www.euromundoglobal.com
El magnífico trabajo del artista Santiago Barrio
El magnífico trabajo del artista Santiago Barrio

Santiago Barrio, artista vidriero de composición y restauración

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h
Vive en Rioja, en los montes cercanos a la sierra de la Demanda. Un paraje paradisíaco a las afueras del municipio de Estollo, donde la casa, el taller y la sala de exposiciones ocupan un amplio espacio, en medio de fértil vegetación y silencio circundante que invitan a Santiago Barrio a la creatividad como artista vidriero.
Vive en Rioja, en los montes cercanos a la sierra de la Demanda. Un paraje paradisíaco a las afueras del municipio de Estollo, donde la casa, el taller y la sala de exposiciones ocupan un amplio espacio, en medio de fértil vegetación y silencio circundante que invitan a Santiago Barrio a la creatividad como artista vidriero. Son centenares los vitrales de catedrales, iglesias, ermitas, palacios y casonas que han pasado por sus manos, unas para restaurar y otras para ornamentar. Del arte del vidrio lo sabe todo y eso se refleja en sus archivos bien argumentados, acordes con su excelente biblioteca especializada. Se considera el último discípulo de la escuela francesa de Maumejean.

La tarea que le absorbe más tiempo en estos momentos es la localización, inventario y catalogación de todas las Vidrieras de La Rioja, por encargo de la Consejería de Cultura. “Es una tarea que llevo a cabo siguiendo los valles de los ríos que atraviesan la región”, explica el artista vidriero, orgulloso de algunos de sus hallazgos como la vidriera renacentista del convento de monjas en Casalarreina. “Se trata de un escudo heráldico de cardenal, con capelo y cuatro borlas, del apellido de los Velasco, jaquelado de cinco y siete órdenes, ocho de oro y siete de veros. Es una rareza y un milagro que se conserve. Me eché a llorar de la emoción cuando vi esta vidriera”.

A Santiago Barrio (Villafranca de los Montes de Oca. Burgos, 1949) le ayuda su hijo Nuño con el que actualmente trabaja en una vidriera de nueva creación sobre San Blas, obispo de Sebaste, porque este año es el prior de la cofradía del santo. Junto a ella, en otra mesa, restaura una vidriera neoclásica de la iglesia de San Bartolomé en Logroño, de la que resalta la perfección del dibujo de los rostros en el vidrio. “Aquí la fechoría un tiro de perdigón, seguramente de los chicos”, se lamenta, señalando el agujero.

Barrio ha expuesto sus obras en sitios de prestigio como el Centro Internacional de Vidrieras en Chartres Francia); la Real Academia de San Fernando (Madrid); la catedral de Santo Domingo de la Calzada –que en 2009 celebra año jubilar-; en el monasterio de San Millán de la Cogolla; en la Fundación Santander... El gran teórico de la vidriera en España, el historiador Víctor Nieto Alcalde, cita a Santiago Barrio como uno de los mejores artistas vidrieros de España.

“La vidriera es cristal y plomo y hay que dar protagonismo a ambos materiales. Los modernistas catalanes esconden el plomo, pero yo no, porque ayuda a un mejor dibujar y sostener. Siempre huyo del perifollo mediterráneo; mi formación es más centroeuropea”, asegura Barrio al tiempo que muestra sus piezas abstractas en la sala de exposiciones que tiene en su propiedad. “Son abstracción de lo concreto”, subraya. Recientemente ha trabado en un biombo de encargo para unos norteamericanos de Colorado. También en dos homenajes, uno a Matisse y el otro a los viejos vidrieros. El primero surgió a raíz de la contemplación de un retrato fauvista del francés en el Museo del Hermitage en San Petersburgo.

“Rouault era un artista hijo de vidriero, como yo; eso se nos nota a la hora de trabajar. Hay que tener arte y oficio para que las obras sean de uno al cien por cien”, recuerda Santiago Barrio, para quien la restauración de vidrieras históricas es sagrada: “Hay que actuar con espíritu de conservación y mantenimiento para que la pieza dure al menos otros doscientos años, sin añadir nada propio porque iría contra la lectura histórica. En la vidriera, el aporte es la misma obra; el pasado”.

“El modernismo llegó a las vidrieras de La Rioja a través de la filoxera y, por tanto del vino. La mayoría de las vidrieras que se conservan son del XIX o principios del XX, de las escuelas francesas de Maumejean (Pau) y Dagrande (Burdeos)”, explica Barrio, orgulloso de su arte y oficio. “Un trabajo de cientos de años que ha dado joyas en la Historia del Arte como la Sainte Chapelle en París que es un esqueleto de columnas con muros de cristal”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8