party member, journalist and writer who has been imprisoned for over 35 years after being convicted in a highly suspect legal process for the murder of a police officer in 1981.


En español:

Lo que está pasando en los Estados Unidos y en Europa es para pensar y estudiar

A simple vista, vemos tendencias a la derecha: pueblos timidos y resentidos dan el poder a modos politicos que prometen seguridad, especialmente al confrontar los ataques terroristas que han estallado y ensangrentado las capitales del mundo..

Sin embargo, viéndolo con calma observamos que la inseguridad económica, creada por la clase inversionista, ha desatado una guerra de austeridad contra la clase trabajadora y contra los pobres. Inseguridad económica engendra inseguridad política.

Si a ésto agregamos el fenómeno de los ricos que toman el poder, vemos que los multimillonarios ya no se contentan con simplemente rentar o comprar a los políticos.

Los ricos han eliminado a los intermediarios–ahora ellos mismos hacen la guerra de clases. Por éso hoy tenemos a Berlusconi, el magnate de los medios, en Italia; y a Trump, negociante en bienes raíces, en los Estados Unidos. Ellos entran en la política para enriquecerse ellos mismos y para enriquecer a su clase, en una descarada expresión del capitalismo de compinches.

¿Porqué estamos viendo hoy ésto? Porque los partidos capitalistas neoliberales (como los Social-Demócratas en Europa y los Demócratas en los Estados Unidos), proponen planes de austeridad y apoyan políticas globalistas que benefician más a los inversionistas que a los trabajadores. Hacen ésto porque ellos reciben cantidades de dinero de los inversionistas que los patrocinan — y esos patrocinadores son pagados con políticas de negocios que favorecen sus ganancias.

Haciendo éso, quizás han enriquecido a sus partidos. Pero han perjudicado las posiciones sociales de sus votantes, que tienen que soportar la baja de sus salarios y la subida de los precios. Ésto ha causado la enajenación de la clase trabajadora y el creciente desencanto y aún la desesperación entre los trabajadores, porque sus trabajos, especialmente los de manufactura, son llevados a otros países, donde la mano de obra es más barata.

Esa desesperación, que, por ejemplo, brotó de NAFTA, (del nombre en inglés, NorthAmarican Free Trade Agreement, Tratado Norteamericano de Libre Comercio), hizo que muchos siguieran a quien les prometió más y mejores trabajos –Donald Trump es buén ejemplo. En consecuencia, los que, en primer lugar, se beneficiaron con llevar los trabajos a otros países (los capitalistas) ahora se espera que esos mismos capitalistas los reemplacen con más y nuevos trabajos –¡y con mejores salarios!

¿Se puede entender éso?

Los trabajadores que esperan que las mismas fuerzas políticas que los han empobrecido de pronto los hagan ricos, están soñando.

Esos trabajadores esperan algo que jamás ha de llegar.

Traicionados por sus viejos “aliados” neoliberales, en su desesperación ellos escuchan a demagogos derechistas que les prometen trabajo, pan y gloria.

Uno podría pensar que han aprendido de los ejemplos de Alemania y de Italia de hace varias generaciones atrás.

El Partido Nacional Socialista de los Trabajadores, de Hitler, conocido como el Partido Nazi, prometía la gloria –y manchó con infamia a todo el pueblo alemán. De igual manera, el Partido Fascista de Mussolini trajo degradación y destrucción a Italia.

Los pueblos se comprometen con este tipo de figuras en tiempos de desesperación económica, cuando los gobiernos “normales” parecen incompetentes. Incapaces de soportar los retos que confrontan, cuando las codiciones de vida bajan a peligrosos y desesperantes niveles, y cuando el mañana parece más triste que lleno de esperanzs…

Vemos ésto en los vastos movimientos anti-austeridad de Europa continental; así como en el reciente voto “Brexit” de Gran Bretaña.

El neoliberalismo y su proyecto de globalización contra los trabajadores prepara el terreno; y todos aquellos que se sienten nacionalistas, se tragan la píldora.

Los socialistas y los verdaderos izquierdistas han sido puestos de lado y socavados por no servir a los intereses de los trabajadores, o por no oponerse con suficiente fuerza a los globalistas capitalistas. No me refiero aquí a movimientos revolucionarios ni a grupos políticos radicales porque éstos raramente ocupan posiciones en los gobiernos; y cuando lo hacen, se someten al pragmatismo político.

Me refiero a los partidos políticos en el poder en el Occidente capitalista, como el Partido Laborista de Inglaterra, los Social Demócratas de los otros paises europeos y a los Demócratas en los Estados Unidos, todos ellos abrazan el neoliberalismo, o la política del pragmatismo que sirve a los Mercados –mejor dicho, a la clase inversionista.

Y porque los Mercados están al servicio de ésa clase, tienen que traicionar a la clase trabajadora, a los obreros, a los pobres, a los empobrecidos; a los oprimidos. Los Mercados sirven como elegantes y altamente inteligentes y persuasivos servidores del capitalismo que construye cárceles masivas, descuida a las escuelas, hace que policías usen armas de guerra, vende la salud pública a los mejores postores, y mucho más, mientras se hacen pasar como Representantes del Pueblo.

El neoliberalismo, como es personificado por políticos de la clase del londinense Tony Blair, o Bill Clinton, Hillary Clinton y Barack Obama, de Washington, realmente significa política conservadora al servicio del Mercado, represión policial y militar; y la subyugación de los trabajadores –pero todo éso hecho con clase, con una sonrisa, con palabras dulces y persuasivas; y con mucha cortesía.

Escritores políticos por años han llamado a éso, El Tercer Camino, algo que está al centro, entre la derecha y la izquierda. Éso es un gran disparate. Porque en realidad es conservador derechista en la acción, mientras que su discurso suena izquierdista.

En los Estados Unidos apoya los encarcelamientos masivos de Negros y Latinos, redadas que son definitivamente racistas, y las guerras en Irak y Afganistán. Apoyó la destrucción de Libia, mientras proveía más armas a Israel.

Ése es, en esencia, el generoso y gentil conservadurismo que abrió las puertas para la llegada de Donald Trump.

Aquí, la política de la ilusión ha causado el surgimiento de la política del miedo y otra vez el surgimiento del Fascismo.

Hoy es tiempo que la verdadera Izquierda se organize; ¡Y SE PONGA DE PIE!

Mumia Abu-Jamal, miembro del Partido de las Panteras Negras, periodista y escritor que ha sido encarcelado por más de 35 años después de haber sido condenado en un proceso judicial altamente sospechoso por el asesinato de un oficial de policía en 1981.



Mumia Abu-Jamal

Pressenza IPA

Creative Commons

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8