www.euromundoglobal.com

Juegos Paralímpicos de Río 2016

El esfuerzo desconocido del voluntariado
Ampliar

El esfuerzo desconocido del voluntariado

Un factor decisivo en la organización de las Olimpíadas: los voluntarios

miércoles 07 de septiembre de 2016, 18:07h
07SEP16 - RIO DE JANEIRO - BRASIL.- Recién llegada a Río de Janeiro tras un largo viaje entre trenes y aeropuertos. Han sido más de 30 horas sin dormir y sin saber muy bien hora, día, ni donde estoy, pero nunca más segura del “título" y destino de este viaje: “Río de Ilusión”.
El esfuerzo desconocido del voluntariado
Ampliar
He conocido durante el largo vuelo a Katarzyna Kacprzyk, voluntaria de los juegos Paralímpicos o, como me explicó ella, “alumna afortunada de un curso intensivo de 10 días (la duración de los juegos) de la capacidad de superación del ser humano”. Esta chica polaca, de aspecto alocado, me ha dado una lección de vida reafirmando mi necesidad continua de seguir haciendo estas “locuras” mías... Y contarlo.


Katarzyna me ha contado un mundo desconocido que gira en torno a las Olimpíadas, el papel del voluntariado y el esfuerzo que se requiere para acceder a él. Dos años antes de cada Olimpíada empieza el proceso de selección del voluntariado, convocatorias, solicitudes, entrevistas... Todo queda cerrado dos años antes. Los requisitos para poder formar parte de este evento no son difíciles de cumplir: ser mayor de 18 años, haber completado los estudios básicos, tener disponibilidad completa durante los 10 días del evento, etc. Le comento que a mí lo que me parece difícil es poder afrontar todo lo que supone ser elegido. Asumir los gastos del viaje y la estancia (la organización sólo cubre el transporte en la ciudad del evento y una comida diaria), disponibilidad de 15 días en los que abandonar tu vida cotidiana. Me ha dejado bien claro que lo difícil es ser seleccionado.

Aquí en Río de Janeiro, en estas Paraolimpiadas, 50.000 personas han sido llamadas entre las incontables peticiones de voluntariado llegadas de todos los rincones del mundo para cubrir las diferentes áreas de trabajo. Es más que evidente que gracias a estos voluntarios la organización puede funcionar de forma adecuada. Lo que me sorprende es que estos voluntarios, que entregan años de su vida a participar, apoyar y posibilitar que este evento pueda seguir adelante arriesgando sus gastos, no tengan su “sitio” y “podium” de reconocimiento. Cuando digo que entregan años de su vida me refiero a los años que muchos de estos chicos se dedican a trabajar y ahorrar para poder asumir los gastos de esta aventura, y a la previsión, demostración de solidaridad y madurez que tienen muchos de ellos. Los hay que con 16 años solicitan el voluntariado sabiendo que en dos años cumplen con el requisito de mayoría de edad.


De pensar que yo no sé ni lo que haré en unas horas me avergüenzo y hago lo único en lo que actualmente puedo contribuir: narrar su historia. Las labores de este equipo humano permanecen invisibles en el día a día de la Villa Olímpica. Atención al público, prensa y comunicación, ceremonias de apertura y clausura, protocolo y lenguas, servicios de salud, tecnología… ¡Una vez los conoces parece que están en todos lados! Creo que conocer a Katarzyna y con ella a muchos voluntarios ya ha conseguido que llegue a mi verdadero destino; “Río de ilusión”.


Un cronista nunca lleva preparado un texto. Vine a conocer a deportistas, a convivir con ellos, pero no voy a mirar hacia otro lado cuando “la suerte” me cruce con personas como Katarzyna. Ellas espero y confío que formen nuestro futuro. Sus palabras hicieron que necesitara asumir, reflexionar, meditar y organizar pensamientos en mi vida... Llegué al hotel, solté mi maleta, no conecté el móvil, paseé hasta Los Agitos en Copacabana, visité el Museo del Mañana, subí al Cristo Redentor, volví al hotel, cené mirando a la playa... Estuve horas asumiendo el impacto visual, captando la pobreza de Río de Janeiro, sus olores, la actitud de los brasileños… sola y sin hablar. Simplemente siendo receptora de emociones y almacenando. Procesando para “resetear” mi cerebro y asumir dónde estoy y para reafirmarme donde quiero estar, qué deseo hacer… y entonces cogí mi teléfono.


Un abrazo. Maica Rivera


(*) Maica Rivera
Escritora de artículos de viajes y turismo. Ha colaborado por largo tiempo en radio, la TV local de Andalucía, revistas de moda, periódicos locales y ha compartido espacio con grandes profesionales de los medios de comunicación de lo cuales ha aprendido –según señala-, los entresijos de este mundillo profesional.
Viajera habitual (e impenitente), le gusta conocer sitios diferentes y empaparse de su cultura, usos y costumbres que posteriormente, vuelca en artículos periodísticos con un sello personal y una visión de “primera mano”. Ha escrito sobre gastronomía, cultura, moda, economía y viajes y cree que la mejor forma de generar progreso es la creación de sinergias entre distintos sectores razón por la cual presta su apoyo entusiasta a proyectos turísticos, arte, moda y sobre todo, cultura ya que una sociedad sin cultura -señala-, está condenado al estancamiento. Maica Rivera reside entre Madrid y Córdoba – Andalucía.


www.maicarivera.com
El esfuerzo desconocido del voluntariado
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8