www.euromundoglobal.com

“El Baul”, con noticias del planeta"

“El Guerrero Atlántico” en el MARQ de Alicante

“El Guerrero Atlántico” en el MARQ de Alicante

  • Coincidiendo con el día internacional de los museos se inauguró en el Museo Arqueológico de Alicante, MARQ, la exposición “El Guerrero Atlántico” ¿Símbolos de Poder?.
  • Por Gabriel L. Goold – desde Alicante - España

sábado 21 de mayo de 2022, 23:24h
“El Guerrero Atlántico” en el MARQ de Alicante

21MAY22.- El museo arqueológico de Alicante y a fundación CV MARQ en colaboración con el Museo Nacional de Arqueología de Portugal con sede en Lisboa, nos brinda la oportunidad de contemplar tres tesoros nacionales portugueses representantes máximos de la famosa Cultura Castreña, la cual, a lo largo de casi un milenio, se desarrolla en el noroeste peninsular, entre la actual Galicia , la zona occidental de Asturias y el norte de Portugal.

“El Guerrero Atlántico” en el MARQ de Alicante

Gracias a esta colaboración de organismos públicos, se reúnen por primera vez, un conjunto de tres piezas declaradas Tesoro Nacional de Portugal que se exhiben en primicia hasta el próximo 23 de Octubre en la Sala Noble de la Biblioteca del museo de la ciudad de Alicante.

Una obra que ha sido presentada por la vicepresidenta y diputada de Cultura, Julia Parra, Patricia Santos, museóloga-jefe del departamento de Inventario y Colecciones del Museo Nacional de Arqueología de Portugal, Manuel Olcina, director del MARQ, y José Alberto Cortés, director gerente de la Sala Noble de la Biblioteca del Museo.

La diputada de Cultura, Julia Parra nos anuncia con el lema “el poder de los museos” como una nueva apuesta expositiva de interés a nivel internacional que pondrá a todos los visitantes una destacada selección de objetos de gran valor que se estrena en nuestro maravilloso museo de la capital alicantina.

La unión entre los dos museos el MARQ y el Museo de Arqueología de Portugal y bajo el director y comisario de la obra, Antonio Carvalho, nos descubren una de las culturas que poblaron el noroeste peninsular en tiempos del dominio de Roma a través de tres objetos únicos que recorren su historia.

Patricia Santos, museóloga-jefa del Departamento de Inventario y Colecciones en representación del museo portugués, reconocen que ambos departamentos, el prestigio del MARQ “ Es un referente en museología e investigación arqueológica en España y la Península Ibérica”, resaltando una solida relación establecida a partir de la exposición en el año 2021 de “Ídolos, Miradas Milenarias” y la exhibición en la capital lusa en el año 2020 de la obra, “Mano de bronce de Lucentum”. Lo que se permitieron a conocer Antonio Carvalho que ahora es el director y comisario. Fruto de esta fraternización nos presentan la exposición el “Guerrero Atlántico”.

También ha señalado la relevancia de los proyectos expositivos desarrollados conjuntamente el Director del MARQ, Manuel Olcina, y el director gerente de la fundación MARQ, José Alberto Cortés, durante el acto de presentación.

Son tres obras simbólicas de la arqueología portuguesa que se destacan en la exposición:

Torques de Vilas Boas (Cabeco de Nossa Senhora do Assuncao).

Escultura de Verraco, procedente de Olival dos Berroes, en Cabañas de Baixo.

Las tres piezas están reconocidas como tesoro nacional de Portugal.

La tradición escultórica castreña encontrará sus antecedentes a finales de la Edad del Bronce, en un momento en el que hallamos expresiones artísticas muy similares tanto en la Península Ibérica como en Centro de Europa con representaciones de guerreros en diversos soportes y que supondrán las primeras manifestaciones de una élites locales emergentes.

Sin embargo, “los Guerreros Galaicos”, como el que se expone actualmente en el museo arqueológico de Alicante, pertenecen a una tradición escultórica más moderna, cercana al S. I d. C., y vinculada a un fuerte proceso de romanización del noroeste Peninsular, momento en el que la cultura castreña se materializa en una petrificación de sus poblados y manifestaciones artísticas.

La cultura castreña encontrará su impulso y desarrollo gracias a una actividad entorno a la extracción de minerales como el oro o el estaño, los cuales contaban con un a importante demanda para su exportación en rutas comerciales del área atlántica y en menor medida del mediterráneo.

Esta intensa actividad de extracción fue realizada por las poblaciones locales durante siglos de forma artesanal “como bateo de los ríos en busca de oro”, hasta la llegada de los romanos, quienes perfeccionan e introducen nuevas técnicas para una explotación a gran escala.

Como consecuencia de este lucrativo dinamismo, la sociedad castreña desarrollará una élite social que controlará los recursos y que manifestará su poder y acumulación de riquezas con la adquisición de destacados bienes de prestigio como el vino para los banquetes, los aceites y las esencias, las cerámicas de importación o una amplia gama de joyas entre las que se encuentran brazaletes, las arracadas y los torques.

Este tipo de joyas se ha asociado frecuentemente a la imagen de los guerreros galaicos, en algunas de cuyas representaciones escultóricas aparecen claramente adornando sus cuellos, como ocurre de forma especialmente clara en el caso dela estatua del “Guerrero de Lezenho”.

La economía de subsistencia de la sociedad castreña presenta un carácter eminentemente agrícola complementado con una importante actividad ganadera cinegética. La trascendencia de esta actividad se manifiesta en la representación en piedra, principalmente en granito, de figuras de toros, cerdos y jabalíes, genéricamente conocidos como “Verracos”.

Estas particulares esculturas zoomorfas, de las que tenemos importantes estudios de dispersión, debieron ser ubicadas en los límites territoriales de las etnias que conformaron los pueblos protohistóricos del noroeste Peninsular a los largo de varias centurias. Especialmente representativos son los conjuntos de demarcaciones de la cultura Vetona de donde proceden, entre otros, los afamados Toros de Guisando, conjunto de cuatro verracos en forma de toro de los siglos IV-III a. C. Localizados en la actual provincia de Ávila.

Torques de Vilas Boas, conocido también como Torques das Tamancas, fue hallado en 1965 en la vertiente meridional del cabeco de Nossa Senhora do Assuncao, en cuya cima se emplazaba un antiguo castro de la Edad del Hierro sobre el que actualmente se alza un santuario que empezó a construirse en el siglo XVI. Las circunstancias del hallazgo son poco claras, como sucede con frecuencia en estos casos. Al parecer se encontró durante unos trabajos de laboreo agrícola, sin que sea posible saber hoy con certeza si originalmente formó parte de un ocultación o si constituía el ajuar funerario de alguna sepultura.

Elaborado completamente en oro, pertenece al tipo de torques conocido como “de remates en doble escocia”, ampliamente difundido por el noroeste de la península ibérica en época prerromana. Constan de tres partes: un aro o varilla curva y dos remates, que pueden ser macizos o huecos, unidos entre si. El ejemplar de Vilas Boas se considera el más destacado y espectacular de entre los que se conoces. En su caso, tanto la varilla como los remates son huecos. La varilla consta de tres partes, unidas entre si por dos entramados de hilo de oro cruzado que conforman una pequeña red, en cuyo interior se encierra un gránulo de oro. Este debía actuar como sonajero a cada movimiento del cuello. Las tres partes de la varilla son de sección cuadrangular, presentando dos caras acanaladas cóncavas y otras dos decoradas con hilo y motivos de postas en granulado. Los dos remates, también huecos y con cuerpos libres en su interior, que actuarían a modo de sonajero, están formados por dos cilindros cóncavos yuxtapuestos y tapados por chapas circulares, cóncava la situada en los extremos, en cuya parte central se distingue la imagen de un ave palmípeda.

La cultura Castreña de la edad del Hierro.

La cultura castreña la podemos denominar como cultura de los castros, cultura céltica, cultura galaica, cultura de Edad del Hierro del Noroeste, etc., que responden a apriorismos o subjetivismos.

La cultura se desarrolló, desde finales de la Edad del Bronce hasta principios de nuestra era, en el noroeste de la península ibérica, dentro de una zona que abarcaría el norte del actual Portugal desde las riveras septentrionales del río Duero, Galicia, las zonas central y occidentales del Principado de Asturias, provincia de León y la provincia de Zamora.

Su característica más notable son los poblados fortificados conocidos como castros, de los que toma nombre, no obstante se desconoce el término original en lengua oficial para definir los castros.

Se desarrolló durante la Edad del Hierro sobre un fuerte sustrato de pueblos directamente ligado al periodo del Bronce Final Atlántico (1200-700 a.-C) el cual se vio pronto mezclado con elementos europeos desde esta edad de bronce. A este competente precastreño se sumaron influencias culturales europeas atlánticas y en menor medida mediterráneas.

Se considera que en el noroeste de la península se hablaba un tipo de lengua celta perteneciente a las goidélicas, denominada actualmente lengua galaica. Algunos defensores de esta teoría se basan también en estudios que afirman que los celtas británicos descendieron de pescadores del norte de la Península.

Fotografías: Gabriel L. Goold

“El Guerrero Atlántico” en el MARQ de Alicante
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8