www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan…”

Fernando Grande Marlaska e Irene Montero

Por Germán Ubillos Orsolich
miércoles 30 de noviembre de 2022, 16:26h

30NOV22 – MADRTID.- Mi amplia experiencia humana como jurista, escritor y ciudadano, me llevan en esta circunstancia política actual a inmiscuirme en un campo en el que no solo no suelo frecuentar, sino que además no gusto hacer.

Hecha esta salvedad quiero referirme a los Consejos de Ministros de los que he sido testigo en mi vida personal, desde los pertenecientes al Antiguo Régimen, hasta los actuales de la democracia.

Todos los Consejos de Ministros que recuerdo han tenido un carácter político en mí país, al menos en su origen. Imagino que también en otros se ha venido dando gran importancia a la amistad.

Escribes en tal periódico porque eres amigo del director del mismo; editas en tal editorial porque conoces al editor o a su familia; formas parte de un círculo de escritores porque respiras un semejante aroma identitario con su fundador o el suministrador de fondos de ese mismo grupo; te codeas en vacaciones con amigos de la misma promoción o de otras, pero de idéntico signo universitario o académico; tomas copas con mujeres y hombres de tu misma clase social; procuras educar a tus hijos de forma afín a tu ideología; tienes mayor afinidad con el grupo de personas de tus mismas creencias religiosas, etc.

Dicho esto y salvada mi afición incluso por el club de fútbol del que me siento unido, desearía comparar mi juicio acerca de dos ministros del mismo Consejo actual del presidente Pedro Sánchez.

Cuando estudié la asignatura de derecho político en mis años juveniles, recuerdo a un profesor que nos decía que todo buen político debe saberse desayunar con un sapo crudo todas las mañanas. Fue ésta una frase que no solo he olvidado, como tantas otras, sino que no hubiese podido olvidar aunque lo hubiese querido.

Comparar por todo ello a Irene Montero Gil con Fernando Grande-Marlasca me parecería injusto además de frívolo, pero al tratarse de medios informativos en los que colaboro en mi calidad de autor que no de periodista, me gustaría manifestar mi sentimiento en relación con ambos.

Soy víctima de la tendencia educativa muy actual de educar en los sentimientos y no en la razón. Esto en el tema espinoso de la felicidad personal, y que se basa actualmente en el bienestar y en el confort, más que en el espíritu crítico de mis años juveniles, y en la búsqueda de la verdad.

Sócrates decía “la verdad os hará libres”. Y no, el confort, el bienestar y el dinero os hará felices.

Como Sócrates, Platón y Séneca, buscaron siempre la verdad aunque su defensa no les proporcionara precisamente el bienestar físico o psicológico.

Cristo murió en éste mundo crucificado y Sócrates o Seneca bebieron la cicuta perseguidos cruelmente por sus sanguinarios perseguidores. No digamos Julio César.

Tanto Irene Montero como Frenando Grande- Marlaska tienen ahora y desde hace tiempo perseguidores implacables que no solo pretenden que les expulsen de sus asientos curiles – en frase de Anson – del Consejo de Ministros y no digo de ministras, que en realidad lo son y en cantidad, porque ya no sé a ciencia cierta cómo nombrarlo.

Pero personalmente me dolería más la aniquilación política de Grande Marlasca que la de Irene Montero; porque, de ahí mi supuesta miopía, antes de ser nombrado el primero ministro del gobierno de España, ingresó por oposición en la carrera judicial, fue juez de primera instancia de Cantabria; Presidente de la Sección Sexta de la Audiencia por Vizcaya; posteriormente de la Audiencia Nacional por Madrid tras ser magistrado por la misma; Vocal del Consejo General de Poder Judicial; antes Diputado por las Cortes generales por Cádiz; y finalmente Presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, eso sin contar a las personalidades y casos espinosos que tuvo que juzgar durante su extensa y prolija carrera, y antes de ser nombrado Ministro del Interior del Gobierno de España.

Por su parte Irene Montero Gil tiene en su haber ser Licenciada en psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y miembro destacado de partido denominado “Podemos”.

Ambos pretenden ser expulsados de sus escaños en el Congreso de los Diputados y lo que es más reprobable en sus vidas privadas, cosa por otro lado muy propia de éste mi país, aunque quizá también lo sea en otros semejantes.

Puestos a elegir me quedo con Grande-Marlasca aunque yo no soy homosexual; sencillamente por su capacidad, por su preparación académica y por sus méritos.

Dicho esto no digo más, pues es como comparar un pequeño cubito de hielo en mi vaso de whisky con el “Titanic”, aunque claro está si ese hielo creciera y creciera no solo en mí vaso sino también en el corazón de muchos españoles, podría llegar a hundir el gigantesco “Titanic” de Fernando Grande-Marlaska.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(3)

+
2 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8