www.euromundoglobal.com

Opinión: “Es MI Sentir...”

Mujeres qataríes (imagen de referencia)
Ampliar
Mujeres qataríes (imagen de referencia)

Solo una sería suficiente

viernes 14 de enero de 2022, 02:14h

14ENE22 – MADRID.- La curiosidad y el jolgorio vecinal, me hizo mirar los resultados de algunos encuentros de fútbol, y saber cuales son las selecciones que participarán en el mundial de este deporte que se realizará en Qatar el próximo año. La verdad es que las escenas me hicieron pensar mucho e incluso tratar de comprender algo, que para mí, antes, durante y después de estos resultados e imágenes me sigue siendo complicado poder aceptar y comprender.

Sabemos que los seres humanos tenemos algo dentro de nosotros, que nos hace comportarnos de tal forma que muchas veces ignoramos en forma voluntaria o premeditada, lo que nos rodea. Por ejemplo, en este deporte algunos jugadores, ganan anualmente lo mismo que ganarían en conjunto, en un año 5.000 trabajadores, (fontaneros, médicos, albañiles, profesores, electricistas, enfermeras o repartidores de comida), Pero como los clubes son instituciones privadas y los salarios los fijan ellos, no se comete ninguna ilegalidad, si se comete un acto vergonzoso, sucio y déspota, no solo por el dinero que reciben sino por la forma en que esto se populariza. Vemos a estos bien pagados enseñar coches de lujo, aviones privados, yates y estancia en hoteles de muchas estrellas, incluso alguno ha evadido impuestos, sin que se pueda comprender esta inmoralidad, dado lo que ganan, ya que los trabajadores citados anteriormente, no evaden impuestos y si deben algo, no tienen ninguna posibilidad de “llegar a un acuerdo con Hacienda” sin olvidar que los medios de comunicación enseñan banquetes y fiestas donde no se limita nada, mientras que seguramente miles de televidentes solo tienen en el estómago, mientras miran el televisor, un café y una tostada con margarina.

Me recuerda a la aristocracia francesa que permitía que el pueblo hambriento se acercara a las rejas de los palacios a oler lo que ellos comían. ¿Que fue lo que más me impactó de los festejos por la clasificación tanto de España como de otras selecciones europeas y de América latina? La ignorancia colectiva. Vi cómo miles de mujeres gritaban alborozadas, en el campo de fútbol, en la calle reían, se abrazaban y brincaban, demostrando una enorme alegría por la clasificación. Y fui testigo de una curiosa anécdota, al bajar a comprar algo que necesitaba, me topé con un grupo de personas que comentaban y festejaban este suceso, decía uno: No nos importa hipotecar el piso durante 10 años, conseguiremos el dinero como sea, pero nos vamos a Qatar.- y una chica lo abrazaba sonriendo y le besaba en los labios, imagino era su novia o su compañera. Y así escuché otros comentarios muy parecidos. También en las pantallas televisivas enseñaban a algunos famosos de este deporte en compañía de algunas jóvenes damas sobre la cubierta de un yate, disfrutando del sol. Otro deportista celebrando un cumpleaños en una playa privada, también en compañía de amigos, de otros futbolistas y mujeres que denotaban en el rostro una completa felicidad por la clasificación. Pero lo que quiero destacar es, ¿saben estas personas donde se desarrolla esta competición? Creo que muchos y muchas solo han escuchado el nombre Qatar. Pues si, es en un país llamado Qatar, que vive de la extracción de petróleo, un lugar muy moderno y donde los dueños tienen dinero suficiente para terminar con la pobreza en el mundo, pero esto tampoco es tan importante que los “viajeros futbolizados” lo sepan, lo importante que tienen que saber es que van a la cárcel más grande del planeta, en ese lugar de la tierra y en otros adyacentes se confunden la tortura con la cultura, el mal trato con la esclavitud, hay millones de mujeres prisioneras en esos lugares y esto se lo comento a las damas que acompañaban a los famosos deportistas, en esa zona del planeta, las mujeres no pueden carcajear, no pueden estar sobre un yate tomando el sol, cubriendo el cuerpo con solo un bañador, no se pueden maquillar, no pueden conducir un automóvil, tampoco pasear en bicicleta, ni opinar en política, ni estudiar. Pueden caminar por las ciudades completamente cubiertas por velos, vestidos y pañuelos que les cubren desde la cabeza hasta los pies, y con el rostro cubierto tienen una mirilla como una reja de celda carcelaria, por donde miran por donde caminan. Solo sirven para quedar embarazadas, tener muchos hijos, de preferencia varones, ya que las niñas recién nacidas causan amargura en los padres, no se pueden negar a mantener relaciones sexuales, y si una al cumplir los 12 años es “descubierta” por un hombre, debe casarse, sin poder decir si está de acuerdo. Entonces me sigo preguntando, como es posible, que ninguna de estas damas que aparecen sonriendo, brindando, luciendo el cuerpo, haya tenido la valentía, la honestidad o la decencia de gritar ¡nosotras no vamos a Qatar! Como es posible, repito que un hombre que dispone de todas las comodidades que sueña la mayoría, no haya tenido la hombría de decir ¡yo renuncio a participar en la selección! ¡yo no puedo ir a un lugar donde se mal trata a las mujeres! ¿Donde están las asociaciones de mujeres que organizan marchas en el centro de las ciudades, que aun no dicen nada? Las mujeres y hombres que sueñan hipotecar el piso, no tienen algo de conciencia y renunciar a participar en este circo.

Escuché una vez decir que países como Suecia, Holanda, Noruega, Inglaterra, Italia, España y la casi totalidad de las clasificadas, son países modernos, con un alto grado de cultura, de respeto y de pregonar lo que es la justicia. Que son naciones donde el respeto a la mujer se escribe con mayúscula, donde todos los seres humanos son iguales, donde todos y todas tienen los mismos derechos, pero hasta hoy, nadie ha dicho una palabra. ¿Qué dicen las mujeres que ocupan cargos en estos gobiernos o tendremos que pensar que ya tienen asignada una lujosa suite en un hotel de cinco estrellas? Ojalá las mujeres de estos y otros países piensen si podrían sobrevivir con tan salvajes limitaciones. Incluso en América, donde se dice que aun perdura el romanticismo, el adorar la belleza y la reverencia, la caricia y la sonrisa a las mujeres, también hasta hoy guardan silencio. ¿Será que algunas mujeres quieren viajar a ese país para traer fotografía de un bulto que camina con dificultad, cubierto de ropa de pies a cabeza, con una mirilla en los ojos y que nosotros conocemos como una mujer?

Los que mandan o dominan este negocio del fútbol, cuelgan medallas, balones de oro, copas y otras distinciones a los que consideran los mejores, ¿qué pensarían estos beneficiados si mientras ellos brindan, ríen, disfrutan de licores, manjares y otras delicias, su esposa o novia permanece recluida dentro de la cárcel-hogar sin poder opinar, disfrutar, celebrar como cualquier ser humano? Si un solo futbolista tuviera un poco de honestidad y orgullo y gritara su rechazo a este encuentro, estoy seguro que las mujeres de todo el mundo le felicitarían, sería como una pequeña gota de agua que podría rebalsar un vaso donde se esconde la libertad y el derecho a pensar y opinar He visto campañas algo risibles y sin ningún efecto en los medios de comunicación, alertando contra el mal trato, son campañas que no surten ningún resultado positivo, tal vez se realizan, para gastar el dinero que se incluyó en los presupuestos. La verdad todo esto me parece sucio, asqueroso, injusto, hipócrita y falso.

Ojalá lo antes posible alguna asociación, algún colectivo, o cualquier grupo de mujeres, incluso una sola mujer que salga a la calle y grite que este mundial de fútbol va a ser como un paseo de turistas por el zoo donde todo lo que vemos está tras una reja de hierro, donde las mujeres de ese lugar nacen, viven y mueren con una rejilla ante los ojos. Por eso este escrito lo titulé: Sola una sería suficiente. Me refería a una voz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8