www.euromundoglobal.com
Trang An
Ampliar
Trang An

Saborear los aromas de Vietnam

Texto y Fotos: Do Minh Nguyet (Luna)

miércoles 14 de diciembre de 2016, 02:06h

14DIC16.- Al no disponer de mucho tiempo, dispusimos realizar el viaje a Vietnam en 10 días, de sur al norte. Pero conocer Vietnam nos puede llevar hasta un mes, aunque esta fórmula nos permitió descubrir los sitios más emblemáticos de este país de la Península de Indochina.

Hue - Pagoda Thien Mu
Ampliar
Hue - Pagoda Thien Mu

Empezamos por la ciudad de Ho Chi Minh, también conocida como Saigón. Es una urbe más vibrante y dinámica de Vietnam. Allí visitamos la Oficina Central de Correos que fue construida a finales del siglo XIX y la réplica de la Catedral de Notre Dame que se sitúa justo enfrente. Por tener dos medios días en esta ciudad, únicamente hemos podido ver el Museo de los Crímenes de la Guerra, el Palacio de la Reunificación y el Museo de las Medicinas Tradicionales, cada uno tiene su propio carácter pero creo que el Palacio de Reunificación es el menos interesante y si es posible, basta con sólo una parada en la puerta para hacernos una idea de lo que simboliza. La visita de Saigón sería incompleta si no se incluye el mercado de Ben Thanh, considerado el punto más céntrico de esta ciudad. Allí se encuentran una gran variedad de comidas locales, sourvenirs, ropas, relojes, etc., seguro que le encantará a cualquier viajero, aunque la práctica totalidad de lo que allí se encuentran son imitaciones.

Desde Saigón nos conducimos unos cien kilómetros hasta Ben Tre, una de las ciudades más importantes del delta del Mekong y que se considera el granero de arroz más grande de Vietnam. En vietnamita se llama el río Mekong “Cuu Long” (nueve dragones) porque en el territorio del país, dicho río se divide en varios afluentes que desembocan al mar a través de nueve estuarios. Antes de visitarlo mucha gente imaginaba que se parecería a una gran jungla salvaje atravesada por varios corrientes como el Amazonas, pero la verdad no lo es. La zona que visitamos estaba muy verde y exuberante, llena de cocoteros, palmas de aguas, árboles frutales y además, no se puede prescindir de apreciar la vida flotante de los locales. Vimos a barcos y barcas llenos de frutas, coco y mercancías, a pescadores y trabajadores, a casas construidas a la orilla del río… Tuvimos que movernos en la zona en barco y en barca a remos. La barca nos llevó a travesar canales pequeños, bordados de palmas de agua hasta unos talleres locales donde se producen caramelos, aceite, recuerdos provenientes del coco y esteras tejidas de papiro. En esta fase del viaje, lo que más me impresionó fue el plato de pez de oreja de elefante. El pescado se frió crujiente y se enrolló su carne con unas hierbas, verduras y vermicelli blanco en una hoja de arroz para hacer un tipo de rollito. El plato parecía simple pero era riquísimo manteniendo el sabor auténtico de los ingredientes.

A continuación fuimos a la zona central en avión. Esta parte del país es donde se encuentran viarios Patrimonios de la Humanidad tales como el Parque nacional de Phong Nha – Ke Bang (reconocido en el 2003, donde está la cueva más grande del mundo Son Doong), la Ciudadela Imperial de Hue (1993), el Barrio Antiguo de Hoi An (1999) y el Santuario de My Son (1999).

En el Barrio antiguo de Hoi An con las casas pintadas del color amarillo, únicamente pudimos invertir medio día para ver todo, pero por ser un paraíso de las sastrerías, zapaterías a media y comidas callejeras, pienso que lo ideal sería quedarse allí hasta una semana, sólo para caminar tranquilamente por sus calles. Nos ha comentado el guía que en el período de finales de marzo hasta septiembre es posible disfrutar de las playas de arena blanca cercanas de la ciudad (de 5 a 7 kilómetros en taxi o en bicicleta) y los mariscos frescos. Por la noche la ciudad se volvió incluso más preciosa gracias a la iluminación de faroles por todas partes, tanto en cada casa como en las calles.

Hue fue la antigua capital de Vietnam bajo la dinastía Nguyen y hasta la fecha todavía quedan 7 tumbas imperiales y las más sobresalientes y mejor conservadas son de los reyes Tu Duc, Minh Mang y Khai Dinh. Con sólo casi un día elegimos ver la tumba de Tu Duc, que es uno de los trabajos más hermosos de la arquitectura real de la dinastía de los Nguyen que contiene 50 construcciones entre palacios y pabellones y se asocia muy bien con la naturaleza. La construcción de dicha tumba necesitó hasta 50.000 soldados por eso sólo tardó 3 años (1864 – 1867). Son imprescindibles la Ciudadela Imperial y la pagoda de Thien Mu – un símbolo de la ciudad localizada en la orilla del romántico río Perfume.

Ya pasamos más de la mitad del viaje y nos movimos por una ciudad moderna, un delta inmenso, casas antiguas y tumbas reales. Luego fue hora de desplazarnos a la zona norteña y la verdad es que nos estaban esperando maravillas.

Exploramos paisajes de rocas calizas surgidas tanto en la tierra (Ninh Binh) como del mar (Bahía de Halong), y también una ciudad a la vez moderna y llena de nostalgia: la capital de Vietnam, Hanói.

Sólo tuvimos una tarde para visitar Hanói y me pareció poco. Vimos a la pagoda de Pilar único y el exterior del Mausoleo de Ho Chi Minh y la plaza de Ba Dinh. En noviembre no se puede entrar al mausoleo para ver al tío Ho (como los vietnamitas le llama a Ho Chi Minh) porque es el tiempo de mantenimiento del cadáver. Después, visitamos el templo de la Literatura, la primera universidad de Vietnam. La visita preferida de este día fue la parte del Barrio antiguo de Hanói y el lago de La Espada Restituida que me parecía un recurso sin fin para amantes de la fotografía. Es divertido ir caminando por la zona viendo cómo se desarrolla la vida cotidiana de la gente de aquí: comer en puestos callejeros sentados en sillas pequeñitas, centros de gimnasias y aerobic al aire libre en el parque, motos a todos lados pero nadie se choca, etc. y etc.

Ninh Binh está a 100 kilómetros desde la capital de Hanói y fue una vez, la capital de Vietnam durante el reino de Dinh, Ly y Le. Esta provincia cuenta con un paisaje variado de arrozales, ríos y montañas y el 23 de Junio de 2014, la UNESCO denominó el Complejo de Paisaje Escénico de Trang An de esta provincia, Patrimonio de la Humanidad. Esta vez fuimos también en barcas remadas por mujeres locales. Nos impresionó cómo la gente de aquí puede remar con las piernas igual de fácil como con las manos. Trang An es realmente impresionante. Fuimos en un río de agua muy transparente que permitía ver las algas, atravesamos cuevas creadas por el rio bajo las montañas y contemplamos el paisaje tranquilo y cubierto de solo el color verde

No hay mejor manera para finalizar el viaje que un crucero relajante en la Bahía de Halong. Tarda unas 4 horas en coche de Hanói a Halong de ida y otras 4 horas de vuelta. En Vietnam la ruta no se mide en kilómetros, sino con el tiempo. Pero mereció la pena el trayecto. Tomamos una excursión inolvidable en barco por esta maravilla de 1969 islas e islotes salpicados del mar de color turquesa. En el primer día del crucero visitamos una cueva llamada Thien Canh Son, muy pocos barcos llevan sus pasajeros a esta cueva. Gracias a dios que las temperaturas todavía nos permitió tomar un baño, pero si no, es posible montar en un kayak para descubrir por tu cuenta los alrededores. El siguiente día fuimos de nuevo en bote a remos visitando una aldea flotante de pescadores y una granja de perlas. Casi 24 horas de crucero nos parece justo, pero si tuviéramos más tiempo, optamos por el crucero de tres días y dos noches con el cual se puede cruzar más lejos una zona muy autentica de la bahía. Volvimos de nuevo al coche para ir a Hanói y el coche se paró en una aldea, a medio camino, para que pudiéramos ver un espectáculo de marionetas sobre el agua al aire libre, a diferencia que otros espectáculos en los teatros en la ciudad. Llegamos a Hanói al final de la tarde y fuimos corriendo a hacer las compras de ropa y recuerdos para los seres queridos.

Pero lo que más nos sorprendió, aparte de su naturaleza y monumentos, fue su gente amable, sonriente y feliz.


Datos de interés

Cómo ir a Vietnam: No hay vuelos directos desde ninguna ciudad española a Vietnam, siempre hay al menos un tránsito. Las cías: Aeroflot, Qatar Airways, Emirates, Vietnam Airlines, etc. Para los vuelos internos hay que usar Vietnam Airlines, Jetstar y Vietjetair. Los dos últimos son de bajo coste y suelen tener retrasos.

Agencia Local: Asiática Travel www.asiatica.com


Qué comer:

  • Los rollitos de primavera (fritos) y de verano (no fritos)

  • El pescado de oreja de elefante

  • La sopa de fideo y ternera (el Phở)


Qué comprar:
ropa, artesanía, imitaciones, etc.

Phở (sopa de fideo y ternera)
Ampliar
Phở (sopa de fideo y ternera)
  • Ben Tre

    Ben Tre

  • Hanoi de noche

    Hanoi de noche

  • Hoi An

    Hoi An

  • Hue - Pagoda Thien Mu

    Hue - Pagoda Thien Mu

  • Trang An

    Trang An

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8