www.euromundoglobal.com

Crónicas Escurialenses

Margarita de Lucas: Los dos Escoriales merecen un proyecto de cultura y arte contemporáneo más ambicioso

Por Julia Sáez-Angulo
martes 02 de agosto de 2022, 03:34h

01AGO22 – EL ESCORIAL (Madrid).- Galerista de arte desde 1960, Margarita de Lucas Diago (Fuenterrabía, 1938), junto a su esposo Antonio de Navascués Palacio (Madrid, 1935), primeros galeristas en Madrid y desde hace doce años en El Escorial. Una misma galería Edurne en dos ubicaciones escurialenses sucesivas. Ahora el matrimonio reside en San Lorenzo, no lejos del monasterio, dispuestos siempre a seguir colaborando con la vida cultural, con el arte, para mejorar la comunidad de donde residen.

Margarita de Lucas: Los dos Escoriales merecen un proyecto de cultura y arte contemporáneo más ambicioso

Un lugar, pongamos “los dos Escoriales” como los llama Margarita refiriéndose a los municipios de El Escorial y San Lorenzo -El Escorial de arriba y de abajo, que dicen otros- “necesitan vivir del rico legado de su pasado, pero también de proyectos ambiciosos culturales y artísticos en el presente”. Esta es la tesis de Margarita de Lucas, que no quiere quejarse ni lamentarse, pero sí sugerir o proponer algo más elevado y ambicioso de lo que hay para un futuro. No quedarse en la mediocristas áurea que dirían los latinos.

Antonio de Navascués prepara las memorias de la Galería Edurne, fundada en 1964 en Madrid por él y su esposa. Por aquella han pasado nombres de artistas reconocidos como Joseph Beuys, Alberto Greco, Fernando Zóbel, Luis Gordillo, Waldo Balart, Elena Asíns, Kiyoshi Yamaoka… Hoy todos ellos en museos o instituciones públicas.

Edurne es la historia de la primera galería de arte exclusiva para exponer artistas en Madrid, inaugurada en 1964, junto a la de Juana Mordó que llegó e Biosca. “Lo demás eran salas de arte, donde al mismo tiempo se vendían otras cosas como libros, papelería o muebles, como Buhold, Neblí o Biosca… Después llegarían otras”.

“Publicar esas memorias apasionantes de Antonio requerirá una subvención institucional para poder afrontarlo. Hay muchas cosas que contar, realidades expositivas y anécdotas ilustradoras, como la de ayudas o clientes como Zóbel en tiempos difíciles”. ”Veremos qué pasa. Es la historia del arte contemporáneo en Madrid y, por ende, en toda España”, comenta Margarita, una mujer que aparece en la entrevista en el Café Miranda con una diadema de flores en el pelo: “la compré en un mercadillo en favor de Ucrania, junto a las de mis nietas y la llevo como exvoto, como si con ella pudiera influir en el fin de la guerra”.

Margarita de Lucas no oculta sus años, 84, seguramente porque está estupenda de aspecto y salud. “Cumplir años es motivo de celebración de la vida, de recordar los pasados y buenos tiempos, que no tienen por qué ser mejores que los actuales, sino simplemente distintos. No entiendo por qué esconde la gente los años y, sobre todo, las mujeres. Con los años, yo he tenido cinco hijos -hoy me quedan cuatro hijas, después de que mi hijo falleciera en accidente- y siete nietos. No puedo menos que estar satisfecha, si no orgullosa de la trayectoria vital, además de la artística”.

Una de sus hijas, Marcela Navascués, residente en Oporto, es artista visual y ha llevado a cabo un singular proyecto homenaje sobre los Petroglifos de Sega Verde, localidad portuguesa, cuyas huellas arqueológicas de hace más de veinticinco mil años, se prolongan hasta Ciudad Rodrigo (Salamanca). En ambas ciudades citadas, Marcela ha expuesto sus trabajos.

Es frecuente ver a Margarita en los actos culturales de El Escorial, recientemente nos vimos en la librería Zaitegui, con motivo de la presentación de una novela. Allí apalabramos esta entrevista. Participar en la vida cultural de la comunidad es algo importante para ella y colaborar con lo que sea necesario.

“Hay que ser ambiciosos y exigentes dentro de la colectividad o comunidad ciudadana, no dejar a los políticos solos en hacer las cosas, que ya de por sí se creen que son los únicos protagonistas para proyectar la vida cultural”, vuelve Margarita a sus pensamientos. “Convendría crear plataformas ciudadanas de colaboración con los políticos en el campo de la cultura y el arte”, insiste Margarita que desea lo mejor para los Escoriales, lugar en el que eligió vivir, a partir de 2009 y de un problema de salud de su esposo, por el que convenía dejar Madrid, capital en el que ya había llevado a cabo una etapa importante.

“Falta no solo unir a los dos municipios escurialenses, sino unir a sus habitantes para hacer proyectos culturales de interés. En los Escoriales vive gente importante y numerosos artistas, escritores y músicos, pero hace falta que sean generosos, que se relacionen y hagan cosas de calado por la cultura, por los ciudadanos. La Escuela de Música Padre Soler en San Lorenzo es una maravilla; en ella estudia una nieta mía y doy fe de que es estupenda. Vienen alumnos de muchos sitios a estudiar aquí”.

Una buena exposición internacional cada año, como la que hubo de Rogier van der Weyden en 2015, con “El descendimiento de la cruz” a la cabeza, cuadro restaurado entonces, una gran exposición, que le vendría muy bien a Los Escoriales durante el verano”, señala Margarita. Lo más triste sería que por vestir el nuevo Museo de las Colecciones Reales junto al Palacio de Oriente en Madrid, se vaciaran las colecciones de Real Monasterio/palacio de San Lorenzo. “Me consta que el Ayuntamiento está en alerta y espero que Patrimonio Nacional, mero gestor de los bienes, no lleve a cabo esas propuestas o deseos de algunos, que oímos de lejos Los escurialenses no lo perdonarían. Pasaron los tiempos en que los ciudadanos eran meros silentes y expectantes de lo que se hacía en el poder”.

“Por el contrario, una gran alegría de los Escoriales ha sido conocer la noticia de que la Universidad Complutense ha firmado un convenio de utilización como sede durante 25 años en el Cuartel de Inválidos y Voluntarios a Caballo de la calle Pozas construido por Juan de Villanueva. Esta noticia es muy positiva para la Cultura en San Lorenzo. Se habla de crear una cátedra de Desarrollo de Turismo Sostenible y otras actividades. No se nos informa bien de todas estas cosas, o con mayor amplitud y claridad a los ciudadanos, que nos vamos enterando poco a poco por goteo o por un boca-a-boca”. Informar periódicamente a los habitantes es fundamental, porque se les estimula”.

“Se han perdido algunas ocasiones y proyectos interesantes para los Escoriales, como acoger la Colección de Violas, la más importante de este pintor, Manuel Viola (1916-1987), que nació en Zaragoza, pero vivió muchos años en El Escorial. La mejor colección de cuadros de este pintor la tiene el psiquiatra aragonés Javier Lacruz Navas (66), que entró en contacto en su día con las autoridades escurialenses, pero lamentablemente no llegaron a un acuerdo. Aquí hay mucho espacio para exponer arte contemporáneo, solo falta voluntad para hacerlo con buenos proyectos.

También se habló de otra colección, la de abstracción gométrica de la venezolana Ella de Cisneros, que vino por El Escorial para estudiar el campo o de otra colección de arte contemporáneo -en este caso de arte figurativo- que tampoco cuajó para un museo. “Sería bueno que en los Escoriales hubiera un buen museo de arte contemporáneo, porque el legado artístico del pasado ya está y con gran altura en el Real Monasterio”.

Margarita recuerda un proyecto de arte zen muy hermoso que hizo Yamaoka en los jardines de la Casa de Cultura de San Lorenzo. “Era algo novedoso y singular, pero solo le concedieron seis días de exposición. Era una metáfora del amor a un joven tío suyo que murió en una absurda guerra japonesa -todas las guerras lo son-dejando un niño pequeño”.

“Lo más hermoso de vivir el arte, junto a los artistas es la de experiencias y recuerdos gratos que proporciona a lo largo del tiempo. Enriquece con vivencias que son imborrables”, asegura con entusiasmo Margarita de Lucas.

“España es país artístico por antonomasia. Han sido muchos los artistas que han pasado por nuestra galería de arte, orgullosos de exponer en Madrid, porque era sede del gran Museo del Prado, la institución que mejor nos representa en el exterior”.

Para concluir nuestra entrevista, Margarita de Lucas quiere hace una suerte de recapitulación de lo conversado: “No quiero que esto sea como decía un amigo vasco, después de mostrarle un proyecto artístico: “Todo esto está muy bien para una conversación”, pero lo de hacerse ya se verá. No lo he olvidado”.

En suma, que “además del éxito gastronómico de los Escoriales, que atrae a mucha gente, especialmente los fines de semana, sería bueno que se ofreciera también un buen alimento artístico contemporáneo para visitar y adquirir arte, antes o después de una buena restauración gastronómica. Los cocineros se han sentido artistas de la restauración gastronómica y han logrado ponerse en un buen plano de prestigio. En las artes plásticas hay que tener también una buena oferta, porque los Escoriales son un lugar que lo merece. Muchas veces pienso, qué no haría Francia si contaran con un lugar, espacio y naturaleza tan privilegiado como los Escoriales”, concluye Margarita de Lucas.

Son las nueve de la tarde, todavía no ha anochecido -son las siete solares. La Feria del Libro de Lance sigue abierta y suena la música de unas jotas toledanas que tienen lugar en el interior de la Casa de la Cultura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8