www.euromundoglobal.com
La “Azafea”
Ampliar

La “Azafea”

Por Ángel Villazón Trabanco *

lunes 25 de mayo de 2020, 02:19h

24MAY20 - ARENAS DE SAN PEDRO (ÁVILA).- Pasaron al lado de la fragua donde se calentaban los metales para hacerlos más dúctiles y maleables, que todavía desprendía calor. De un lateral de la misma, colgaban los fuelles empleados para insuflar aire y avivar el fuego. Del otro, los martillos y mazas que utilizaban, las tenazas y pinzas, así como otros instrumentos de corte, ya colocados y dispuestos para ser utilizados al día siguiente. Corrían los años 1060

“El Orfebre” les mostró algunas piezas para ensamblar y algunas láminas de cobre para cincelar que serían la base de instrumentos de navegación de precisión, encargados por astrónomos árabes y hebreos, así como algunos tipos de astrolabios.

La comunicación con estos astrónomos es muy importante, les comentó Azarquiel, pues realicé innovaciones muy útiles que me llevaron a tener una notable comprensión de la ciencia astronómica.

De estas conversaciones surgió la necesidad de realizar un tipo de dispositivo diferente con una proyección de las estrellas, distinta. En vez de utilizar el plano del ecuador de la esfera celeste utilizamos planos perpendiculares a este, llamados coluros, continuó.

En el taller había una esfera tan alta como una persona, que simbolizaba la celeste. Se podía ver el plano del ecuador, que les permitía situar las estrellas más importantes, utilizando la proyección estereográfica de las mismas, lo que permitía ver la longitud.

El astrolabio era simple de manejar y de transportar, y permitía una serie de cálculos y de mediciones. Su construcción estaba basada en la proyección de la esfera celeste sobre un plano que era el del ecuador. Esta proyección sin embargo tiene inconvenientes ya que hace falta una lámina para cada latitud, lo que limita su uso y obliga al fabricante a tener varias placas, que entorpecen la sencillez de su manejo, explicó “Azarquiel” a sus amigos

Abrieron una puerta que daba a una terraza y pasaron al exterior. La noche era fresca y clara como muchas noches del verano de “Tulaytulla”. El cielo mostraba un gran número de estrellas, unas más brillantes que otras, y permitía ver las constelaciones. Un grupo de astrónomos se preparaban para realizar la labor de observación del firmamento y de toma de posiciones de los astros, ayudados de diferentes tipos de útiles, como los astrolabios, uno de los instrumentos más utilizados por los observadores celestes.

La innovación introducida en la “Azafea” se refiere al cambio del tipo de proyección. Introduje dos proyecciones meridianas, realizadas sobre un plano perpendicular al ecuatorial de la esfera celeste, una para cada mitad o bóveda, de la esfera. De esta forma algunos planos fundamentales, como el del ecuador, el de la eclíptica y los de los horizontes son representados por líneas rectas, pero en cambio posibilita utilizarla en cualquier latitud, pagando el precio de una peor representación de la rotación de las esferas celeste y terrestre, continuó “El Orfebre”

Cuando vieron su diseño, comprendieron la transcendencia que tendría para el mundo de la navegación.

Cuando el conocimiento de este instrumento de “Azarquiel” se extendió entre los sabios de Oriente, quedaron estupefactos y no podían comprenderlo sino con la ayuda de Dios.

La penetración de la “Azafea” en los medios astronómicos invirtió el sentido del transvase de conocimiento del mundo islámico. La producción científica occidental de “Al-Andalus”, conseguía en esos tiempos, difundirse hacia Oriente.

Al cabo de unos días, con un movimiento rápido de las riendas, obligó a su caballo a salirse del sendero que llevaban para dirigirse de nuevo rumbo al norte. Se detuvo para contemplar la ciudad de “Toletum”.

Su mente evocaba la ciudad, el zocodover, el olor de las especias, las innumerables fuentes, las palmeras, su refinamiento, la superioridad de su cultura, su gastronomía, las charlas y discusiones que habían mantenido con sus amigos árabes y hebreos.

“Azarquiel” inventó algunas cosas y descubrió otras que habrían sido tachadas con facilidad de brujerías y herejías, pero tuvo la suerte de vivir en “Al-Andalus” en un momento en que era un oasis para la libertad. La “Azafea” tendría una gran influencia en la Navegación pues haría las rutas comerciales más seguras y más cortas y los marinos podrían orientarse mejor en el mar conociendo la latitud de su posición.

* Ángel Villazón Trabanco es Ingeniero Industrial y Doctor en Dirección y Administración de Empresas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8