Intideoro.flv;150;150
www.euromundoglobal.com

De la Plaza Mayor al Kilómetro Cero

De la Plaza Mayor al Kilómetro Cero
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h

Pasear por Madrid en el mes de diciembre significa ver la ciudad engalanada y lista para recibir la Navidad, los adornos de sus calles y plazas cada vez más vanguardistas y de diseño, a plena luz del día en la Plaza Mayor producen la extraña sensación de estar bajo el mar, al menos a mí me parecen burbujas que suben hacia la superficie, que en este caso sería el cielo.

De la Plaza Mayor al Kilómetro Cero
De la Plaza Mayor al Kilómetro Cero

Como todos los años por estas fechas la Plaza Mayor se convierte en un mercadillo navideño, lo que supone que para todos aquellos que buscáis contemplar con tranquilidad los detalles arquitectónicos de sus edificios y no su ambiente festivo, éste no sería el mejor momento para visitarla.

La Casa de la Panadería está en el centro de la plaza, destaca por su color diferente del resto, su fachada está decorada con personajes mitológicos y ha sido restaurada en varias ocasiones. Su nombre le viene por el hecho de que en la planta baja se encontraba la tahona o panadería principal de la villa y en las plantas superiores los aposentos reales. Actualmente es el Centro de Turismo de Madrid.

Testigo de todo este bullicio y algarabía es la estatua ecuestre de Felipe III, primer rey que nació en la capital, después de trasladarse la Corte desde Toledo a Madrid y que en 1617 encargó el final de las obras de remodelación de la antigua plaza al arquitecto Juan Gómez de Mora. Aunque la estatua fue realizada en 1616,  no se trasladó desde la Casa de Campo a la Plaza Mayor hasta 1848.

La Plaza Mayor tiene nueve puertas de acceso, en la imagen superior se pueden ver al fondo las torres de  la Colegiata de San Isidro en la Calle Toledo, iglesia construida en el siglo XVII y de estilo barroco.

Ya saliendo de la plaza, hacemos un pequeño recorrido por la Calle Mayor, una calle con mucha historia y unida durante muchos años a la monarquía española por ser un recorrido habitual de las distintas familias reales. Sin embargo, hay que valorar Madrid por sí misma y no por quien la representa, porque los reyes, gobernantes y alcaldes cambian o desaparecen para siempre, unos dejando lo mejor de sí mismos y otros lo contrario, pero los lugares o, al menos, las ciudades permanecen en el tiempo, a veces inalterables, otras con cambios en su morfología o en sus edificios y siempre con su propio carácter adquirido a base de siglos de historia.

Retrocediendo hasta la esquina con la calle Bailén, es donde se encuentra el Palacio del duque de Uceda o Palacio de los Consejos, encargado por el primer duque de Uceda, valido de Felipe III y diseñado por Francisco de Mora, se construyó en el siglo XVII en estilo barroco por Juan Gómez de Mora y Alonso Trujillo. En él residió durante sus últimos años la reina Mariana de Austria, viuda de Felipe IV.

Enfrente de este palacio estuvo situada la antigua iglesia de Santa María de la Almudena, que fue derribada junto con otros edificios en 1868 para reformar la calle Bailén y la calle Mayor, donde ahora se encuentra la calle de la Almudena podemos ver una escultura de un hombre asomado a una especie de urna de cristal, que es donde se conservan los restos de los cimientos de esta iglesia, supuestamente construida sobre una antigua mezquita.

Al haberse instalado la Corte en Madrid, la ciudad atrajo a muchos escritores, pintores y eruditos, como Lope de Vega, Cervantes, Quevedo, Velázquez o Calderón de la Barca del que se conserva su casa en el nº 61 de la calle Mayor con una placa que dice: "Aquí vivió y murió don Pedro Calderón de la Barca".

Siguiendo nuestro paseo por la Calle Mayor, si miramos hacia arriba parece que nos están invadiendo pequeños objetos volantes, pero nada más lejos de la realidad, tan sólo son los típicos adornos navideños que hasta la noche no desplegarán su belleza cuando se enciendan sus luces y durante el día resultan extraños artefactos en el cielo de la capital, coronando de lejos las torres de la Casa de la Villa con sus cubiertas de pizarra, la cual fue sede del Ayuntamiento hasta el año 2008, cuando se trasladó al Palacio de Cibeles. Ahora se utiliza para eventos y recepciones oficiales.

Otro edificio interesante es el Mercado de San Miguel, en la plaza del mismo nombre y al lado de la Plaza Mayor, está considerado Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento, es único en su estilo de arquitectura realizado en hierro, se terminó de construir en 1916 y posteriormente se acristaló.
Actualmente la sociedad El Gastrónomo de Madrid es la dueña mayoritaria del mercado y tiene como fin promover su actividad tradicional además de realizar diferentes actividades culturales y de ocio en sus instalaciones.

La Calle Mayor está llena de hermosas construcciones como éstas de arriba, una de ellas es el llamado Edificio Ruiz de Velasco, en su diseño se combina el estilo renacentista con el modernismo del siglo XIX, en la decoración de su fachada se utilizaron motivos naturalistas como flores y tallos entrelazados.
Y llegamos a la Puerta del Sol, plaza de Madrid famosa donde las haya, conocida y visitada a diario por turistas y viajeros de todo el mundo, por supuesto mucho más en estas fechas previas a las fiestas navideñas y durante las mismas.

Presidiendo la plaza aparece ante nosotros La Casa de Correos con su famoso reloj, construido en el siglo XIX por José Rodríguez de Losada, que como todos los años, desde que yo recuerde, la noche del 31 de diciembre nos dará  paso al Año Nuevo a través de sus doce campanadas y las doce típicas uvas, que muchos tomarán en esta misma plaza y otros, la mayoría, las tomaremos tranquilamente en casa con nuestra familia viendo el evento por televisión.
La Casa de Correos es el edificio más antiguo de la Puerta del Sol, se construyó en la segunda mitad del siglo XVIII bajo el reinado de Carlos III, su fachada es de piedra blanca y ladrillo, la puerta principal está formada por un arco de medio punto y rematada por un frontón triangular.

Y llegamos al final del trayecto, al Kilómetro Cero en La Puerta del Sol de Madrid. Esta placa que vemos fue renovada en 2009, la antigua había sido instalada en 1950 y marcaba las seis carreteras radiales de la península, que procedían de los antiguos itinerarios de postas creados en 1720.

Con esta imagen del Árbol de Navidad de este año os dejo mis mejores deseos para el 2014, mucha salud y mucho trabajo para todos aquellos que lo necesitamos.

Quizás también le interese:

De la Plaza Mayor al Kilómetro Cero
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8