www.euromundoglobal.com

Opinión:

Diccionario Pandémico

Enviado por José Antonio Sierra (JAS)

jueves 21 de mayo de 2020, 19:28h

21MAY20.- Sostiene Pereira que a cada realidad le corresponde un vocabulario que la denomina, que la disfraza, que la trae, que la lleva y que habla de ella aunque sea bien. Esto es lo que ha pasado con esta situación de epidemia que ha paralizado a medio mundo. Como los medios tienden a los monotemas, igual que antes todo era “el problema catalán”, ahora todo es coronavirus.

Nada se libra: se hacen ERTES por él, se tose por él, se toma la temperatura por él, se lavan las manos por él, se bebe más alcohol por él, se discute por él, se camina con la cabeza gacha por él, se está miedoso por él... Todo se hace por él o para él. Lo demás se ha vuelto opaco.

A la vista de este panorama, Pereira se ha entretenido en recoger las palabras que se repiten estos días. Antes, hasta el miedo se combatía con chascarrillos; en ningún sitio se contaban tantos chistes como en los Velorios. Con este virus no está el horno para bollos y anda el personal más sombrío que . Debe ser que, como le dijo un amigo,”tenemos más miedo que siete viejas”. No sabe muy bien el porqué de siete y no cien o de viejas y no de viejos. Pero el dicho es el dicho y el que lo inventó alguna razón tendría. Que la lengua es muy caprichosa. Así es que, como el virus ha desterrado el humor así como los besos y los abrazos, algunas definiciones, con el debido respeto, se saldrán por la tangente. Que uno está un poco harto de tanta rectitud. Allá van.

Abrazos y Besos: Manifestaciones antiguas que, por su benéfica acción, habrá que recuperar cuando deje de atacar el virus. Actualmente, los besos con lengua y los abrazos muy estrechos están proscritos. Tampoco parece muy estético, besarse con tapabocas o mascarilla. O por detrás, sin mirarse a los ojos. Curiosamente, se habla poco de este problema. Debe seguir siendo tabú.

Áreas de salud: Demarcaciones antiguas, a las que nadie prestaba atención y que ahora han servido para poner en el mapa al pueblo de Muñico y para hacer competiciones sobre el número más bajo de contagios.

Confinamiento: Antes, pena que consistía en obligar a alguien a residir en un lugar diferente al suyo, aunque dentro del área nacional, y bajo vigilancia de la autoridad. Como le pasó a Unamuno en la Dictadura de Primo y a muchos en la de Franco. Ahora, pena de estar en casita propia pero sin salir. Mejor abría que llamarla “encasamiento”. Llámese como se llame, es cosa muy difícil porque “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos”. Covid-19: Bicho, antes llamado coronavirus. Perdió la corona pero siguió jodiendo al personal. Lo del 19, será por el orden de llegada.

Desescalada: Operación compleja porque, si no se ha escalado previamente, ¿cómo se va a desescalar?

Don Simón: Palabra polisémica. 1. Vino peleón. 2. Juego de habilidad. 3. Hombre afable. EPI: Equipo de Protección Individual. Traje marciano y engorroso, esencial para el trabajo sanitario. A veces, no protegieron porque no llegaron a los hospitales. No confundir con Epi, el amigo de Blas, los que enseñaban a los niños “Dentro- Fuera”, “Sí protege-No protege”.

ERTE: Mecanismo para no dejar en el paro a los obreros mientas estén cerradas sus empresas. Después de los ERTES, habrá que tener mucho ARTE para recuperar el buen empleo.

Fase 1: La que va después de la Fase 0 y que ha dividido a España por el bien, eso sí, de los españoles.

Jabón: Producto sencillo e imprescindible en forma de ladrillo que hacían, en la posguerra, las madres y que nadie daba importancia antes de llegar el virus; excepto en África que es un tesoro escasísimo.

Lavarse las manos: Acción de lavarse no como Pilatos, que ocasionó la muerte de un inocente, sino para matar a los virus malignos. Después de lavadas, no deben llamarse Manos Limpias, que es un extraño sindicato. Habrá que ver cuándo es imprescindible “Mancharse las manos” como pedía el filósofo existencialista Sartre.

Mascarillas: También, Tapabocas. Artefacto que, si se coloca mal o es de mala calidad, en vez de evitar contagios los facilita. Sus usadores se confían y no mantienen las distancias oportunas. Lo de poner detrás el adjetivo “social” es una moda actual y extraña, La distancia es la distancia con adjetivo y sin adjetivo.

Peluquerías: Establecimientos que antes no se notaban y ahora se corre a ellas como el árbol tras el perro cuando hay sequía. Ya había exceso de “pelos de dehesa”.

Renta Básica: Mecanismo para que no crezca hasta lo obsceno, el montón de gente que no tiene donde caerse muerta. O sea, que pudiera morir de hambre (como mueren en el mundo millones) y no sólo de coronavirus. A los más pudientes, les repatea la tal Renta Básica. No han explicado si es porque les importan un pimiento las muertes o es porque quieren tener lista de espera de trabajadores o de esclavos.

Residencias: Establecimientos fúnebres. S.A.

Teletrabajo: Modo de evitar el absurdo “presentismo” en las oficinas y el exceso de tiempo perdido en los viajes. Es lástima que haya tenido que venir un virus escondido hace tiempo a mostrar esta evidencia. Los hijos verán más tiempo a sus padres. Pero, no hay que exagerar. De vez en cuando, hay que hacer relaciones públicas. Quizás, dentro de poco, se pregunte: ¿Qué haces, teletrabajas o estudias a distancia?

Test: Pruebas que se han puesto de moda y que nunca llegan a gusto de todos. Hay de varias clases: serológicos, PCR y “masivos”. Antes, los test de tráfico eran los más famosos y se temían como la peste. Ahora, la peste o epidemia o pandemia ha cerrado las Autoescuelas y se ha cargado aquellos test.

Faltan otras palabras como Miedo, Incertidumbre y Futuro. Como éstas van en la esencia del ser humano y son eternas, pueden quedar para otra ocasión. Ahora, es el tiempo de esperar que el balcón se pueda abrir de par en par y que se invente desde allí una mirada nueva. Las crisis cambian la realidad y los diccionarios. Tal vez, también a las mujeres y a los hombres. Habrá que estar al loro para elegir el mejor tren hacia lo nuevo, no a lo de antes, que “nunca segundas partes fueran buenas, excepto el Quijote”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8