www.euromundoglobal.com

Se reabre el debate sobre la pena de muerte en Estados Unidos

Se reabre el debate sobre la pena de muerte en Estados Unidos

La CIDH condena la "muerte agonizante" de reo en EE.UU. y pide suspender ejecuciones.

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h

Una serie de negligencias cometidas durante la ejecución de ClaytonLockett ha reabierto el debate sobre los usos y aplicación de la pena. Lockett, de 38 años y condenado a muerte por inyección letal en 2000 por cargos de secuestro, violación y asesinato, recibió una mezcla de medicamentos experimental que le provocó convulsiones y dolor extremo.

La pena de muerte es el método de ejecución preferido en Estados Unidos. La cadena de negligencias cometidas durante la ejecución, el pasado 29 de abril en Oklahoma, del preso estadounidense Clayton Lockett ha reabierto el debate nacional sobre los usos y aplicación de la pena de muerte en el país, después de que el presidente Barack Obama ordenara una revisión de los procedimientos de ajusticiamiento que siguen en vigor en 32 estados de un país donde seis de cada diez estadounidenses todavía se muestran favorables a su puesta en práctica.
Lockett, de 38 años y condenado a muerte por inyección letal en 2000 por cargos de secuestro, violación y asesinato, recibió una mezcla de medicamentos experimental que le provocó convulsiones y dolor extremo que le llevaron incluso a intentar escapar de la camilla durante el agónico procedimiento, que se prolongó durante 43 minutos antes de que Lockett falleciera por paro cardíaco.
En este sentido, una de las medidas más destacadas ha sido la publicación esta semana de un informe bipartidista que recomienda "transparencia y profesionalidad" en la aplicación del método preferido de ejecución en Estados Unidos, la inyección letal, en el marco de una serie de medidas generales destinadas a garantizar que la pena de muerte solo se reservará "para las ofensas más atroces" y para "aquellos cuya culpabilidad quede ratificada más allá de toda duda razonable".

Uno de los últimos editoriales del prestigioso diario The New York Times describe la "horrible escena" de la ejecución de Clayton Lockett y hace un llamamiento a lo que ocurrió en Oklahoma y abortar cualquier tipo de ejecución y ley. En el editorial se hace hincapié en que la Corte Suprema de Oklahoma parara la ejecución por presiones políticas. El editorial prosigue su defensa por la eliminación de la pena de muerte y asegura que "la decisión de dejar morir a Lockett y otros inocentes desmuestra lo inhumano del método de ejecución. 

"Error irreversible"

"Sin una revisión sustancial, no solo de la inyección letal, sino del procedimiento entero, la administración de la pena de muerte en América es injusta, desproporcionada y muy probablemente anticonstitucional", sentenció el ex fiscal general de Virginia y uno de los responsables de la redacción del informe, el republicano Mark Earley.

El documento, titulado "Error Irreversible", critica duramente la aplicación de la pena de muerte en casos de homicidio involuntario, lo que supone una franca violación de la Octava Enmienda de la Constitución, que prohíbe "los castigos crueles, inusuales y excesivos por los crímenes".

"La inclusión de homicidas accidentales o no intencionados entre los presos merecedores de la pena capital puede crear consecuencias perversas cuando se tiene en cuenta que hay asesinos que consiguen evadirse de la pena de muerte", señala el documento, en cuya redacción han participado juristas liberales y conservadores, así como antiguos fiscales de Virginia, como Earley, Texas, Florida o Tennessee, estados donde la pena de muerte sigue en vigor.

El grupo recomienda especial cuidado en los casos donde se juzgue a personas con discapacidad mental. A pesar de que el Tribunal Supremo prohibió que se ejecutara a cualquier preso que padeciera esta minusvalía, el informe denuncia que "algunos estados hacen gala de un rasero excesivamente severo a la hora de declarar a los culpables mentalmente capacitados para afrontar la pena capital".

Hay que puntualizar que el informe considera que un bajo cociente intelectual --el límite mínimo actual es de 75-- no debe ser el único motivo para eximir a un acusado de la pena de muerte y que es necesario atender a la naturaleza del crimen, pero sí pide que no se aplique a aquellas personas que, en el momento del delito, sufrieran de graves desórdenes mentales que les impidieran apreciar la naturaleza y consecuencias del delito.

Una revisión de la pena de muerte

Este mes, el presidente Obama ha ordenado al Departamento de Justicia una revisión "estado por estado" de los protocolos de ejecución para impedir no solo que se repitan casos como el de Lockett, sino para también solventar problemas significativos en la aplicación de la pena capital.

"Prejuicios raciales, aplicación desigual de las condenas... situaciones donde los individuos ejecutados pudieran ser hallados inocentes a posteriori por unas pruebas exculpatorias aparecidas más tarde. Todas estas cuestiones nos plantean serios interrogantes sobre la manera en que la pena de muerte se aplica en nuestro país", hizo saber Obama.

Ejecución de inocentes

La ejecución de inocentes es un problema endémico desde la restauración de la pena de muerte en Estados Unidos en 1976. La Academia Nacional de las Ciencias ha estimado que si todos los condenados a muerte permanecieran un tiempo indefinido en el corredor, al final un 4,1 por ciento de ellos acabarían siendo exonerados, según estimaciones "muy conservadoras" del estudio.

El presidente de Estados Unidos, no obstante, reiteró su apoyo a la aplicación de la pena de muerte, una práctica que el 65 por ciento de los estadounidenses defienden, según los últimos datos de la encuesta Gallup de enero de 2014. "He dicho en el pasado que existen ciertas circunstancias en las que un crimen es tan terrible que la aplicación de la pena de muerte podría ser apropiada: asesinatos de masas, o asesinatos de niños", hizo saber.

En los últimos años, varios estados norteamericanos han expresado su rechazo a la pena de muerte. Nueva York, Nueva Jersey, Nuevo México, Illinois Connecticut y Maryland han abolido esta condena. El gobernador de Washington, Jay Inslee, declaró el pasado mes de febrero que no se realizarán ejecuciones mientras él siga en el cargo, siguiendo los pasos de una decisión similar tomada en 2011 por el gobernador de Oregón, John Kitzhaber.

Texas, el Estado con más ejecuciones

El gobernador de Texas, Rick Perry, defendió el domingo el sistema de ejecuciones en su estado, el que más lleva a cabo en Estados Unidos, y señaló que existe un modo “apropiado” para aplicar la pena capital, al comentar la polémica sobre una ejecución en Oklahoma que se prolongó durante casi una hora.
 “Existe un modo apropiado para tratar con esto, y obviamente, algo fue terriblemente mal”, afirmó Perry sobre lo ocurrido en Oklahoma, en una entrevista en el programa “Meet the press” de la NBC.
La ejecución de Clayton Locket, de 38 años, que murió de un ataque cardíaco más de 40 minutos después de recibir la inyección letal y pese a que las autoridades penitenciarias de Oklahoma intentaron suspender la ejecución al darse cuenta de que los fármacos no hacían el efecto esperado, ha reabierto el debate sobre los métodos para aplicar la pena capital en Estados Unidos.
El propio presidente Barack Obama ha instado a revisar el sistema de ejecuciones en Estados Unidos tras lo ocurrido en Oklahoma.
Perry señaló que los ciudadanos de Texas habían decidido que existen crímenes que deben ser saldados con la pena de muerte, y que por lo tanto las autoridades federales deben respetar la posición de los estados.
“Confío en la manera en la que las ejecuciones son aplicadas en Texas son apropiadas y humanas”, dijo.
El gobernador de Texas, quien no quiso desvelar si volverá a aspirar a la candidatura presidencial republicana en 2016, señaló que “Obama busca soluciones generales y únicas desde Washington” y se mostró a favor de “permitir que los estados encuentren su propia solución”.
Texas, que cuenta con 273 presos en el corredor de la muerte, es el estado con el mayor número de ejecuciones en Estados Unidos, con 16 en 2013.
Desde que el Tribunal Supremo restableció la pena de muerte en Estados Unidos en 1976, han sido ejecutadas 1.378 personas, y actualmente hay más de 3,000 personas condenadas a la pena capital en todo el país.

Fuente: lainformacion.com - Pedro Torres - 11/05/14

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8