www.euromundoglobal.com
Roberto Alifano escribe el “Homepage, primera página o portada de un sitio web, en sus “Ciber Poemas”

Roberto Alifano escribe el “Homepage, primera página o portada de un sitio web, en sus “Ciber Poemas”

Por L.M.A.

domingo 03 de febrero de 2019, 02:01h

02FEB19 – MADRID.- Invasiva, abundante en circunstanciales metáforas que abarcan el universo (o que ya son el universo), la cibernética es, como bien señaló el poeta de la ciencia Gregory Bateson, “el más grande mordisco a la fruta del árbol del conocimiento humano que la ciencia ha dado en los últimos 2000 años”.

Mediante este sistema de información, valiéndonos de diminutas y sofisticadas máquinas que superan toda memoria humana, recuperamos datos y nos comunicamos con los sitios más remotos del planeta, y hasta nos miramos cara a cara a través de pantallas, en un juego de mágicas simultaneidades, que hasta pueden eludir cualquier traba de intimidad.

De un modo casi lúdico, subidos a las redes de internet, con habilidad en el manejo de los instrumentos, que para nada invalidan la torpeza, hoy tuiteamos, chateamos, blogueamos, googleamos, whatsapeamos. Se ha comprobado, por otro lado, que los niños ya presentan dificultades para sostener el lápiz entre los dedos.

La escritura -y ni hablar de la estética caligrafía que alguna vez nos enseñaron en el colegio- ya forma parte de un distante ayer en desintegración. ¿Pero, qué es el sistema cibernético de internet? ¿Cómo funciona? Intentando simplificar, digamos que es un medio comunicacional masivo compuesto de dos partes esenciales: un software y un hardware. El primero permite las 12 / Ciberpoemas / conexiones físicas que facilitan el contacto de servidores y demás artefactos; en tanto que el otro permite la codificación y decodificación de la información, tales como programas, satélites, navegadores y demás componentes.

Todo esto funciona como un inmenso sistema conjunto y descentralizado de redes de comunicación interconectadas, que mediante protocolos TCP/IP, posibilitan su funcionamiento abarcando todo el planeta y conectando miles de millones de computadoras. Y más y más y más… Acaso hasta el infinito. Esta moderna ciencia tecnológica no tienen un solo inventor, pero su padre indiscutido fue Norbert Wiener (1894- 1964), un matemático, filósofo y poeta norteamericano que sentó las bases en 1948, cuando publicó en Nueva York su Cybernetics or Control and Communication in the Animal and the Machine (Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas), libro escrito en clave netamente matemática en el que propone la denominación de Cibernética, palabra que deriva de una palabra griega que viene de Homero: kubernetes o Κυβερνήτης, cuyo significado es “timonel”; es decir, el Ulises de la nave.

Desarrollada y alentada por este sabio la cibernética es una muestra contundente de las mudanzas que se le ha impuesto al lenguaje de manera interactiva; pero como nada es para siempre, es probable (como él mismo inventor lo advierte) que mañana todo perezca sepultado por algo más potente. Lo cual demuestra, una vez más, que a pesar o sobre cualquier forma de vulgarización, las palabras siguen vivas y no cesan de renovarse, y flotan un día para elevarse al otro o hundirse para siempre en su propio naufragio impredecible.

Esto ha hecho encender la alarma roja a nues- 13 / Roberto Alifano / tra compleja contemporaneidad, representada en escuetos “mensajes de textos”, que abruman y sobrevuelan el universo todo el tiempo, colonizando los idiomas; y también limitándolos, por supuesto. Se sabe así que en nuestro bello y generoso español utilizamos cada vez menos palabras para comunicarnos, y que estas no superarían la módica suma de trescientas entre las más de ochenta mil registradas por la Real Academia.

¿Mientras tanto, qué lugar ocupa nuestra legendaria poesía y su soberbia epopeya, iniciadora de todos los lenguajes? ¿Se justifica asumir una actitud lírica o romántica ante la desidia de una época simplificada en pulgares y proyectada sobre pantallas que limitan las palabras y empobrecen los idiomas? Tan solo la perseverancia en el arte, un cierto sentido del humor y no resignarnos, pueden ser nuestra modesta tabla de salvación.

A pesar de las redes sociales que nos abarcan, de la liviandad del habla cotidiana, de la ridícula tontería de emoticones o memes, alégrense los idealistas pues siempre habrá poesía mientras existan el amor y la belleza, la ternura y los sueños; mientras los sentimientos nos hagan latir el corazón y quedar deslumbrados ante unos ojos de mirada interminable o una obra de arte. La poesía es, además, un arma del espíritu que puede operar en cualquier terreno, sin duda la más amplia y contundente.

Cuando Pablo Neruda, ya debilitado por su enfermedad, se enfrentó a los militares golpistas que allanaron su casa de Isla Negra, les dijo: “Aquí no hay armas, señores o, mejor dicho, hay un arma más poderosa que todas las demás que ustedes buscan. Mi poesía”. 14 / Ciberpoemas / Más atrás en el tiempo, en el remoto Siglo de Oro Español, le tocó a don Francisco de Quevedo, comparecer ante los acólitos del duque de Osuna, que pretendían hacerlo retractar de sus versos condenatorios. Contundente y fiel a su estilo, el poeta respondió con esta frase gloriosa: “¡Caballeros, la poesía no se compra porque no se vende!”.

Tal vez poco leída (raramente un libro de poemas puede llegar a ser best-seller), la eterna poesía es -y seguirá siendo- la luminosa Cenicienta de los géneros literarios, la que nos puede servir para aproximarnos a esa suerte de alquimia verbal que, con atrevimiento y cierta temeridad, usamos para nombrar aquello que a veces se teme nombrar o se considera innombrable; sobre todo ahora, en la abundante jerga de las redes informáticas.

En lo personal, sigo creyendo a pie firme en la aventura de la palabra, en esa posibilidad de libertad que nos brinda y en el sendero que nos abre, siempre. Aún a riesgo de ser abusivo, apoyado en las formas clásicas, mi intento es ahora la modesta busca de una sintaxis construida sobre neologismos que ya se han vuelto cotidianos y hasta invasivos del lenguaje corriente, abrumando toda forma de diálogo que sorprendería al mismísimo don Luis de Góngora. Yo, en este caso, alentado menos de afán revulsivo que de resignada modestia intento aproximarme a una crítica usando los términos que pertenecen al lenguaje cientificista y que la mayoría considera antipoéticos, pero cuyo desarrollo está implícito en un mundo en vertiginosa transformación.

La palabra es algo libre y exultante de vida. Es probable que este lenguaje choque a los puristas del idioma, pero tengo la convicción de que ya se ha estableci- 15 / Roberto Alifano / do con la misma intensidad que las palabras amor o melancolía tan necesarios a la construcción de cualquier poema. Hacia fines de la década del 60’, bajo el influjo de Jacques Prévert y de mi amigo Nicanor Parra, publiqué Revoque Grueso, un pequeño volumen pretendidamente rupturista, imbuido de sensibilidad social, que definí como “poemas de emergencia”; esa línea concluyó en el libro Solo para mayores, que cerró un ciclo de rebeldía. Luego regresé a mi lirismo melancólico y a cierta formalidad clásica, que no excluyó un libro de sonetos titulado Los números, dedicados a la entrañable y genial Silvina Ocampo.

¿La busca de una estética nueva? Para nada. Mis limitaciones, mi falta de continuidad, mi temor, se oponen a dicha pretensión. Me consuelo con las artimañas de la experiencia (que algunos llaman oficio) y el apoyo de las lecturas que me siguen conmoviendo. Me asumo, eso sí, menos como un nostálgico de pasado que de futuro; es decir, de aquello que quizá aún no ha sucedido y puede suceder, cibernética mediante. Vuelo así en esta vivencia de internet, agregando palabras nuevas, que ya son cotidianas, lo hago como en un sueño (ahora sobre nubes y redes tangibles) retomando retazos de mi juvenil y modesta “poesía de emergencia”. Con algo de dolor y no menos melancolía, en esa dirección, van estos versos que pongo en tus manos, amable y paciente lector.

(*) Homepage es la primera página o portada de un sitio web.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Roberto Alifano escribe el “Homepage, primera página o portada de un sitio web, en sus “Ciber Poemas”

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2658 | Emilio Porta - 03/02/2019 @ 16:36:22 (GMT+1)
    Roberto Alifano es uno de los más grandes pensadores y escritores argentinos de los últimos años. La lectura de su obra poética, así como la de su obra narrativa y de ensayo es, no solo un placer, sino que se convierte en un auténtico aprendizaje, dados los conocimientos en todos los campos del autor. A lo largo de los últimos años he tenido ocasión de conocer a este inmenso escritor para el que este calificativo es el único que creo que hace justicia a su trayectoria. Sí, su obra es culta, original e inmensa.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    EURO MUNDO GLOBAL
    C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
    EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8