www.euromundoglobal.com

Opinión: “Es Mi Sentir...”

Celebración de "Fiestas Patrias" en algún país sudamericano (imagen de referencia)
Ampliar
Celebración de "Fiestas Patrias" en algún país sudamericano (imagen de referencia)

¿Fiestas patrias?

miércoles 18 de agosto de 2021, 00:10h

18AGO21 - MADRID.- Quería escribir estas palabras hace algún tiempo, pero lo fui dejando porque no quería que coincidiera con algún acto reciente y se prestara para críticas o que alguien se sintiera ofendido. Lo que quiero decir es algo que viví hace algunos meses.

Me invitaron a una fiesta donde se celebraba el día de la independencia de un país. Lo agradecí y lo acepté pero antes, me quise documentar o conocer algo más de ese país, para poder opinar y participar. Busqué por todos lados, libros, revistas, diccionarios e internet y a medida que me informaba más crecía en mí la sorpresa. Las celebraciones eran prácticamente iguales en todos los paises.

Los famosos padres de la patria, nunca o en pocas ocasiones habían disparado un solo tiro o habían conocido el campo de batalla, quienes sí lo habían hecho y habían muerto lejos de sus hogares, eran campesinos, mineros, obreros sin trabajo, presos "perdonados" y otros que pertenecían al ejército. De los muertos por defender esa llamada patria, nunca más se supo, ni sus nombres, ni de su viuda, de los huérfanos, nada de nada. Sin embargo los "altos mandos" esos que nunca dispararon y no enviaron a sus hijos a "defender la patria", ellos sí recibieron condecoraciones, medallitas de oro, honores, páginas en la historia y alguna calle con su nombre. Todo un preparado circo con muertos inocentes. También encontré en un libro que los descendientes de esos gloriosos y valientes altos mandos formaron núcleos que dieron origen a la aristocracia de ese país, dueños de grandes extensiones de tierra, accionistas de bancos, empresarios, y con hijos en las fuerzas armadas ocupando lugares destinados a los de alta graduación. Es decir los campesinos asesinados del bando que fueran, alguien los mató, esos quedaron sin tierras, sin trabajo, sin medallitas de oro, sin figurar su nombre en una calle y sin poder protestar.

Entonces la aristocracia y el poder militar idearon una forma de perpetuar sus fortunas o de aumentarlas, y en complicidad con la iglesia y otras repugnantes sectas religiosas, decidieron inventar una historia además de la de un tal Dios y enseñarla en los colegios; así los niños crecerían creyendo que existe una tal patria. Que existieron héroes, patriotas valientes y hombres que murieron por defender esa patria. Y en esta historia que se cuenta en muchos países, siempre quienes la escriben dicen que sus soldados fueron los victoriosos y que los "otros", fueron cobardes. Cada batalla tiene un nombre y también un héroe, y es narrada como un cuento infantil, los valientes eran menos pero más valerosos, tenían menos armas pero amaban más la patria, asi llenan libros y libros.

Después organizaron las llamadas fiestas patrias y aquí es donde encontré los comportamientos más extraños. En mi tierra las autoridades daban casi una semana de vacaciones a los trabajadores, les pagaban una llamada gratificación de fiestas patrias y los grandes centros comerciales llenaban los periódicos y cadenas de televisión con publicidad algo absurda: -En estas Fiestas tienes que estrenar un traje nuevo.- Zapatos nuevos y estrenarlos con orgullo patrio.- Y la mayoría de la gente gastaba de inmediato ese poco dinerito en comprar lo que fuera. Dependiendo la ciudad se reunían en un determinado lugar y ahí bailaban, comían, se emborrachaban, peleaban, insultaban a un país vecino, gritaban que ellos eran los más valientes. Mientras en las altas esferas económicas se restregaban las manos de alegría, el dinerito entregado a los trabajadores, el lunes nuevamente estaría en las bóvedas del banco y en las cuentas de los patrones, ya que ellos eran los dueños del licor, la carne y todo lo que el pueblo come. Así hasta el próximo año, sin olvidar que muchos celebradores permanecían presos por dar un cuchillazo a otro patriota, por dar una paliza a la compañera o por participar en una violación, que cada año son muchas.

Dije que al leer los libros de historia encontré algunas curiosidades y quiero contarlas: estamos en Europa, somos miles los que aquí encontramos una sociedad más justa, un servicio médico altamente cualificado, aquí podemos decir lo que pensamos y opinar libremente dentro de unos límites permitidos. Y la curiosidad estuvo en la fiesta que fui invitado, cuando ya la comida estaba terminada y muchos amantes de la independencia de la patria, tenían en el estómago muchas cervezas, alguna botella de vino y bastantes copas de licor, fue cuando comenzaron a levantar la voz: ¡Brindo por mi patria querida! ¡Brindo por la tierra más hermosa del mundo! ¡Brindo para que nuestros valientes soldados sigan matando a los cobardes vecinos! ¡Por mi patria yo doy mi vida! y así muchos brindis por la misma razón. Y yo me preguntaba ¿Es digno de un hombre brindar por esa llamada patria que está totalmente vendida a multinacionales?, que les negó el pan obligándolos a mendigarlo en casa del vecino es decir en otro país, a ser conocidos como inmigrantes, ¿Es necesario brindar por esa patria con políticos corruptos, que nunca nos dieron la oportunidad de pensar libremente, de poder estudiar, de darle a nuestros hijos una vida y una alimentación como la que disfrutan los hijos de los potentados?, ¿Brindar por sectas religiosas que envenenaron los cerebros de los niños con ideas inmorales y falsas?

También algunos besaban una bandera y otros trataban de mantenerse de pie mientras escuchaban un llamado himno nacional. Entonces recordé que los aviones que bombardearon la capital de mi país, que asesinaron al presidente, que cometiron un verdadero genocidio si, esos aviones pilotados por asesinos, llevaban la bandera de la patria pintada en los aparatos y que mientras torturaban a muchos ciudadanos se escuchaba en himno nacional a todo volumen para ocultar los gritos de dolor de las víctimas. Por eso, no distingo el papel higiénico de la bandera y tampoco distingo el himno nacional de una cumbia de burdel.

Vi hombres llorando por la patria, sin olvidar que estaban borrachos, odiando a los ciudadanos de un país vecino y todo esto lejos de la tierra que los vio nacer y sin ningún deseo de volver, porque sería volver a la miseria, a las injusticias, a los abusos y la ignorancia.

Creo que la próxima vez que me inviten a la celebración de unas fiestas patrias no podré hacerlo, temo que no lo soportaría. Esas celebraciones huelen muy mal, en el aire hay mucha hipocresía, todo es mentira y nos comportamos como mascotas de una aristocracia inmunda, de unas autoridades podridas y de una justicia digna de ser llevada a la hoguera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(1)

+

1 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8