www.euromundoglobal.com

Brutalidad Policial en USA

Un desgarrador vídeo documenta la agónica muerte de Kelly Thomas, la última víctima de la violencia policial en EEUU

Pinche este enlace para ver el vídeo: http://youtu.be/KU0Imk2Bstg

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h

Las impactantes imágenes muestran cómo un joven sin hogar es inmovilizado y golpeado hasta la muerte por un grupo de agentes del departamento de policía de la localidad californiana de Fullerton. El agente que inició la agresión ha sido acusado de asesinato en segundo grado y podría ser condenado a cadena perpetua.

Kelly Thomas pidió perdón a gritos hasta en 30 ocasiones, pero no le sirvió de nada. El pasado 5 de julio, seis agentes de policía de Fullerton (California) inmovilizaron, apalearon y descerrajaron varios disparos con una pistola de descargas eléctricas a este joven ‘sin techo’ por el simple hecho de no permitirles que le registraran.

Sobre las 20.30 de aquella fatídica noche de verano, la central de policía de esta pequeña ciudad californiana del Condado de Orange recibió el aviso de que un hombre la había emprendido a golpes con varios vehículos aparcados en las inmediaciones del centro local de transporte de viajeros.

Cuando llegó el primer coche patrulla, el agente Manuel Ramos, con 10 años de experiencia en el cuerpo, se encontró a Thomas en la zona. Tras dialogar unos minutos, se puso sus guantes y se dispuso a registrarle. Este no le facilitó la tarea y apenas 15 minutos después, su vida se escapaba entre golpes.

Ante la negativa de Kelly Thomas, de 37 años y con un largo historial de problemas mentales, el policía solicitó la ayuda de su compañero y, entre ambos, lograron inmovilizarle con la ayuda de una pistola ‘taser’. A partir de ese momento, Thomas comenzó a suplicar por su vida.

“Díganle que lo siento. No me aplasten contra el suelo, no puedo respirar”, grita el joven ante la llegada de un nuevo grupo de oficiales acuden en ayuda de Ramos, según se pudo constatar ayer durante el juicio que se sigue contra el agente por asesinato en segundo grado, en el que por primera vez se reprodujo públicamente del vídeo de la agresión captado por una cámara de seguridad.

Violencia desmedida

En un momento dado, las imágenes muestran cómo hasta seis policías se aplican con violencia contra Kelly Thomas, que apenas acierta a balbucear un “por favor” entre gritos de dolor. El audio y los destellos que aparecen en el metraje demuestran que el joven recibió al menos cinco potentes descargas eléctricas mientras pedía ayuda a su padre, un ex agente del departamento del Sheriff del Condado de Orange.

Cuando Thomas ya apenas se mueve, se puede escuchar claramente cómo los oficiales se preguntan unos a otros “¿qué hacemos ahora?”. Este dantesco testimonio gráfico de brutalidad policial termina con los paramédicos retirando el cuerpo del joven en medio de una gran mancha de sangre.

Kelly Thomas entró en coma y, aunque fue trasladado al hospital, se le desconectó de los equipos que le mantenían con vida y murió cinco días después.

El forense que le practicó la autopsia llegó a la conclusión de que el motivo de la muerte de fue la compresión mecánica del tórax, que hizo imposible que Thomas respirara normalmente y privó a su cerebro de oxígeno. Además, las demás lesiones en el rostro y cabeza contribuyeron a agravar su estado y aceleraron su fallecimiento.

Manuel Ramos se enfrenta a una posible condena de cadena perpetua, mientras que su compañero de patrulla, el capitán Jay Cicinelli, podría pasar cuatro años en la cárcel si es considerado culpable de homicidio involuntario y uso excesivo de la fuerza.

Una historia demasiado común

En EEUU, la combinación de ‘sin techo’ y policía es potencialmente peligrosa, sobre todo para la salud de los primeros. El caso de Kelly Thomas no es el primero en el que una persona sin hogar pierde la vida tras enfrentarse con los agentes estadounidenses, a los que parece importarles poco que muchas de estas personas cuenten con problemas físicos o mentales.

En la última década se han registrado al menos medio centenar de casos de brutalidad policial en los que las víctimas eran personas sin hogar, en su mayoría veteranos de guerra con algún tipo de secuela psicológica o inmigrantes ilegales. Además del de Kelly Thomas, el año pasado se denunciaron cuatro casos similares que acabaron en muerte por un uso excesivo de la violencia por parte de los agentes, dos en Nueva York y uno en Arizona.

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8