www.euromundoglobal.com

España Debe Prohibir la Difusión de "Consejos" (detrás hay vendedores) para Criar a Perjudiciales Cotorras Argentinas

(ante la gravedad del caso, informo a autoridades oficiales, prensa responsable, padres con  hijos pequeños y hogares con ancianos) Noticiario Crítico de Carlos Estrada *  (desde Buenos Aires)

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h
Cotorra argentina (Myiopsitta monachus) prohibida en España (foto de archivo)
Cotorra argentina (Myiopsitta monachus) prohibida en España (foto de archivo)

Esta semana leí en una conocida página web animalista de España, publicidad para tener como “mascota” a la cotorra verde-gris de Argentina (nombre científico: Myiopsitta monachus), enseñando formas de criarla, etc., con aparente vista gorda de las autoridades oficiales que negligentemente dejarían pasar por alto la irregularidad.

Cotorra verde-gris argentina, especie exótica invasora en España (foto de archivo)
Cotorra verde-gris argentina, especie exótica invasora en España (foto de archivo)

Los españoles deben tener cuidado con los animales que compran para sus hijos y muchos comerciantes no tendrían que criar y vender estas aves, porque por su insensibilidad y ambiciones económicas desmedidas extenderán poblaciones creando grave desequilibrio ecológico en el país al ingresar al mercado y hogares una especie exótica que sería de comercio y tenencia prohibida, que competirá en alimento con aves autóctonas (naturales de vuestro suelo), arrasará con sembrados y podría exterminar vida útil que encuentre a su paso, lo que será imparable, sumado a peligros para la salud del hombre.

En Argentina las cotorras verdes son plaga causantes de perjuicios en zonas rurales;también pasan en grupos por el centro de las ciudades (lo cuestiono despojado de fanatismo e inclinado a lo científico, más allá del amor que tengo por todos los animales). Sin ir más lejos, nuestras ratas, hormigas y otros animales dañinos han proliferado en lejanos países y originado problemas incontrolables.

Los loros pueden pasar una enfermedad que en numerosos casos deriva en muerte del ser humano, excepto el diagnóstico llegue a tiempo y los médicos receten un antibiótico eficaz.

Psitacosis (propia de los psitácidos) es una enfermedad causada por una bacteria conocida como Chlamydia psittaci de rápida incubación; los loros que la padecen tienen diarrea, casi no comen, aparecen secreciones respiratorias y en sus ojos, su aspecto no es bueno (hay animales portadores “sanos” que contagian y no presentan síntomas del mal), mientras que las personas  enferman por aspirar materia fecal seca o por secreciones del animal trasladadas por el aire, igual el polvo de las plumas. Indicadores: tos, fiebre, dolores de cabeza, escalofríos, fatiga, decaimiento, a veces ictericia (piel amarilla), alteraciones de la percepción, aumento del bazo e incluso neumonía. Todos los casos no son iguales.

La terminología relacionada con la clamidiosis aviar es algo confusa -dicen los científicos-, es decir, el nombre psitacosis se refiere a la infección en aves psitácidas y el de ornitosis al agente epidemiológico en aves no psitácidas, pero posiblemente lo correcto sea llamar a los dos casos clamidiosis de origen aviar porque actúa la misma cepa (C. psittaci),  enfermedad que puede atacar aves y mamíferos, siendo el proceso natural el mismo y en humanos sería conocido como psitacosis-ornitosis, distinción innecesaria por ser cepas iguales y "de contagio muchas veces desconocido y casi nunca confirmado", salvo se conozca la fuente, por eso es preferible decir clamidiosis humana de origen aviar.

Conviene usar barbijos para limpiar jaulas, evitar aspirar materia fecal seca, no ensuciar la ropa en esas tareas, no tener a los loros y cotorras encima o caminando sobre las camas, almohadones, sillas y mesas. Diariamente deben ser higienizados con guantes los habitáculos y luego igual lavar brazos, manos y uñas con agua, jabón común y cepillo.

En la década del ´60 llegaron las cotorras argentinas a España y se habrían encontrado grupos estables en la Costa andaluza y zona urbana de Barcelona. Hace cinco años contabilizaron aproximadamente 2.000 ejemplares en Cataluña y alrededor de 1.500 en Barcelona, números que han crecido y presuntamente ampliaron hábitats naturales.

Según informes, en el 2007 el Departamento de Medio Ambiente autorizó por primera vez la caza de estos psitácidos exóticos, aparentemente la lista se publicó en el Boletín Oficial del Estado y fue aprobada el 11 de noviembre por el Consejo de Ministros.

Sepan disculpar si en algo no soy preciso porque se trata de disposiciones de un país europeo, mis archivos muy grandes y me resulta difícil encontrar fechas, reglamentaciones, etc.

El Real Decreto llevaría N° 1628 / 2011 y su aprobación sería del 14 de noviembre, quedando prohibido en España su introducción (cotorras Myiopsitta monachus) en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio (incluyendo animales muertos). Las mencionadas aves figuran en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

Las normas vigentes hablan de “sanciones para el incumplimiento” ¿cómo se explica entonces promociones y/o consejos de crianza de cotorras argentinas en conocida página web animalista, vendedora de todo tipo de especies?  Aunque lo nieguen con ligereza, esto incentiva la tenencia en cautiverio de la especie considerada invasora (lo que deberían desalentar) y no hacer crecer la demanda, asunto que dejaría dinero a las partes, aprovechado por inescrupulosos criadores y seguramente centenares de animales se fugarían de los hogares todos los meses en España (algo imposible de evitar en el manejo de aves que hacen los niños) y desde centros de crianza, lo que contribuye al crecimiento perjudicial de poblaciones de cotorras.

Espero que los medios de prensa ayuden a difundir mi alerta y autoridades oficiales recojan el guante y se pongan en campaña para evitar desequilibrios ecológicos y peligros para la salud de la población española.

Hace varios años, con órdenes judiciales y apoyo de personal policial de civil de áreas de Investigaciones hicimos numerosos procedimientos contra proveedores de loros barranqueros de la caza furtiva que primero eran llevados a una provincia donde no habitaba la especie y desde esa zona, para no despertar sospechas, los

 sacaban en camiones hacia la provincia de Buenos Aires, destinados a ferias públicas, veterinarias y pajarerías, consiguiendo incautar varias decenas, hasta que dos años después llegamos al acopiador clave en Capital Federal, que en un depósito disimulado y protegido de ruidos, alojaba en el peor hacinamiento a 525 ejemplares listos para salir al mercado negro y 30 estaban muertos, detectándose casos de psitacosis. De inmediato hice pública un alerta en reportajes y cables de prensa (autorizado por los que ordenaron el procedimiento), máxime que la principal boca de expendio era una conocida feria pública avalada por la Municipalidad y protegida por pesados punteros políticos, lugar muy grande donde durante tres años, de manera desinteresada, secuestré centenares de especies (amparadas por por convenios internacionales) del tráfico ilícito interprovincial y de actos de contrabando, con decenas de demorados, operativos con apoyo de la División Perros, Cuerpo Guardia de Infantería, tres ómnibus policiales, varios de patrulleros y más de 80 hombres uniformados -en algunos casos- para rodear el parque porque las autoridades de las direcciones de Fauna estaban sospechadas de connivencia y corrupción (hechos de permanente trascendencia internacional desde el diario inglés “The Buenos Aires HERALD” y cables al exterior de AFP) y rápido salieron al cruce con declaraciones falsas algunos sinvergüenzas que han vivido siempre del dolor animal y de actos delictivos en perjuicio de la fauna; por ejemplo, el descarado "representante" del grupo de traficantes, un cobarde puntero político escudado en bandas, negó el peligro de la psitacosis, diciendo que ellos “estaban oficialmente autorizados para vender esos loros que previamente revisaban” (?), sin mencionar fauna vulnerable arrancada al patrimonio nacional, animales de contrabando y hasta perros y gatos amontonados en jaulas al sol (los que morían los tiraban detrás de los puestos).

Las autoridades de Salud Pública miraron para otro lado y tiempo después el titular de Explotación Comercial de Fauna y el Director de Recursos Naturales de la provincia fueron alejados de los cargos por mis denuncias en varios casos parecidos y también el director nacional de Fauna fue separado del puesto por mis denuncias por diversos ilícitos con fauna vulnerable de extinción "tolerados" en aparente combinación con algunos funcionarios del cuerpo de inspectores (ver diario " La Razón " del 4 de mayo de 1989 y centenares de publicaciones entre 1987 y 1993), pero lo más triste fue que poco tiempo después esa feria adquirió con impunidad otra partida de loros (especie no protegida pero prohibida por Salud Pública) y una señora embarazada y su niña compraron aves en el lugar, enfermaron y murieron en un hospital público contagiadas por psitácidos portadores, lo que tomó estado público.

Durante varios meses ocurrieron desgracias en la provincia de Buenos Aires (tengo abundante documentación archivada en el estudio jurídico) por la compra de loros y cotorras en pajarerías y a vendedores ambulantes.

Hechos como los relatados ocurren cuando hay corrupción oficial, pero como España es una sociedad más avanzada -aunque también tenga funcionarios que el pueblo cuestiona por diferentes motivos-, deben impedir de inmediato la crianza, venta y tenencia de cotorras argentinas y aplicar severamente las normas legales vigentes en la materia, sin tolerar que conocida tienda animalista publicite el "mascotismo" de especies invasoras y peligrosas para la salud pública.

No olvidar que los niños, embarazadas y ancianos son los más vulnerables, entonces estas cotorras deben pasar por estrictos controles veterinarios (profesionales especializados) y paralelamente el Estado debe vigilar, regular o impedir la publicidad, exhibición y venta de la especie, prestando mucha atención a los peligros futuros que van a ocasionar las poblaciones en libertad, máxime que no tienen depredadores naturales y se multiplican de manera sorprendente.

Estas aves de tamaño chico, ruidosas y simpáticas son buscadas porque aprenden a decir algunas palabras, sus picotazos producen heridas muy profundas, rompen todo lo que tienen cerca y viven más de 20 años en cautiverio y la mitad o menos en libertad. Son naturales de Argentina y de algunos países sudamericanos limítrofes.

-------------------------------------------------------

CARLOS ESTRADA *escritor, periodista de investigación, proteccionista independiente con rescates de reiterados millares de ejemplares de diversas especies, con decenas de certificaciones oficiales y científicas y máximos reconocimientos internacionales, iniciado con científicos de áreas oficiales de distintas especialidades, experto en asuntos caninos, equinos y comportamiento de la fauna salvaje, con muchos trabajos publicados. Documentada trayectoria pública desde 1970.

Buenos Aires, Argentina, 7 de noviembre de 2012.

Nota: las fotografías copiadas por el autor podrían tener defectos, pero no pierden valor como documento ilustrativo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8