www.euromundoglobal.com
Casa sobre el río Amazonas...
Ampliar
Casa sobre el río Amazonas...

Hacia Iquitos (Perú), navegando por el Amazonas

Texto: José Muñoz Mora - Fotos: José Muñoz y Pedro Martín – Miembros de FEPET

jueves 25 de enero de 2018, 15:50h

25ENE18 – MADRID.- Pocos países del mundo tienen el privilegio de albergar dentro de sus fronteras, la diversidad de ecosistemas de los que disfruta Perú. Un extenso desierto de norte a sur y bañado por el Océano Pacifico, una cadena montañosa (Los Andes) donde se ubican algunas de las alturas más grandes del mundo y una densa zona selvática que inicia el camino al espectacular y enorme río Amazonas. Todo ello se encuentra en Perú, un extenso país que nunca se cansa uno de explorar, pues en cada visita se descubren nuevos “tesoros”.

Bellos edificio en Iquitos
Ampliar
Bellos edificio en Iquitos

Con el recuerdo aun reciente de nuestro último periplo peruano, rápidamente nos pusimos manos a la obra para preparar una nueva visita. Esta vez tocaba acercarse por el norte hasta Iquitos, puerta de entrada a la selva amazónica, y nada mejor para hacerlo que navegando en barco de carga, como hacen multitud de peruanos.

A Iquitos solo se puede llegar en avión desde Lima o en barco desde Pucallpa o Yurimaguas. Nosotros elegimos esta ultima como ciudad de partida, así tuvimos de nuevo la oportunidad de acercarnos a Chachapoyas y visitar algunas zonas que no pudimos ver en la anterior ocasión. De esa forma, la parte previa del viaje fue la misma que ya hicimos en 2016. Tras las casi 12 horas de cómodo y ameno viaje, el avión de Iberia aterriza en Lima casi a las 19,00 horas. Rápidamente tras superar los trámites aduaneros y el imprescindible cambio de moneda, nos encaminamos a un taxi para que nos acerque a la Terminal Norte de autobuses de Lima y esperar la partida, a las 22,00 h, del bus de la compañía Cruz de Sur con destino a la ciudad de Chiclayo. Una vez instalados en sus cómodas butacas del primer piso, iniciamos el camino a lo largo de la carretera Panamericana Norte que discurre paralela al pacifico, atravesando la desértica zona existente al oeste de la cordillera de los Andes. 10 horas que transcurren rápidamente debido al sueño acumulado tras el viaje y que nos depositan en Chiclayo a primera hora de la mañana. Allí, de nuevo acudimos al Museo de las Tumbas Reales del Señor de Sipan, recorriéndolo con mucho más detenimiento, pues hasta la noche no hemos de abordar el siguiente bus hacia Chachapoyas de la empresa Moviltours

Ya en Chachapoyas e instalados en el Chachapoyas Backpakers Hostal, conseguimos ponernos en contacto con José, antiguo y acreditado guía de la región que al día siguiente nos acompañara en busca de nuevos sarcófagos a la zona de Lengache-Pucatambo, junto al pueblo de Lamud y a la zona arqueológica de San Antonio. Para nuestra sorpresa, acudió José acompañado de su esposa Auri, también originaria de la zona y gran conocedora de las plantas usadas como remedio natural. Entre Lamud y Luya existen gran cantidad de zonas habilitadas por los antiguos habitantes para enterramientos, muchos de ellos inexplorados y de los que José tiene constancia por los muchos años vividos por allí, no en vano el se jacta de haber sido en descubridor de la gruta Quiocta, hoy en día muy visitada por los turistas y en la que también se encontró algún sarcófago. Además. José ha escrito ya 3 libros sobre la zona, uno de los cuales pudimos adquirir y que el amablemente dedicó. Entre las visitas y las visiones de la gran catarata de Gocta en la lejanía, pasamos dos días en la ciudad fundada por Alonso de Alvarado y sobre todo, empezamos a aclimatarnos para que al día siguiente nos encaminemos hacia Yurimaguas en busca del barco.

Desde el terminal terrestre de Chachapoyas parte la combi hacia Tarapoto a las 06,30 horas. Va completa y nos espera un largo viaje. Tuvimos que hacer el recorrido trasvasándonos de combi en combi en cada núcleo principal de población, debido a una huelga de agricultores que tenían cortados los accesos por carretera. Primero hasta Nueva Cajamarca, cambio de combi y después hasta Rioja, luego hasta Moyabamba y de ahí a Tarapoto, (en todos, cambio de vehículo) para llegar a Yurimaguas a las 19,00 horas. Todo un día atravesando sierras y llanuras, con calor y cansancio. A la llegada, se inicia la caza del viajero. Multitud de moto-taxis nos acosan ofreciendo los servicios hasta hoteles de la ciudad. El que cogemos nosotros nos deja junto al mercado central y la plaza de armas y quedamos para el día siguiente en que nos acerque al nuevo puerto de Yurimaguas con objeto de abordar el barco. Yurimaguas es una típica ciudad peruana (el centro es la plaza de armas, y a partir de ahí sus calles se trazan con tiralíneas), algo artificial y que creció a partir del puerto fluvial y del tráfico de mercancías que allí se realiza. El viejo puerto (por llamarle algo) de la Boca, es una orilla del rio convertida en barrizal y desde donde y mediante un tablón estrecho se accedía a los barcos, por lo que se construyó uno nuevo y más alejado de la ciudad. Una ducha, salida en busca de cena con un enorme aguacero (nos costó mucho encontrar un local con cerveza) y a dormir esperando el nuevo día.

Madrugamos bastante y al salir del hotel ya estaban las calles llenas de personas. Nos encontramos en plena zona del mercado central y los puestos ya lo inundan todo, por lo que aprovechamos para hacer alguna compra necesaria para la travesía, recorrer las calles del mercado, desayunar algo y esperar a las 9 de la mañana. La moto-taxi nos recoge puntual e iniciamos el camino hasta el nuevo puerto fluvial de Yurimaguas, en el mismo Rio Huallaga, pero ubicado al otro extremo de la ciudad, más moderno en sus acceso e instalaciones pero con la misma forma de atraque, junto a la orilla y con mucho barro, por lo que el estrecho tablón mágico sigue siendo la forma de acceso. En 30 minutos llegamos al puerto y divisamos tres embarcaciones. Una de ellas parte a las 12,30 horas con destino Iquitos y continua cargando mercancías. Es el Gilmer IV. Por 150 soles, que pagamos al capitán en el acceso al barco, nos acomodamos en un minúsculo camarote de los 6 de que dispone y así tenemos las cosas a buen recaudo mientras observamos las faenas de carga de mercancías a través de la pasarela improvisada y la llegada de otros nuevos pasajeros. Para nuestra sorpresa, suben también al barco una pareja de Escoceses de nuestra edad y dos chicas (francesa y holandesa) que venían en nuestra misma combi desde Chachapoyas y a las que habíamos “perdido” en los múltiples cambios de vehículo. Pasada ya con creces la hora prevista, el barco comienza a maniobrar e inicia la lenta y tranquila navegación por el rio Huallaga.

El Gilmer IV se desplaza despacio por el serpenteante rio, empezando a atisbar la frondosa vegetación a ambas orillas y que cada vez se van separando más una de otra, con cambio constantes de orientación debido al discurrir del rio. Dispone el barco de 3 cubiertas. La primera exclusivamente de carga donde almacena sacos de patatas, azúcar, huevos y todo tipo de mercancías y maquinaria, haciendo que el barco permanezca hundido hasta casi el borde de la plataforma. La segunda dedica la mitad a carga y el resto a cocina, una pequeña tienda y a pasaje, donde cuelgan sus hamacas los más de 50 pasajeros autóctonos que en el viajan. En la tercera y la más cara, nos ubicamos unos 20 pasajeros, todos ellos extranjeros, y algunos como nosotros, disponemos del diminuto camarote para movernos por el barco sin preocupaciones. A las 17,30 suena la sirena que anuncia el comienzo del reparto de la cena y todos nos afanamos en recogerla y sentarnos en las cubiertas mientras charlamos unos con otros. Así nos enteramos de que las dos chicas, Ana y Debie, llevan meses ya recorriendo Perú, primero cada una por su cuenta y desde hace dos semanas ya juntas. Una de ellas, la holandesa Debie, tiene previsto volver a la costa del pacifico y pasar unas semanas de descanso mientras decide si volver a Europa o seguir por Perú. La otra, la francesa Ana, intentará seguir desplazándose por Sudamérica y llegar hasta Chile a reunirse allí con una amiga. Ambas no tienen fecha de regreso y van decidiendo sobre la marcha. Pronto se hace noche cerrada y comienza la diáspora de cada cual hacia sus hamacas.

Amanece pronto, a las 04,30 la luz del día lo ilumina todo, por lo que perezosamente empezamos las labores de aseo en el destartalado baño ubicado a la popa del barco. Muy sucio y viejo pero que nos sirve para realizar las funciones básicas, incluida ducha con agua del rio y a temperatura ambiente. De repente otra vez la sirena para el desayuno por lo que nos ubicamos con los panecillos y el vaso de cacao en un banco de cubierta. La mañana la invertimos en visitar las “dependencias” del barco y charlar con unos y con otros, viendo los juegos de los niños en cubiertas y el trasiego de enseres que se realiza en cada parada, pues muchas son las poblaciones selváticas en las que se detiene el barco. En todas ellas sube gente vendiendo frutas y bebidas rompiendo así la monotonía de la navegación. Nosotros preferimos surtirnos de cerveza en la pequeña tienda junto a la cocina y observar la inmensidad del río, mientras saltan ante nosotros los enormes delfines rosados de agua dulce que pueblan las aguas de los ríos Marañón y Amazonas, mientras esperamos la hora de la comida, en que vuelve a repetirse la misma secuencia y la misma comida que en la cena.

De esta forma pasamos los 3 días de navegación hasta que en la última noche y ya de madrugada, el barco se detiene en Nauta, población mucho más grande y que nos avisa de la llegada ya próxima a Iquitos. El barco permanece con labores de carga y descarga durante casi dos horas, en el que el trasiego se acentúa. Nosotros miramos embobados y con sueño las labores portuarias en el barrizal en que se ha convertido la orilla. Milagrosamente, todo transcurre con normalidad y nadie cae al río, mientras comienza a atisbarse la claridad del nuevo día. El barco vuelve a zarpar y la magnitud del rio Amazonas cada vez se hace más inmenso. Es espectacular su anchura y la frondosidad de la vegetación de sus orillas, y que nos acompañará sin tregua hasta el destino esperado en Iquitos, donde llegamos ya entrada la tarde. Las labores de atraque en el caótico puerto se hacen interminables, pues no hay un solo lugar disponible y se ha de esperar a que alguno de los buques deje su sitio al nuestro. Todo es una continua sucesión de barcos varados en las orillas embarradas y con gran trasiego de mercancías, pues decenas de barcos continúan hasta otros destinos dentro del amazonas (Leticia, Pucallpa y sobre todo, Manaos). Allí acaba el periplo del Gilmer IV. De nuevo al parar, aparece el mítico tablón para el desembarco, pero nosotros junto con la casi totalidad de extranjeros, permanecemos en cubierta observando y esperando a que se despeje la zona próxima al tablón, pues con las idas y venidas de las labores de descarga, es imposible atravesarlo con un mínimo de seguridad.

Cuando por fin pisamos tierra, de nuevo las moto-taxis nos rodean ofreciendo sus servicios para el traslado a la ciudad. La que cogimos mostros nos traslada hasta un pequeño hotel junto a la plaza de armas y en él nos quedamos, pues solo será para un día. Iquitos es una ciudad que gusta, muy poblada y algo decadente pero que conserva muestras de su gran pasado, a la sombra del negocio del caucho. Únicamente es accesible navegando el rio o por aire, no hay carreteras que la unan con el resto de Perú. Su centro urbano gira en torno a la Plaza de Armas, donde se ubica la Catedral y la Casa Fierro, diseñada por Eiffel. En las proximidades encontramos la casa Morey, hoy convertida en hotel, el antiguo Hotel Palace, el museo Amazónico y un agradable bulevar desde donde se aprecia la extensa vegetación que rodea al río Amazonas.

Paseamos mucho por la ciudad apreciando el gran ajetreo nocturno de su Plaza de Armas e comentando como sería ella en los tiempos de bonanza económica. A una hora conveniente nos retiramos al hotel, pues a primera hora de la mañana debíamos coger un vuelo que tras una corta escala en Lima nos dejaría en Cuzco, para de nuevo comenzar otra pequeña aventura en los alrededores de la antigua Capital Inca. Pero eso, será ya otra historia.

GALERÍA DE IMÁGENES...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8