www.euromundoglobal.com

Opinión: “Es Mi Sentir...”

Retratos

Por Geral Aci

jueves 03 de diciembre de 2020, 17:32h

03DIC20 - MADRID.- Alguna vez, pensé que la vida nos va retratando, y cada ciertos años o dependiendo de la forma de comportarnos nos va cambiando el retrato. Esto aún lo sigo pensando, más después de escuchar las últimas noticias de lo ocurrido en el mundo. Digo escuchar porque los periódicos impresos en papel mienten, y como es conocida la frase “ miente, miente que algo queda”, me avergonzaría subir al Metro y que los pasajeros me vean con un periódico en la mano. Prefiero no leerlos.

La noticia a la que quiero referirme fue tomada como algo de interés mundial. Cosa que no comparto. El primer ¡¡última hora!! decía que había fallecido “El Pelusa”, y mostraban un niño jugando al fútbol en una cancha que no tenía césped o pasto como decimos en América. Después vi otro ¡¡última hora!! que decía que había muerto Diego un hombre cuestionado por alguna prensa y personas, que lo tildaban como un hombre de comportamiento no tan digno pero agregaban, que otra enorme corriente de opinión hablaba de él como un ciudadano con conciencia y solidario. Y vi un tercer ¡¡última hora!! que decía que había fallecido Diego Armando Maradona, un conocido futbolista.

Ahí comenzaron los retratos que pinté en mi cerebro. Si pudiera o supiera tomar un pincel y ponerlo sobre un lienzo, pintaría esos retratos, pero no sé hacerlo, por lo que he decidido trasmitirlos mediante la escritura. Y para ello respetando todas las opiniones.

Soy poco aficionado al fútbol y lo veo como algo que algunas personas llaman deporte, donde unos hombres de reconocido poder económico, venden y comprar personas, algo que me recuerda a los salvajes algodoneros del sur de EEUU. Digo vender y comprar personas porque de los centenares de hombres que buscan eso de patear una pelota para asegurar su futuro y el de su familia, solo unos pocos lo logran. Los demás “que se las arreglen como puedan” y lo digo porque en una ocasión fui parte de un grupo de ayuda a unos sudamericanos abandonados en Madrid, por los dueños de un club. Se trataba de cuatro jóvenes latinos que fueron “contratados” por un traficante de personas, llevados a estrenar con un club madrileño, y ofertados como esclavos; la forma de jugar de estos jóvenes no gustó a los “compradores” y fueron abandonados. Tuvimos que conseguir un lugar donde pudieran dormir y comer; no se podían quedar porque no tenían “papeles” y no se podían ir porque no tenían dinero. Algo que también se da con mucha frecuencia en ilusionados jóvenes africanos, que no pueden volver a su patria sin que nadie que se preocupe. Entonces es cuando se escucha aquello de…. ¡’“que se las arreglen como puedan”!...

Pero este señor que nombraban como “el pelusa” que nació en un barrio obrero en Argentina, se destacó como un extraordinario niño capaz de mover las piernas y las caderas eludiendo rivales en un campo de fútbol y de hacer malabares con una pelota. Como cualquier niño de familia honesta pero falta de recursos económicos, -imagino-, soñaba ayudar a su familia, salir de ese barrio, vivir en otra casa y comer lo que nunca había podido comer. Y lo logró. Lo tuvo todo. Solo creo, le faltó escuela y no digo que fuera ignorante pero sí digo, que le faltó saber que el mundo está habitado por gente mala y gente no tan mala: políticos ladrones, banqueros usureros, curas pederastas, y empresarios del fútbol que les interesa mucho más el dinero que el deporte. Y este “pelusa” tuvo dinero, fama, amigos, y seguidores no muy santos.

Eso trajo consecuencias, fue tentado por las mafias de la droga, e inocentemente fue engullido por los que se suponía eran fieles seguidores y los que lo tentaron encontraron en él, a un hombre honesto, un futbolista, un hijo que amaba a sus padres y un joven algo inocente, que creía en eso que llaman amistad.

El resto de este retrato lo sabe todo el mundo.

El segundo retrato nos enseña, a Diego un hombre de carácter irascible, de comportamiento violento en su hogar o con sus personas allegadas, que creía que en todo tenía la razón y cometió una falta que es consecuencia de lo que digo en el primer retrato: su falta de escuela.

Quizás nadie en los años que estuvo en el colegio le dijo que los hombres y las mujeres somos iguales. Que todos tenemos derecho a bailar, beber y cantar. Que emplear la violencia y levantar la voz, no nos hace dueños de la verdad o de la razón. Que la libertad de opinar y pensar a nadie se le puede negar, en un régimen de libertad. Salvo en los regímenes donde imperan las dictaduras impuestas por traidores vendidos a otros países y que por dinero, mucho dinero, asesinan, violan, roban, torturan, ante la pasibilidad de países llamados desarrollados o democráticos, que en realidad son saqueadores de recursos naturales de naciones con autoridades corruptas y que de demócratas no tienen nada.

Quizás también creyó que al casarse compraba una mujer, lo digo porque el cura les dice:Lo que ha unido Dios no lo separa nadie. Esto, crea en algunas cabezas el sentido de propiedad absoluta.

Muchos maltratadores son alumnos de los periódicos y la televisión; ahí enseñan a golpear a personas que no se pueden defender, ahí enseñan a insultar y degradar, a humillar y a hacer sufrir. Muchas veces la víctima no puede denunciar porque no tiene medios para contratar un abogado, porque la justicia en el mundo es para los ricos, y sin olvidar que al denunciar a un señor que admira todo un país y tiene muchos seguidores en otros países, es difícil encontrar apoyo a esa denuncia. No hay una justicia decente y con algo de moralidad.

En su momento la prensa escrita y televisiva no dio mayor importancia al hecho de ver violencia en este señor, más les interesaba, saber cuantos goles había marcado, cuantas fintas hacía a los contrarios, cuando dinero ganaban publicando titulares aunque fueran inventados, cuando cobraba mensualmente este señor Diego y cómo lo celebraba.

Esta etapa de victorias, copas, triunfos, goleadas, conferencias de prensa, publicidad, y millones para los directivos dueños del club, planearon como mafiosos, (no digo lograron), que en un acuerdo inmoral y podrido, los medios olvidaran que en ese camino de rosas y festejos, había una mujer maltratada.

No digo que la víctima pasara hambre o frío, no digo que a los hijos les faltara comida o útiles escolares, tal vez lo tenían todo. Y posiblemente la madre de estos niños también lo tenía todo. Pero una bofetada, un insulto, una humillación, una infidelidad, no se olvida con dinero, ni con una despensa llena y menos estando en la boca y los ojos de millones de personas que tampoco se preocuparon de la víctima ya que era mejor era gritar los goles acompañados de ron, whisky, asados, mate y griterío.

El tercer retrato lo pensé cuando dieron su nombre completo: Diego Armando Maradona. Y este me puso en un dilema, tuve que juntar muchas noticias, entrevistas, recuerdos y declaraciones, para poder “pintarlo” Comencé con su infancia; un niño pobre, de familia numerosa, gente trabajadora, honesta y con deseos de luchar. Creo que eso dejó una huella en su cabeza que nunca borró y ahí, le felicito.

Después de joven vivieron los triunfos, el dinero y lo que he escrito con referencia a los retratos anteriores. Nunca este hombre olvidó que mientras él tenía mucho dinero, muchas propiedades, mucha fama, muchos seguidores, muchos aduladores, y muchos momentos de placer y carcajadas, repito, nunca olvidó que en su barrio, en su ciudad y en su país, había y hay cientos de miles de niños que mueren de hambre, miles de niños violados en las iglesias, jóvenes que se prostituyen por un pedazo de pan. Y en el mundo millones de hombres esclavizados por los terratenientes, miles de hombres encarcelados por los banqueros, millones de hombres engañados por los políticos.

Tampoco olvidó que en el planeta hay países prepotentes, violentos, usurpadores, ladrones, expoliadores y colonialistas y que el mundo conoce y que una organización desprestigiada como las Naciones Unidas, mira para otro lado. Ahí tenemos territorios que no pueden recuperar su libertad porque los bandidos tienen armas y poder económico, que es lo que hace que funcionarios internacionales miren a otro lado.

Por ejemplo las Malvinas, usurpadas por los ingleses. El Tibet invadido y expoliado por los chinos, Palestina que está siendo aniquilada por los judíos. La República Saharaui, una vergüenza de siempre, abandonada por España y colonizada por Marruecos. Chechenia una república asesinada y casi exterminada por los rusos. Puerto Rico un país hermoso y alegre bajo el yugo norteamericano. Quizás olvido algunas.

Esto nunca lo olvidó el señor Diego Armando Maradona. A través de un periódico se puede criticar, creo haberlo hecho, pero también envidio facetas de su vida por las que le puedo felicitar. Estrechar la mano de personajes históricos que lucharon y luchan contra los colonialistas y usurpadores, me da envidia: Cómo me gustaría o me hubiera gustado estrechar la mano de Fidel Castro, de Evo Morales, de Chávez y de tantos otros que tuvo la suerte de abrazar. Si yo fuera hijo del señor Maradona, me sentiría orgulloso que lo heredado fuera su forma de pensar con respecto a la desigualdad en el planeta.

Solo he querido pintar tres retratos que son los que tengo en la cabeza. Nadie tiene que pensar como pienso. Cualquier persona puede aceptar cualquiera o rechazar cualquiera. Yo me quedo con uno. Los otros que cada cual decida por si mismo. Eso se llama libertad de pensar y opinar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8