www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan...”

Reflexiones de un viejo amigo

Por Germán Ubillos Orsolich
domingo 13 de noviembre de 2022, 23:01h

13NOV22 – MADRID.- Hoy domingo, dedicado a los pobres por el papa Francisco, me da por pensar en la pobreza de tantos hombres y en mi propia pobreza. He nacido para morir y he dedicado toda mi vida, que puede terminar en cualquier momento, nada más que a escribir. Ese ha sido mi trabajo siempre y mi cometido.

San Pablo dice en su misiva de hoy que “El que no trabaje que no coma”, y que cada cual coma y viva de su propio trabajo. Lo decía a su comunidad de entonces donde debía haber, como siempre, algún perezoso que pretendía comer y vivir del trabajo los demás.

Modestamente creo haber cumplido con ese deber, con mi deber. Pero debo además dar gracias al cielo por tantos dones como me ha regalado: Una infancia feliz y una vejez cercana a los ochenta años- que ya está bien-, sin importantes dolores.

¿ Por qué se me han concedido tantos bienes?. No lo sé.

Este domingo la lectura del libro sagrado habla de Apocalipsis, también se denomina el Apocalipsis del evangelio. Sus amigos preguntan a Jesús que cuando será ese día, y Jesús les anuncia qua antes de que ocurra eso habrá guerras y enfrentamientos crueles entre las naciones, signos en el firmamento aterradores, y terremotos y maremotos, y muchos morirán por causa suya. Pero curiosamente añade que el Padre tiene contados hasta el último sus nuestros cabellos y que nada morirá en vano. ¿ Por qué?. Porque él estará allí, junto a nosotros, contando cada uno de nuestros cabellos y cada latido de nuestro corazón, esos latidos que ignoramos - pues ni los sentimos – pero que él conoce y los cuenta.

¿ Qué quiere decir esto?. Pues que el final de los tiempos va a ser doloroso, inquietante y hasta terrible, pero que él, como siempre ha sido seguirá estando a nuestro lado.

Y él está vivo, pues ha pasado ya su muerte, su descenso a los infiernos, su resurrección y su gloria posterior y su poder sobre todos los males, y lo que es más importante, su poder sobre la muerte.

No sé si lo he hecho bien o mal, posiblemente regular, pero en la conciencia de que no ha sido el destino ni el fatuum ni nada por el estilo; ha sido él, el creador del mundo y señor del universo, quien me lo ha entregado todo.

Posiblemente otros lo habrían hecho mejor, pero ahora que presiento mi fin temporal más cercano y aún estoy consciente de ello, sé que él me va a dar, a pesar de mis grandes limitaciones, una vida mejor.

Y es en esa espera, en esa cercan, cálida y amorosa espera, presiento e magino la inmortalidad. Sí, esa inmortalidad, que después de una vida tan larga, de una infancia mágica y una vejez casi sin dolores, me ofrece con su generosidad sin límites; una generosidad a la que yo, con mis propios y precarios recursos, jamás podré llegar a compensar y ha agradecer en toda su magnitud y en su justa medida.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(3)

+
2 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8