www.euromundoglobal.com

Opinión: “Desde Mi Rincón o Despacho…”

“Decálogo deontológico del articulista o columnista”.

martes 17 de marzo de 2020, 01:33h

15MAR20.- Dentro de los códigos deontológicos que se han ido desarrollando desde el de Hipócrates, podemos esbozar uno más, uno posible, en el terreno del periodismo, especialmente en el columnismo y el articulismo de información y de opinión.

“Decálogo deontológico del articulista o columnista”.

1º El articulista debe ante un tema que vaya a escribir, debe analizar sus razones conscientes e inconscientes, sus pasiones y sus deseos y sus fines, de tal modo, que quede claro en él, lo que de verdad siente o piensa o argumenta o los fines que busca.

2º En la medida posible y, máxima debe exponer, la realidad, nadie conoce toda la realidad de una cuestión, pero puede y debe pretender que sea o tenga el mayor grado de realidad o racionalidad con verdad y bondad.

Quizás, no todo pueda exponerse, porque las sociedades son muy complejas, pero al menos, “si no puede expresar toda la verdad, no puede redactar algo que considere erróneo o no verdadero”. Seguiríamos el juicio de Kant, “no puedo exponer la verdad, pero no se me puede obligar a exponer el error”.

3º El articulista y columnista debe ser humilde y modesto. Debe saber, que su verdad no es absoluta, y que otros, también pueden disponer de trozos o perspectivas de verdad. Por lo cual, toda su existencia es ir ascendiendo en esa escalera, de ir integrando verdades o racionalidades o argumentos de unos y de otros.

4º Sabe el columnista, que puede equivocarse, pero una cosa es equivocarse adrede, otra por inconsciencia, y no buscar la verdad. Por tanto, debe tener un deseo constante, en moderación y sosiego de ir alcanzando la verdad, o el mayor grado de realidad, es decir, de verdad y bondad en cada asunto que trate o escriba o redacte o piense o exprese…

5º Los medios de información tienen su ideología y sus intereses, y él o ella, el columnista o articulista o articulista de opinión o similares, también merece su salario por su trabajo, que va más allá, de redactar artículos, sino de observar la realidad. Por lo cual, también merece su salario. Debe siempre hacer compatible, las limitaciones y condiciones de su época, tiempos, sociedad, cultura, de los intereses de su medio de comunicación, con su conciencia interior, de una búsqueda constante de mayor grado de realidad, es decir, de verdad y bondad…

6º El error no consciente, el error no culpable, es comprensible, pero el error expresado adrede, las medias verdades, las medias mentiras, sabiendo y conociendo que son medias verdades y medias mentiras, es un acto que puede tener enormes consecuencias negativas para una o cientos de personas a lo largo del tiempo. Es cierto, que las influencias de la información es y son limitadas, pero nunca se sabe, cómo influirá un artículo o una opinión, sea en radio o televisión o digital o en papel, porque no solo depende del medio y del autor, sino del tiempo.

7º El error es un mal. Y como todo mal, hay que combatirlo. Con el error al ser un mal, se induce a otras personas a errores y a males, en los temas que se ha tratado y en consecuencias, que quizás, no podamos calcular del todo…

8º Hay multitud de temas, cuestiones, campos, realidades que hay que abordar o se puede hacer. El articulista, no está para ser un divo, ni por vanidad, ni por soberbia, sino para ejercer su modesto oficio con sosiego y humildad. Igual que otro profesional de cualquier otro campo de la realidad, sea médico o ingeniero o panadero o electricista. Si todos caemos en el engaño y la media mentira, por intereses, el mundo se convierte en algo muy difícil de vivir y de existir…

9º El articulista y el columnista, que puede tratar una enorme diversidad de temas, casi ilimitados, sean de la naturaleza, sea de la sociedad, sea de la cultura, sea de la humanidad, puede afrontarlos de muchos modos, pero siempre debe buscar un ansia de verdad y de bien y de bondad. Es decir, una ética correcta y una moralidad correcta. El articulista, sea en un formato o medio o en otro de expresión, sea profesional, es decir, sea remunerado su oficio, o sea sin remuneración, tiene un enorme responsabilidad ante la sociedad, ante si mismo, ante las generaciones futuras y presentes, y también, de existir, ante el Buen Dios.

10º No se puede ignorar, que existen tres definiciones básicas del ser humano: el ser humano es un animal esencialmente más o menos inteligente. La segunda de tipo aristotélica, es un animal racional con libertad y voluntad. Y tercera, la de Tomás de Aquino y el cristianismo, el ser humano es un animal racional pero con alma-espíritu inmortal. O dicho de otro modo, que el articulista, también debe ser consciente, que puede que exista el Buen Dios, por lo cual, sus enunciados o preguntas o cuestiones tengan también ese horizonte. No se puede ignorar la variable o función o incógnita Dios.

Para terminar, se pueden plantear otros código deontológicos periodísticos, o en este caso para los articulistas y columnistas. Pero al menos, éste nos puede ayudar a plantearnos ciertos temas. Porque al final de cuentas, cada día, en todos los medios de comunicación del mundo, se emitirán y redactarán y publicarán cientos de miles de editoriales, columnas, artículos, artículos de opinión y similares. Paz y bien.

http://filosliterarte.blogspot.com.es © jmm caminero (20 febrero-05 marzo 2020 cr).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8