www.euromundoglobal.com
Astorga, una Ciudad Bimilenaria en el Camino de Santiago. De Roma a Gaudí
Ampliar

Astorga, una Ciudad Bimilenaria en el Camino de Santiago. De Roma a Gaudí

Por Julia Gómez Prieto. Miembro de FEPET

lunes 30 de enero de 2017, 01:03h

30ENE17.- La capital maragata es en realidad una ciudad repleta de historia, con aromas de chocolate, un extraordinario Palacio de Gaudí y muchos otros tesoros.

Astorga, una Ciudad Bimilenaria en el Camino de Santiago. De Roma a Gaudí
Ampliar

Una ilustre y larga historia

Astúrica Augusta nació hace más de 2000 años, aunque ya anteriormente hubo castros en este lugar durante la Edad del Hierro y Ptolomeo, en el siglo II a. de C., la cita como capital de los Amacos. Más tarde se establecieron en ella los Astures (de ahí el nombre). Y finalmente llegó la colonización romana y con ella la fundación de la ciudad.

Los Romanos erigieron primeramente un campamento militar, aprovechando un estratégico altozano, que domina una amplia vega y con ella toda la comarca que abarca hasta los montes del Teleno, al oeste. Por esas sierras, los nuevos colonizadores encontraron entre las tierras arcillosas el tesoro más preciado, el oro, y posteriormente ampliaron el descubrimiento del rico metal en las vetas de las Médulas en la comarca inmediata de lo que hoy es El Bierzo.

Surgió así la minería y con ella las ferrerías que fabricaban las herramientas para la extracción del metal. En este sentido es muy interesante la visita a la vieja ferrería de Compludo, en el antiguo camino hacia el Valle del Bierzo; es toda una experiencia verla en funcionamiento.

Astúrica Augusta surgió en un gran nudo de comunicaciones. Por el Este se llegaba desde el valle del Ebro, de Cesaraugusta, actual Zaragoza, hasta Finisterre, en la costa atlántica gallega; por el Sur se ascendía desde el Guadalquivir, desde Emerita Augusta, actual Mérida, hasta las tierras astures. Cruce de Vías romanas y posteriormente de caminos medievales, que se encontraban en Astorga, predestinando a la ciudad al ejercicio del Comercio.

Siempre fue Astorga una ciudad – mercado y sus habitantes realizaban el transporte de mercancías organizado a lo largo y ancho de la gran región astur-leonesa. Así nació la Arriería y no hubo mayores ni mejores arrieros que los Maragatos, los habitantes de esta comarca ubicada entre el campamento militar de la Legio VII Gemina, actual León, y el Valle del Bierzo con sus minas de oro.

En la Alta Edad Media se iniciaría el Camino de Santiago y sus peregrinos acabaron de consolidar a Astorga como ciudad de paso imprescindible.

Dentro de esta ciudad rectangular romana, el Foro coincidía con la actual Plaza Mayor que fue siempre lugar de encuentro, debate y comercio. Hoy lo sigue siendo y me consta que bajo algunas casas de esta plaza se han encontrado restos romanos. Muy cerca de la plaza está la Ergástula, un túnel excavado en la tierra, que se supone servía como cárcel de esclavos, y que se integra dentro de un interesante Museo Romano.

Muy cerca, en la plazuela de San Bartolomé , junto al muro de los Redentoristas se pueden visitar los restos de una Domus, una casa romana con mosaicos. Por detrás del Ayuntamiento hay también interesantes vestigios romanos y los que sin duda se seguirán descubriendo en el futuro.

Sobre este plano romano se extiende una pequeña ciudad de provincias, que ha sabido preservar las esencias medievales con una cierta modernidad, que la ha mantenido viva durante los últimos tiempos. Actualmente cuenta Astorga con casi 12.000 habitantes.

Ni siquiera los invasores franceses, que en 1810 abrieron brecha en la muralla junto a la catedral, la pudieron dominar. Entonces fue defendida por el General Santocildes, glorioso héroe cuyo monumento preside la Plaza de su nombre. La batalla de Astorga, que figura en el Arco del Triunfo de Paris y en la tumba de Napoleón, le dio a esta ciudad el título de “invicta” que figura en su escudo.

La Plaza Mayor y el Ayuntamiento

Un original Ayuntamiento, en estilo barroco civil leonés, preside la Plaza Mayor, lugar donde se celebraba el Mercado semanal cada martes. La Torre que lo remata, está presidida por una pareja de maragatos – Colasa y Juan Zancuda , en apodo popular –, que marcan con unos mazos de metal las campanadas de cada hora del día. En el interior del edificio municipal se custodian algunos trozos del Pendón de la Batalla de Clavijo, en la que asegura la leyenda, el Apóstol Santiago ayudó al rey Ramiro I, en su victoria frente a los invasores musulmanes, a mediados del siglo IX.

La Plaza Mayor es una zona peatonal que en el verano se llena de terrazas, siendo la más amplia la del Hotel Astur Plaza, cuyo nombre nos recuerda la cuna prerromana de la ciudad . Sugiero cruzar la contigua Plaza de Santocildes y su Monumento a los Sitios – 1809 y 1810 - para acercarnos hasta el hermoso conjunto de la Catedral y el Palacio Episcopal, que son sin duda las dos grandes joyas de Astorga.

La Catedral, gótica, renacentista y barroca

La Catedral de Santa María tiene diversas etapas y estilos de construcción , sobre la base de basílicas anteriores. Aun quedan restos de los siglos XII y XIII en el Museo Catedralicio. Finalmente hacia 1470 se inició su construcción actual, que se alargaría unos tres siglos, de manera que pasa del gótico para los ábsides y la planta general, al sello renacentista que Juan de Colonia y Gil de Hontañón le dieron ya en el siglo XVI. Por último la bella fachada y las dos torres gemelas van del siglo XVII a principios del XVIII. Curiosamente el famoso terremoto de Lisboa de 1755, afectó a la torre del lado izquierdo que fue reconstruida en los años 1960.

La Portada es abocinada con unos bellos relieves sobre la vida de Cristo, enmarcados con columnas barrocas. El interior es una gran basílica de tres naves y capillas adosadas, todas ellas con bóvedas estrelladas. La sillería del Coro es gótica del siglo XVI con trabajos de artistas del círculo de Juan de Juni en los dos niveles de sillerías. Una espectacular Reja de Lázaro de Azcaín, levantadal hacia 1630, cierra el coro.

Frente a él, en el Altar Mayor, el formidable Retablo Mayor , la joya renacentista del templo. Gran obra de Gaspar de Becerra en 1558, con notable efecto escénico, está dedicado a la Asunción de la Virgen en el cuerpo central. Consta de tres pisos con cinco cuerpos cada uno, más el ático con doce figuras que abrigan el Calvario central. Un buen Trascoro cierra el conjunto central catedralicio.

La entrada al templo, salvo en horas de culto en que no permite la visita guiada, se efectúa por el Museo Catedralicio, que alberga muy buenas piezas medievales de platería astorgana, tallas románicas y restos epigráficos. Se añade algún pequeño retablo y el paso por el Claustro hacia la nave central. En el exterior, con un amplio Atrio, el ábside se remata con una veleta y la popular figura de Pedro Mato, vestido de maragato, casi una emblema de Astorga.

El Palacio Episcopal de Gaudí y el Museo de los Caminos

En aquella zona, contigua a la Catedral, se levantaba hasta el siglo XIX el gran palacio de los Marqueses de Astorga, que fue comprado por el Ayuntamiento para restaurarlo… pero acabó derribado en 1857. Además el viejo caserón residencial del obispo fue pasto de las llamas en 1888.

Por todo ello, aledaño al templo catedralicio, se comenzó a construir en 1889, un nuevo Palacio Episcopal, por iniciativa del entonces Obispo Juan Bautista Grau. Catalán de Reus, paisano y amigo de Antonio Gaudí, constructor del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, consiguió que este famoso arquitecto pasara unos días en Astorga, en la primavera del 1889. Se alojó en el Seminario donde por entonces residía el obispo, paseó por la ciudad, conoció la Catedral y acabó de redactar el proyecto del futuro Palacio Episcopal.

El 24 de Junio del año 1889, el propio Gaudí puso la primera piedra del nuevo edificio monumental. Se dice que además consiguió que fueran contratados albañiles y operarios catalanes, bajo las órdenes de un contratista astorgano. Periódicamente volvió Gaudí por Astorga para visitar la marcha de las obras: 2 veces en 1890, 3 veces en 1892 y 4 más en 1893. Precisamente este último año falleció el obispo Grau, que fue sepultado en la catedral, bajo una losa que diseñó el propio Gaudí.

En ese momento comenzaron los conflictos entre la Junta Diocesana y los canónigos de la Catedral, por un lado y Antonio Gaudí, que dejaron la obra parada durante al menos 10 años. Fue Ricardo García Guereta quien continuó la obra hasta el año 1913, si bien el estilo de Gaudí no se siguió totalmente. El palacio se asemeja a una mezcla de castillo medieval con foso y otro de cuentos de hadas, por las torres cilíndricas de las esquinas. Construido en granito gris del Bierzo, tiene sótano y tres pisos.

Su interior es magnífico pues mezcla el estilo neogótico con el mudéjar mediante mosaicos, cerámicas y vidrieras. Destaca la preciosa Capilla y el salón del trono episcopal. Una escalera de caracol lleva hasta el último piso donde se expone pintura moderna de artistas regionales. Nunca ha sido habitado y por ello desde 1964 se instaló allí el Museo de los Caminos , en alusión al de Santiago. Alberga, entre otros fondos artísticos, colecciones de imaginería medieval en madera, dedicadas a San Martín de Tours y otros notables peregrinos.

El entorno del Palacio y Catedral forma una magnífica estampa, tanto desde el exterior de las murallas, como desde la plaza Eduardo de Castro, que reúne ambos monumentos, más la pequeña iglesia de Santa Marta y el Hotel Gaudí. Muy cerca están dos hoteles con encanto, La Casa de Tepa y el Ciudad de Astorga, ambos instalados en antiguas casas señoriales reconvertidas.

Las Murallas romanas y medievales

La Muralla, sobre el basamento romano, hoy es visible en los tres lados de la ciudad que dan sobre la vega. Su estructura básica es coetánea a las murallas de León y Lugo, con un recinto amurallado que llegó a tener más de 30 cubos de los que hoy se conservan 27, todos de forma circular y distribuidos a intervalos de 15 metros.

El Paseo de las Murallas , en su lado sur, permite disfrutar del agradable sol de invierno y de la sombra del arbolado en verano . Desde allí se contemplan los Montes del Teleno en plena Maragatería. Astorga es un buen lugar de veraneo, mas fresquito para los madrileños y más seco para los norteños que viene aquí “ a secarse”.

El Museo del Chocolate

Cuenta Astorga con unos buenos hoteles, albergue de peregrinos, una excelente restauración y una notable tradición gastronómica. No hay que dejar de degustar un “ Cocido Maragato “,las míticas Mantecadas y desde luego el Chocolate.

Y hablando de estos dulces, en Astorga existe el único Museo del Chocolate de toda España. Ubicado en la antigua fábrica y residencia del chocolatero D. Magín Rubio, es una elegante construcción del arquitecto Eduardo Sánchez Eznarriaga de los año 1910 y muestra una colección de materiales y piezas sobre el mundo del cacao y el chocolate, única en su género. Conviene saber que su elaboración artesanal comienza en Astorga a mediados del siglo XVII y se potencia con la Arriería Maragata.

Tan solo nos queda citar las fiestas más peculiares de Astorga. Las patronales son a fines de agosto, por Santa Marta; suelen coincidir con la celebración Romana cuando se elige al César; hay mercado, juegos de circo y otras pantomimas. La Semana Santa cuenta con importantes pasos artísticos y entre ellos el peculiar “ San Juanín a la carrera “. Hay que citar además otros dos acontecimientos populares, los Carnavales y sobre todo la posibilidad, la gran fortuna, de poder asistir a una Boda Maragata, verdadera joya de la tradición de esta región.

En fin, solo nos resta, para terminar, recomendar que visiten Astorga; no se arrepentirán. Podríamos resumir así la realidad de Astorga: "una ciudad romana con aroma de chocolate, una catedral gótica y un palacio de Gaudí".

Doctora Julia Gómez Prieto - Miembro de FEPET

Astorga, una Ciudad Bimilenaria en el Camino de Santiago. De Roma a Gaudí
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8