www.euromundoglobal.com
Protesto, Su Señoría

Protesto, Su Señoría

Por Primavera Silva Monge (*) – desde Santiago de Chile

viernes 02 de septiembre de 2016, 02:00h

02SEP16.- Basta con que a un miembro de la jefatura se le exalten las hormonas con una empleada o dependiente, para que comiencen las caprichosas reuniones sociales en bares o restaurantes, llamadas convivencias laborales, en circunstancias que en ellas no sólo se prohíbe hablar de trabajo, sino que no se deberá ni siquiera mencionar tamaña aberración.

Protesto, Su Señoría

¿Y qué tiene que ver con la mina en la mira? Obvio que se necesita una pantalla. Salen todos juntos, pero en la repartija final es cuando el que manda sale favorecido con un vale otro y en un lugar más íntimo… ¡Para poder conversar, lógico!

De no ser así… ¿Qué sentido tiene el seguir “conviviendo”, después de una jornada de 10 horas con las mismas personas? Si ya se conocen de memoria hasta los gestos. Ni siquiera a la mujer personal la siguen tanto con la atención. Porque claro, con dos horas diarias de concubinato matrimoniado no alcanza para conocerse… ¡Mucho menos para atraerse!

Cómo será de cierto esto que afirmo, que mi propio marido, seguro que por echarme tanto de menos, un mal día me dijo que cuanto más conocía a su secretaria… ¡Más la encontraba parecida a mí! La reacción que tuve, es tema de violencia doméstica y no lo tocaré en esta ocasión, pero así es como se llega con harta facilidad a la infidelidad y al crimen respectivamente.

Todos sabemos que el caracho se arregla generalmente para la exportación. Tanto hombres como mujeres. Estas, por ejemplo, salen de sus casas perfumaditas, disfrazándose delante del propio marido con máscaras faciales y pestañéales más todas esas guarifaifas conocidas, incluso mientras él conduce cual estoico y bien remunerado chofer.

Las mismas “estas” llegan a la oficina con la mejor de las sonrisas y nunca se quejan de cansancio ni se sacan los zapatos con tacones. Cuando salen a almorzar con sus colegas, se les cuelgan del brazo, hacen como que les interesa todo lo que hablan, se ríen hasta con los chistes más fomes y siempre... Escuchen: siempre lo están tasando mientras estos monologan y se preguntan a sí mismas: “¿Cómo me quedaría este gallo como marido”? (como quien mira un par de zapatos en una vitrina) Y así comienzan otras funciones de secretas pasa-películas, tales como los pensamientos de ellos: “¿Cómo será esta mina en la cama?”

La competencia es desleal. La misma minita, cuando llega a su casa, lo primero que hace es bajarse de los tacones, rascarse el chacotero como casi todas, además de sacarse el moco que tanto la molestó delante del jefe. El mismo tipo de moco, que el mismísimo jefe se saca delante de su propia señora, porque total, con ella nadie lo obliga a cuidar la “convivencia”, ni para pantalla. ¿A quién le interesa?

Claro que, así como creer que uno nunca se va a morir, ellos piensan que las compañeras de trabajo siempre de los siempres andan regias estupendas. No como una que está pasada a cebolla, ajo y detergentes, entre otros, además de estar y lucir cansada de tanto empeño en preparar varias, hartas, muchas, gran cantidad de otras cosas para que él se sienta feliz o se vea bonito... ¡Para las otras gallas! Así es este cuento del otro género, el de seda masculina.

Mi marido sale fresquito, hasta saltando se va a su oficina (claro que yo lo molesto harto también) y llega de vuelta, tarde en la noche, arrastrando las patas de cansancio. Para que funcione tengo que echarle una ficha anti estrés, para que por lo menos me hable.

En todo caso, protesto. Mis dos horas diarias de marido, me las quieren usurpar en convivencias de trabajo. Todo porque el jefe no sabe qué hacer con su viudez de verano.

(3 a.m., esperando que llegue el desgraciado)

GLOSARIO

Mina: Mujer, sólo eso. Quizás, mujer atractiva para la cama

Pantalla: distracción para tapar hechos verdaderos indignos de mostrar

Repartija: repartición. Ésta para mí, ésta para ti

Vale otro: derecho a repetición por el mismo precio

Caracho: cara sin maquillar o cara de mal humorada

Guarifaifa: múltiples cosas del mismo tipo

Estas: en este caso, se refieres a las nombradas, a las mujeres

Fome: sin gracia, aburridora

Pasa películas : imaginación de cosas al estilo Hollywoodense

Chacotero: el trasero, culo o poto, donde uno se sienta en sí mismo

Gallas: otra forma de decir minas (las otras mujeres)

Patas: pies del maridito, cuando una está enojadita con él

Desgraciado: marido (en el contexto)

bresa”: como decir obesa.

Guatona: de guata (barriga). Significa con mucha barriga

---------------------------------

(*) Primavera Silva Monge es una escritora chilena, traductora de japonés, ex alumna del prestigioso Instituto Nacional de Santiago de Chile, artesana y socióloga por afición. Sus escritos los redacta referidos principalmente a los temas cotidianos imprimiéndoles una dosis de frescura y cercanía que hacen muy fácil su lectura y comprensión. Su género literario favorito es la novela y el relato o cuento corto.

Estimados compañeros de charla:

Esperamos que en este Baño Público compartamos muchas aventuras y fechorías, que hagamos planes entretenidos, mejoras en el bienestar personal y, por sobre todo, que nos divirtamos en grande. Otras veces solamente se necesitarán consejos o simple contención, por lo que esperamos estar muy cercanos y presentes, contando con el apoyo respetuoso del resto de los lectores y participantes.

Según lo anterior, si considera tener alguna peculiar historia, real o ficticia, ajena o personal, le invitamos a compartirla resguardando debidamente la identidad de los protagonistas o autores.

Cada semana elegiremos uno de estos dramas o comedias para redactarlas, recrearlas y publicarlas de acuerdo a nuestras pautas.

Atentos saludos,

Primavera Silva Monge

NOTA: enviar escritos en formato Word al correo electrónico:[email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

1 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8