www.euromundoglobal.com

Temor de los ‘neocon’ ante un posible giro progresista en la Iglesia católica

Sin ser un decidido reformista, Bergoglio nunca ha gustado a los cardenales más ultras del Vaticano

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h
El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio saluda tras ser elegido nuevo Papa en la plaza de San Pedro de la ciudad del Vaticano
El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio saluda tras ser elegido nuevo Papa en la plaza de San Pedro de la ciudad del Vaticano

La elección de un jesuita como nuevo dirigente de la Iglesia católica ha puesto de manifiesto la decadencia en la que se encuentran inmersos  movimientos ultraconservadores como el Opus Dei, los Legionarios de Cristo o el Camino Neocatecumenal  de Kiko Argüello. Finalmente, será el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio quien ocupará la silla de Pedro con el nombre de Francisco. Algo que podría suponer un leve giro progresista en una institución dominada desde el mandato de Juan Pablo II por los neocon.

La elección por primera vez de un miembro de la compañía de Jesús como máximo dirigente de los católicos es algo que preocupa a los sectores más extremistas de la Iglesia. Bergoglio es un jesuita al que se le puede calificar de ortodoxo en cuestiones  dogmáticas, pero  ligeramente más flexible en materia de ética sexual si se le compara con los pensamientos retrógrados que hasta ahora reinaban en la Curia Romana.

No agrada a los conservadores
Algunas de sus afirmaciones en la que bromeaba afirmando que muchos obispos están obsesionados con los profilácticos -llegó a acusarles de “querer meter el mundo dentro de un preservativo”-,  o sus críticas a los católicos que olvidaron que Jesucristo bañó a leprosos y comió en compañía de prostitutas, nunca han agradado a la mayoría de los miembros del colegio cardenalicio que -nombrados por Juan Pablo II con criterios conservadores-, evitaron en 2005 que fuese nombrado Papa en beneficio de Joseph Ratzinger, el todopoderoso prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

¿Progresista?
Pero que Bergoglio haya contado desde hace una década con el apoyo del bloque más o menos liberal y opuesto a Ratzinger no supone que el jesuita argentino sea un decidido reformista. Como prueba basta con observar las declaraciones que el nuevo Papa ha realizado de los matrimonios homosexuales -considerándolos una “pretensión destructiva al plan de Dios”-, del aborto -negándose incluso a que se produzca en casos de violación-, o de gobiernos progresistas como el de los Kirchner –adoptando en ocasiones un comportamiento más propio de jefe de la oposición que de un religioso-.

Acusado de connivencia con la dictadura
Nacido en Buenos Aires, el 17 de diciembre de 1936, Bergoglio también ha recibido numerosas críticas por no haberse enfrentado públicamente a la dictadura militar de 1976-1983, cuando las víctimas y sus familiares solían denunciar secuestros. Tanto es así que en los juicios por los crímenes de lesa humanidad cometidos por el dictador Jorge María Videla, el entonces arzobispo de Buenos Aires fue acusado de ser responsable del asesinato de dos sacerdotes a los que previamente había quitado la protección.

Reuniones con Videla
Acusación de la que Jorge Mario Bergoglio se defendió alegando que durante la dictadura fueron constantes las reuniones que mantuvo con los ex integrantes de la Junta Militar Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera para pedir la liberación de dos sacerdotes secuestrados.

Esperanza en el sector progresista

Pese a sus sombras, los sectores progresistas de la Iglesia Católica han acogido con esperanza su nombramiento como Papa. Para ello, sacan a relucir su estilo personal -muy alejado del esplendor y lujo que reina en la Santa Sede-, la modernización que ha realizado de la Iglesia argentina -que antaño fue una de las más conservadoras-, su obsesión por la obra social -reclamando justicia y respeto para los más pobres-, y pertenecer a una orden marcada por la presencia de misioneros y teólogos de la liberación.

Un jesuita
Precisamente, el ser Jesuita puede suponer una garantía de independencia frente al poder que pretendan ejercer desde el Opus Dei o Comunión y Liberación. Nadie olvida que históricamente, los miembros de la compañía de Jesús se han caracterizado por mantener actitudes alejadas del fanatismo que se da en los movimientos ultras en los que tanto se apoyaron Benedicto XVI o Juan Pablo II.

Fuente: ElPlural.com -JOSÉ MARÍA GARRIDO | 14/03/201

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8