www.euromundoglobal.com

Opinión: “Es MI Sentir…”

Festejos

Por Geral Aci

sábado 08 de mayo de 2021, 18:50h
08MAY21 – MADRID.- Una vez escribí algo que realmente había vivido y algunos de los que lo leyeron dijeron que estaba loco, eso era imposible. En otra ocasión escribí algo totalmente inventado y muchos opinaron que era algo muy real, que les gustaba. Por eso lo que escribí hoy quien quiera que lo crea y quien quiera que no lo crea. Pero es verdad.

Tengo unos amigos que viven en diferentes planetas, Marte, Júpiter y Venus. Siempre nos juntamos para intercambiar opiniones y tratar de comprender el comportamiento de los habitantes de cada lugar. En una de las últimas reuniones, como había muchas cosas que yo no comprendía, me invitaron a visitar cada planeta, como una especie de vacaciones o de viaje para aprender y comprender la vida en otros lugares.

Yo les había contado cómo transcurría la vida en el planeta tierra, y eran ellos los que no comprendían es más, pensaban que yo hablaba en broma. No sabía qué hacer, si contarles con detalles la vida en el planeta Tierra o viajar y conocer la vida en otros lugares.

Decidí viajar con ellos y fue curioso no encontré diferencias en sus respectivos lugares de nacimiento. Debo decir que mis amigos son iguales a mi, una cabeza, dos brazos, dos piernas, dos ojos, cinco dedos y un ombligo. Imagino que las mujeres eran iguales a las terrícolas lo digo porque lógicamente estaban vestidas. Quedé sorprendido, emocionado, también algo avergonzado porque se creía que eran diferentes, pero no, la gente era igual a los que vivimos en el planeta Tierra, llegué a pensar que mis amigos habían tomado mi forma porque estaban de visita o para que yo no me asustara por si eran feos, pero no, los habitantes de la galaxia son como los terrícolas y la explicación que ellos dan es que en un comienzo en el espacio solo había un planeta, todo era muy hermoso, pero algo los cambió, que fueron los propios habitantes quienes se encargaron de destruirlo y una enorme explosión lo despedazó y cada trozo pasó a ser un pequeño planeta y entre esos uno que llamaron Tierra.

En mi paseo por esos lugares vi que todo el mundo sonreía, como si de una fiesta nacional se tratara o si todos cumplían años ese día. Me di cuenta que no existía el dinero, que todos tenían los mismos derechos, tanto para hombres como para mujeres. las mujeres, la sociedad los valoraba en igual medida. Nada tenía dueño, todo era de todos. No se conocía el hambre. Nadie quería engañar a nadie con supuestos dioses, milagros, apariciones o resucitados. Se respiraba honestidad. No tenían código penal, no se cometían delitos. Por lo que no había recintos penales. Las personas eran libres de amar y dejar de amar, no era obligación permanecer atada a otra persona. Una cosa me llamó la atención y que entonces no le di importancia, pero al recordarlo nuevamente pregunté, qué me querían decir cuando la gente les preguntaba con respecto a mi ¿este señor viene del planeta de los festejos? Si, respondían mis amigos, entre serios y risueños.

Pasaron muchos días en que mi asombro y mi vergüenza crecían, tuve que guardar silencio. Pero no podía ocultar la situación que mis antepasados habían vivido, la que yo vivía ahora, y lo mismo con las y los habitantes del planeta Tierra. Decidí contarles todo, no ocultar nada, era la única forma de limpiar mi conciencia.

Nos reunimos en un bello paraje, con césped, pájaros, flores y animales, entre los cuales había lo que llamamos en la tierra “bestias salvajes” digamos leones, tigres, serpientes y gorilas, pero en ese lugar no eran salvajes, tal vez nadie les había hecho daño, nadie había matado sus crías, no los asesinaban para quitarles la piel, caminaban tranquilamente de un lugar a otro como si no estuviéramos y nosotros compartíamos como si ellos no estuvieran.

-Les tengo que contar algo les dije, que posiblemente les parecerá increíble, pero es la verdad.- Y mis tres amigos se aprestaron a escuchar la verdad del planeta Tierra.

-Lo primero que quiero contarles amigos, es lo que aconteció hace muchos años y me fue trasmitido por mis antepasados. A sus tierras llegaron unos hombres que se hacían llamar conquistadores, los recibieron con cariño, pero estos hombres llevaban armas de fuego, dioses extraños, enfermedades y ambición, les robaron el idioma y dejaron corrupción, falsedades y ciudades destruidas. Y en otro lugar del planeta hicieron algo parecido, juntaron a muchos hombres y los enviaron a lejanos lugares como personas de Paz, les llamaron las Cruzadas, pero igual que los conquistadores iban armados y en busca de oro y todo aquello que fuera de valor aunque tuvieran que matar para apoderarse de ese oro. También les cuento que se organizó en otro país, algo muy parecido y que llamaron Legión Extranjera, lo mismo, ladrones, criminales y violadores, eso sucedió y en cierta medida sigue sucediendo en la tierra. En el campo cultural también hemos vivido hechos impensables, hace años se creó un premio para ser otorgado a quien destacara en las letras, la pintura, la medicina o cualquier tema que fuera importante para todo el mundo. Le llamaron Premio Nobel, y lo otorgaron a importantes creadores, todo el mundo respetaba ese premio y quien lo recibía se sentía orgulloso, hasta que un día el llamado Premio Nobel de la Paz, lo recibió un delincuente conocido por las atrocidades que mandaba cometer en diferentes lugares del planeta. Fue el responsable del asesinato de un presidente elegido democraticamente y esto ocasionó 20. 000 muertos, miles de torturados, exiliados, mujeres violadas, saqueos y desapariciones, el nombre de este delincuente es Henry Kissinger.

En el planeta tierra hay una especie de profesión que llaman guerra, planificada por los fabricantes de armas. Consiste en invadir un determinado lugar, matar a los que allí viven, destruir las ciudades, robar e imponer leyes injustas. Y es curioso los que mandan estas hordas de asesinos y que usan uniformes, cuando termina la guerra contabilizan a las personas que han matado y los que más han quitado vidas ajenas, son premiados con medallas y fiestas y a los que se negaron a matar a otros seres como ellos sin ninguna razón, a esos los expulsan, los denigran y los acosan como apestosos, es decir asesinar tiene premio. En el planeta Tierra existe algo que llamamos corrupción, esta nació cuando algunos hombres vagos e ignorantes formaron lo que llamaron partidos políticos, ellos no trabajan, cobran grandes salarios, no pagan impuestos y disponen del dinero público que es aportado por todos los ciudadanos. También en mi planeta tenemos decenas de sectas religiosas, dirigidas por hombres degenerados que aprovechando el hambre, las injusticias y abusos de los pueblos les convencen que un tal dios, les quitará el hambre con oraciones. Son muy peligrosos, violan niños, acumulan grandes fortunas sin preocuparse del hambre del mundo y desgraciadamente la desesperación de muchos les hace ser cada día más poderosos. También en el planeta Tierra es común que un hombre asesine a su compañera, o la golpee hasta dejarla en una silla de ruedas, es común porque los medios de comunicación enseñan a hacerlo a través de la pantalla de un televisor y en las páginas de los periódicos que solo publican violencia, esto acarrea violaciones de mujeres cuyos autores no son castigados porque los jueces corruptos dicen que la mujer “no hizo lo suficiente para defenderse” También en el planeta tenemos unos centros donde se guarda el dinero de los ciudadanos les llaman bancos, son el grupo más sinvergüenza de nuestra sociedad y les pongo un pequeño ejemplo; una persona compra una casa, pide el dinero prestado, le cobran más del doble en intereses, y si el comprador no puede pagar el crédito por problemas laborales o de salud, el banco le quita la vivienda, lo tira a la calle como si fuera un perro y ninguna autoridad se preocupa, no les importa si hay niños, si hay ancianos o personas enfermas, solo les interesa vender nuevamente la casa o el piso a otro comprador pero sigue cobrando el crédito al ciudadano despojado, es inaudito, inmoral y deshonesto, pero la ley lo permite.

Les contaré que también en mi planeta nos alimentamos con plástico, todo lo que consumimos está dentro de una bolsa de plástico, eso origina enfermedades mortales, muchos podres lloran la muerte de un hijo, pero no hacen nada para impedir que coman basura y el resultado es que sale favorecida la criminal organización farmacéutica mundial que se enriquece mucho más. En el planeta Tierra los ladrones conocidos como señores de clase alta que son de familias conocidas porque sus antepasados ya fueron ladrones, roban grandes cantidades de dinero, evaden impuestos y saquean las arcas públicas, no cumplen condena ni devuelven lo robado, se dice que entre el ladrón, el abogado, el juez, los medios de comunicación y los políticos, se reparten lo robado. En mi planeta son miles los niños que cada día mueren de hambre, pero las sectas religiosas corrompen a las autoridades para que impidan el aborto. También en este lugar niñas de catorce años venden su cuerpo para ayudar al sustento familiar, y es curioso en las manifestaciones anti prostitución siempre las encabezan alcaldes, jueces, diputados, senadores, banqueros y militares, que son los principales clientes de estas niñas de los llamados burdeles o lenocinios.

Cuando yo le conté a mis amigos la situación del planeta Tierra no lo creían, me miraban seriamente, como diciendo que nunca visitarían este planeta, es más dos de ellos parecían tristes. Yo les dije, el planeta Tierra es una verdadera guarida de ratas. Y los mayores roedores asquerosos son aquellos que visten sotanas, los que se hacen llamar bancos, las prepotentes fuerzas armadas, políticos corruptos, mal tratadores y otros de la misma calaña.

Entonces me dijeron, tenemos que hacerte saber algo que tú ignoras. Yo me apresté a escuchar. ¿Sabes porqué la gente nos preguntaba si eras del planeta de los festejos? Pues te lo diremos. Cada vez que un terremoto sacude un lugar de la Tierra por culpa de los que han cambiado el clima y envenenado los océanos, y que produce centenares de víctimas, y cada vez que ocurre una sequía o incendio gigantesco a raíz de la destrucción de selvas y lugares civilizados y produce víctimas mortales, o cada vez que una guerra comandada por estúpidos que mandan a otros estúpidos, produce miles de víctimas envenenadas por los gases atómicos o nucleares o cada vez que por la razón que sea un ser humano fallece, el planeta Tierra organiza una gran fiesta y lo celebra alborozado, porque los seres humanos lo están matando.

Me quedé pensando unos segundos y me sumé a esos festejos de la Tierra, ya que cuando yo muera la Tierra lo festejará, porque yo, también soy culpable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

3 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8