www.euromundoglobal.com

Herrerías

Ferrería de Cades ha recibido 10.000 visitantes en los 15 años de funcionamiento del Centro de Interpretación
Ampliar

Ferrería de Cades ha recibido 10.000 visitantes en los 15 años de funcionamiento del Centro de Interpretación

Por A. del Saja (*)
viernes 09 de septiembre de 2022, 21:27h

09SEP22 – FERRERÍA DE CADES (CANTABRIA).- El Centro de Interpretación de la Ferrería de Cades, ubicada en el municipio cántabro de Herrerías, ha recibido 10.000 visitantes, en sus 15 años de funcionamiento. De propiedad particular y gestionada por la Asociación de Desarrollo Rural Saja-Nansa, realiza visitas guiadas en grupos de más de 4 personas, con demostraciones de funcionamiento originario, así como del molino harinero junto con la recreación de estancias e indumentaria. Este museo cuenta con paneles interpretativos, cajones interactivos y presentación audiovisual.

Nosotros tuvimos la ocasión de visitar el centro con el grupo “Los Segundos Jueves”, que acostumbra mensualmente a realzar rutas culturales y gastronómicas por la región y comunidades vecinas.

La obtención del hierro y su transformación, es considerada una industria de gran tradición en Cantabria desde el siglo XIV, por su vinculación con la construcción naval y el posterior comercio colonial. El impulso definitivo de las ferrerías, en el último tercio del siglo XVIII, estuvo vinculado a la reconstrucción de la flota propuesta por el Marqués de Ensenada y a las intactas reservas forestales presentes en algunas zonas de la región. Su decadencia se producirá a partir de mediados del siglo XIX, desplazadas por los nuevos procesos siderúrgicos.

Las ferrerías tenían la labor de transformar el mineral de hierro en metal, para lo cual utilizaban carbón vegetal calentado a una temperatura de entre 800 y 1200 grados. Para ello se necesitaba en cada cocción el triple de carbón vegetal que de mineral.

Posteriormente, se realizaba la extracción de la escoria con la consecución de varios golpes efectuados por un martillo hidráulico, para, finalmente, llevarlo a la forja donde se le confeccionaría su forma definitiva.

El trabajo de los herreros consistía, con carácter general, en la elaboración de diferentes herramientas para el campo, cencerros y herraduras para el ganado.

En el caso de la Ferrería de Cades, su construcción data de 1752, de la mano de la familia del jesuita Antonio de Rábago, confesor de Fernando VI, muy relacionado con la construcción del camino de Castilla por el corredor del Besaya y vinculado a los proyectos de Ensenada y Juan Fernández de Isla, un ilustrado que promovió y reactivó un buen número de ferrerías y martinetes en Cantabria. Funcionó durante 100 años, aprovechando el agua del río Nansa. .

En esta zona occidental de la región las reservas forestales se conservaban más intactas y no sufría la influencia directa de la Cavada, donde se establecieron los primeros altos hornos por el procedimiento indirecto, que requería enormes cantidades de carbón vegetal e impedía el desarrollo de ferrerías más próximas.

En Cades se producían lingotes de hierro por el procedimiento de forja catalana, que consiste en la obtención directa del hierro a partir del material, sin necesidad de fundirlo completamente.

El conjunto se complementa con un molino, rehabilitado, que funciona, así como la casa de sus antiguos propietarios-que está en venta-, y una panera,

El edificio de la Ferrería de Cades forma parte de un conjunto rural del siglo XVIII de singular complejidad terminándose de construir en 1752.

Su tipología es la que ha predominado en las ferrerías de Cantabria: una recia construcción en mampostería compuesta por dos naves principales comunicadas entre sí y en las que se alojan los ingenios hidraúlicos, y cuatro naves o carboneras que se adosan transversalmente a las mismas. Sus importantes dimensiones, unido a una obra hidraúlica de excelente calidad, nos lleva a encontrarnos ante una de las mejores obras de este tipo. El molino anexo a la ferrería completa este interesante conjunto rural.

La Ferrería y el Molino de Cades son uno de los pocos ejemplos de ingenios hidráulicos que en la actualidad se pueden ver en funcionamiento. Durante las visitas guiadas se ponen en marcha sus máquinas, trasladando al visitante a la vida de los ferrones y molineros de aquella época.

A. del Saja (*)

Es miembro de - FEPET - Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo y Gastronomía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8