www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan...”

El hundimiento del Titanic

sábado 08 de febrero de 2020, 21:38h

07FEB20 – MADRID.- Cualquier persona con sentido común que se asome a la prensa nacional después de haber salido de un periodo de poco más de mes de densa inconsciencia, llámese embolia cerebral, estancia en UVI, viaje a la lejana isla paradisíaca sin teléfono, televisión, radio un otro medio de comunicación y así, de pronto ponga la radio, vea la prensa del día o ponga informativos independientes de la televisión, parpadeará perplejo tras sujetarse las sienes con las manos y no dará crédito a tanto deterioro ocurrido en su país (España) en tan poco tiempo; pensará que o sufre un desvarío fruto de su inconsciencia o que seres de otros planetas han invadido el suyo, aquel que Orson Welles recreo en la radio neoyorkina aquel día que inventó y emitió por los micros “La guerra de los Mundos”.

Es imposible tanta desgracia junta en tan poco tiempo, tanto destrozo, tanto desorden, tanto caos. No reconocerá lo que está viendo. Asustado se asomará a la ventana y verá con pasmo creciente como los transeúntes caminan por las calles, como los semáforos cambian del rojo al verde, como los escasos guardias urbanos dirigen el tráfico rodado, como en la terracita frente a su casa toman el vermut y unas cervezas unos amigos mientras ríen; una pareja de enamorados se besa tiernamente en los labios, mientras escucha el ascensor de su domicilio subir y descender.

Volvió corriendo a la televisión, secándose el sudor con el pañuelo en un templado día de febrero.

“El orden jurídico violado, el campo, mancillado, puesto en pie de huelga colectiva a vida o muerte, el paro ascendiendo en proporciones geométricas, el Presidente cautivo de unos malhechores ahora diputados, congresistas o ministros tomado decisiones que antes correspondían al poder. La Iglesia muda, inane, aletargada, muerta, dividida. Las calles cambiadas de sus nombres, los símbolos desechos, las estructuras de siempre viejas y carcomidas a punto de derrumbe pero aún visibles entre un mundo virtual, desconocido, diferente. Una música extraña en un paisaje extraño de un raro aroma dulzón y putrefacto.

Espantado, nervioso buscó inútilmente las pastillas de los nervios, pero las había extraviado, telefoneó temblando a su psiquiatra pero una voz femenina grabada en un disquete contestó: “El doctor Salazar no está en consulta, está ausente, quizá vuelva pronto o no vuelva nunca, pero no se alarme por favor, no está soñando, lo que está viendo no es una pesadilla, es usted la pesadilla y como haga tonterías será eliminado en el acto o conducido donde está el doctor, pues este que ve es el “Mundo Feliz” que todos esperaban.

¿O es que no ve con qué tranquilidad sigue viviendo el pueblo, la “sociedad civil” que mansa y relajada toma el aperitivo, como esos novios se besan con la fruición de siempre, como circulan los coches por la Gran Vía entre las luces de neón.

Amigo, chupe ese caramelo que acaba de dejarle un miembro del Gobierno a la derecha y espere que el doctor regrese; ha ido a someterse a una sesión de electrochoque para ayudarle a cumplir con su tarea, para tranquilizarle, y seguir curando a los pacientes que como usted sufren de desvarío”

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8