www.euromundoglobal.com
María Bernaldo de Quirós, primera mujer aviadora en España. Conferencia de Pilar de Arístegui en el Círculo Orellana
Ampliar

María Bernaldo de Quirós, primera mujer aviadora en España. Conferencia de Pilar de Arístegui en el Círculo Orellana

Por Julia Sáez-Angulo
sábado 28 de mayo de 2022, 16:58h

28MAY22 – MADRID.- María Bernaldo de Quirós fue la primera mujer piloto civil en España y sobre ella versó la conferencia de Pilar de Arístegui, que tuvo lugar en el Instituto Cervantes de Madrid, bajo el título “Volar fue mi vida”, dentro del ciclo “Españolas por descubrir”, que sostiene el Círculo Orellana. Esta sesión era la número 53 de esas vidas sobre españolas singulares, que se han recogido ya en un primer libro editado por Orellana, al que seguirán otros, hasta completar todos los nombres femeninos que se han glosado en el citado ciclo.

Letizia Espinosa de los Monteros, presidenta del Círculo Orellana, abrió el acto para presentar a la conferenciante Pilar de Arístegui, quien hizo un recorrido por la vida singular de María Bernaldo de Quirós Bustillo (1892-1983). Al final del acto intervino en pantalla su sobrino nieto Jorge Bernaldo de Quirós y Trillas, también piloto de aviación militar, autor del libro “La dama del cielo” (2021), editado por Homo Legens.

En el acto estuvo presente Yolanda Gasso, la primera mujer, aviadora militar española en los 90.

“La memoria de la mujer no empieza en el siglo XX”, recordó Arístegui al comienzo de su exposición y subrayó “los pasos robados en el camino de la Historia de muchas de esas mujeres”. Como toda pionera, María Bernaldo de Quirós se encontró con que no había precedente y requería tenacidad para conseguir su propósito. Recordó la infancia en Asturias en medio de una familia aristocrática y la pérdida del esposo y dos hijos pequeños de María (“la muerte vino a buscarlos a la cuna”, dijo la futura aviadora), algo que sin duda la marcó su vida, si bien supo sobreponerse a este duro infortunio.

“Frente a la barrera de los hombres, la libertad tiene un precio”. María lucho contra toda objeción y obstáculo, cuando quiso ser piloto e ingresó en la Escuela de Aviación de Getafe, una vez que se separó de su segundo marido cuando vivían en Ciudad Rodrigo y se fue a vivir sola a Madrid. Su deseo de volar nació después un aterrizaje de emergencia de tres aviones militares en Ciudad Rodrigo y su esposo, alcalde del municipio, dio alojamiento a los pilotos. María se interesó por la idea de volar al hablar con el capital Antonio Rueda y cuando supo que ninguna mujer lo había hecho en España, se propuso ser la primera en hacerlo.

José Díaz de Lecea y Julio Ruiz de Alda fueron sus mentores en el aprendizaje de vuelo -no sin dificultades varias en el deseo de formación de María en la Escuela, cuando más de uno creía que se trataba de un capricho femenino- hasta que obtuvo la licencia de la Escuela Nacional de Aeronáutica en 1928, tras un examen brillante. Toda pionera requiere tesón y formación destacada, insistió la conferenciante al referirse a María. Y su empeño llegó tras ver que, en su matrimonio, “la vida se marchitaba día a día”.

“Ser pionera conlleva responsabilidad para seguir adelante, pese a las dudas propias y dificultades u objeciones de los otros.”, señaló Arístegui. María Bernaldo de Quirós vivió un momento en que las proezas de la aviación se sucedían, como el vuelo del Atlántico desde España por Ramón Franco y viceversa.

“Volar, el viejo sueño de la humanidad, concebido por la mitología y llevado a cabo por hombres y mujeres se hizo realidad y destino en el caso de María Bernaldo de Quirós”. Durante la guerra civil española de 1936-39, María hizo vuelos de socorro y reconocimiento sobre el territorio de ambos bandos. Incluso se dice que llevó a cabo misiones secretas. El general Kindelán no le permitió se piloto ser piloto militar por el hecho de ser mujer.

La Escuela de Aviación quiso hacerle con el tiempo un homenaje, pero ella no aceptó. “Es demasiado tarde”, dijo. María fue amiga de intelectuales como Cesar González Ruano, Ramón J. Sender o Camilo José Cela.

Los finales rara vez son gloriosos y la soledad acompañó a María Bernaldo de Quirós cuando era una viejecita respetable. “Mi presente apenas en la espera de mi último vuelo”, dijo. Arístegui termino citando a Lope de Vega: “Hice lo que pude/ Fortuna hizo lo que quiso”. Murió tras un accidente doméstico, cuando estaba sola en casa.

Jorge B, de Quirós señaló, en su intervención por pantalla, la fuerza y resiliencia de María B de Quirós para llevar a cabo su empeño como aviadora, una mujer que ya antes amaba las motos y automóviles y como fue una profesional que se anticipaba, dejando constancia escrita, a posibles emergencias o campos de aterrizaje, algo que hoy se recomienda en el aprendizaje. Recordó su afirmación: “Que se vayan acostumbrando los hombres, que las mujeres servimos para algo más que bordar”.

Iberia dedicó un Airbus a nombre de María Bernaldo de Quirós.

En el coloquio intervino el profesor Juan Manuel Riesgo, director de “La Conquista Española del Aire” y recordó el hermoso cuadro de María B. de Quirós en el Museo del Aire de Cuatro Vientos. Elogió la conferencia de Arístegui y su “habilidad para sobrevolar por las aguas procelosas de algunos episodios de la vida de la aviadora” y señaló el triste desaire que la piloto hizo al aviador José Antonio Silva, cuando este y su equipo, contra viento y marea, organizaron un homenaje a la primera piloto de España, pero ella lo rechazó.

En privado, el profesor Riewsgo desmintió los atribuidos amores de María y Lecea, por cuanto a este último nole interesaban precisamente las mujeres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8