www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan...”

Más acerca de lo invisible

Por Germán Ubillos Orsolich
viernes 20 de agosto de 2021, 18:16h

20AGO21 – MADRID.- Mis lectores de siempre y en especial vosotros de EMG, podéis pensar en mi obsesión por tratar últimamente de forma reiterada este tema. Ello se debe a la partida casi simultánea de varios amigos y conocidos a ese otro mundo. Ortega en su libro “Ideas y Creencias” trata con su perspicacia y profundidad este asunto, pero desde Miguel de Unamuno, que le obsesionaba, hasta Soren Kierkegaard, Federico Nietzsche y Schopenhauer, trataron este tema que preocupó a todas las principales culturas, desde los faraones y sus tumbas impresionantes, las pirámides, hasta los romanos.

La metafísica es la ciencia que se ocupa de estos temas; lo que hay más allá del mundo de lo visible, de lo tangible. Irónicamente a la doctora Viloria, geriatra que se ha ocupado durante mucho tiempo de los cuidados paliativos y enfermos terminales, yo la suelo decir que “mi trabajo comienza donde termina el tuyo”.

Bien. El “mundo de lo invisible” tiene unas características propias. En primer lugar es anterior temporalmente al “mundo de lo visible” que todos conocemos.

En segundo lugar es inmediato, esto es, no es lejano; se entremezcla con el nuestro, puede estar ahí mismo, a tu lado, pero en otra dimensión, es otra situación.

En tercer lugar es inmenso, enorme. Puede albergar “el ser” de todos nuestros antepasados desde edades remotas.

Y en cuarto y último término, es poderosísimo. Como generador, origen y causante del mundo material, tiene fuerza y poder para - por ejemplo - dar vida a los muertos; esto es, resucitarlos.

Enfrentarse con el fin ineludible de la vida es siempre un trago difícil de encajar, siendo sin embargo el final natural de esta vida, tan natural por lo tanto como el nacimiento.

Pienso que puede ser diferente si se asume en la “creencia” de que la vida continúa de alguna forma, de alguna manera; o que ya no continúa, esto es que el ser se desvanece, desaparece para siempre y con él los recuerdos, los afectos, las vivencias.

En la creencia – repito, que no idea –, de que la vida no termina con la muerte física del cuerpo, esto supone afirmar que en realidad “la muerte no existe”. Que una vez que nacemos, no morimos jamás.

La situación en el mundo futuro o “mundo de lo invisible”, como a mí me gusta llamarlo, puede estar condicionada de muy distintas maneras. El mismo Cristo decía que en su reino había muchas estancias diferentes. Y sus discípulos discutían entre ellos cual o quien estaría más cerca del maestro.

Esto no se sabe. Nunca se supo. En algún momento ese mismo Hombre-Dios dijo verbalmente a otro crucificado: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”.

Esa seguridad tan aplastante da siempre que pensar. Y os lo puedo decir, porque yo mismo he sido durante buena parte de mi vida, incrédulo, ateo o no creyente; para después pasar a serlo, coincidiendo con una serie de acontecimientos y circunstancias que no es momento de relatar.

Nosotros estamos formados por dos elementos: el cuerpo y el ánima o alma. Tenemos las teoría del “ánima separata”, la escatología y el fin de los tiempos (se refiere todo esto al mundo de lo visible). Dejemos al tiempo, al paso del tiempo, la demostración de todo cuanto os acabo de explicar.

Dícese que dada su difícil demostración práctica y científica, las probabilidades de que esto que os explico sea así es solo del 50%.

Es ese paso del tiempo, al que me remito de una forma definitiva, el que nos aclarará todo.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8