www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan…”

¿Por qué ella sucumbió y yo no? (Sexto y último capítulo)

  • A Sera, a Elena, Aurora, a mis padres Germán y Angelina; a Carolo, a los doctores Carlos Carbonell y Enrique Otero Mestre, y a tantas personas que me quisieron entonces, que se preocuparon por mí y colaboraron estrechamente en el milagro de mi supervivencia.

Por Germán Ubillos Orsolich
martes 28 de diciembre de 2021, 02:37h

28DIC21 – MADRID.- La salida de un depresión endógena del tamaño de la que sufrí en la década de los setenta, ochenta y parte de los noventa del siglo ya pasado no es tarea fácil, se necesita mucha suerte, mucho tesón, mucha capacidad de reflexión y de distanciamiento, y amar la vida con locura como yo siempre la he amado.

También la ayuda del “Mundo de lo Invisible” que se encuentra más allá de lo que llamamos la muerte, pues estoy convencido que Verónica Forqué tiene ahora el consuelo y la paz que no ha tenido en este mudo, solo que el inefable Ser invisible tenía dispuesto en mi caso colaborar con aquellos que tanto me querían - algunos de los cuales aún están por aquí dando vueltas -.

Las medicaciones, pastillas, sueros, el psicoanálisis, el viejo electrochoque, el conductismo, la psicoterapia, las curas de seño y demás remedios, son inventos algunos de los cuales muy eficaces para darle tiempo al paciente a darse cuenta de lo que le pasa, pues es él y solamente él quien deberá poner remedio a sus males.

Para las cosas verdaderamente importantes estamos solos, pues ontológica y metafísicamente somos una unidad diferenciada de alma y cuerpo independiente de todos los demás.

Podemos hacer el bien y el mal a los otros, o hacérnoslo a nosotros hasta a veces destrozarnos. Fasbinder, Romy Schneider, Judy Garland, Marilyn Monroe o Michael Jackson fracasaron en lo más importante en esta vida: Sobrevivir. La fama y el dinero les sirvieron de muy poco pues lejos de darles la felicidad fueron aplastados por ellos.

La fama genera una soledad terrible que yo conozco bien y que no se la deseo ni al peor de mis enemigos. La moraleja, si tiene alguna ésta breve serie de confesiones personalísimas, es la de decirles que si comienzan a sentirse mal que se detengan y que piensen si realmente son felices, y si algo les perturba o les hace dudar piensen que quizá sea preciso rectificar o modificar algo su trayectoria personal, sus proyectos y su ambiciones, no vaya a ser que una de esas ambiciones o proyectos se trasfigure en esa dama de capa negra y guadaña que pintan los cuadros de la escuela flamenca.

Bien, y nada más. Hoy día de Nochebuena, que festeja rememora la “historia más grande jamás contada”, yo diría que imaginada, la del hacedor del Universo visible, que se hace humano por amor a nosotros en forma desmedida, también les deseo a vosotros queridos lectores y lectoras lo mejor en este año 2022 que va a comenzar.

(Germán Ubillos-24DIC21)

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8