www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan...”

El príncipe de las tinieblas

Por Germán Ubillos Orsolich
lunes 04 de julio de 2022, 20:00h

04JUL22 – MADRID.- Érase una vez un príncipe mimado por sus padres que a poco de nacer enfermó de manera importante de los huesos de la espalda y fue recluido en un lecho de escayola y en un coche de ruedas. No obstante su felicidad era enorme pues se sentía muy querido de sus padres, sus tíos, primos y hermanos.

Además tenía sus amigos imaginarios Upito y Cucuruchito debajo de la almohada. En realidad ese niño era muy querido por Dios, por Dios Padre que le mimaba con frecuencia con su presencia. A pesar de su enfermedad física el niño tenía el privilegio divino de vivir en el Paraíso, en el Paraíso anterior al pecado original de los hombres.

Han pasado muchas cosas desde que el niño se hizo hombre pero siempre fueron cosas maravillosas, milagros de argumentos maravillosos que salían de su fantasía y que eran transformados en películas para la televisión, con desarrollos semejantes a los de la Paramount y la 20 Th Century Fox.

Ya de mayor, de muy mayor, se le rompió la cadera derecha, pero fue operado en el acto en el Hospital Clínico de Madrid del que quedó perfectamente, sin ningún dolor pero en silla de ruedas y con andador. Al no poder conducir, cosa que siempre hacía, parecía que el niño había sido abandonado por Dios, pero no fue así pues hay que observar siempre la voluntad misteriosa divina y los renglones torcidos de Dios. Así que desde su silla de ruedas y sin ningún dolor el niño mágico observó la muerte de su amigo Carolo, la de Rafael Casas y Pilar madre, la de la placita; y después los cánceres reiterados de su hermano en los pulmones y el de Pedro José en el páncreas, que han sido así machacados ambos hombres por la quimioterapia y la inmunoterapia, de efectos muy desagradables y devastadores.

El niño mágico no comprende por qué su hermano y sus amigos tienen que sufrir tanto; no lo comprende. Además al final de esas carnicerías, un cáncer de pulmón o uno de páncreas les puede matar.

Pero así ha sido siempre. El niño se encuentra bien, sin dolores y feliz, siempre muy querido por sus amigos Carlos y Juan Zornoza, y por el de Santiago Cantera, prior del Valle de los Caídos; y por el del dueño de la finca colindante a la sierra de la mujer muerta, y el cortijo de Extremadura.

La moraleja es que aunque estés enfermo toda tu vida puedes ver como mueren tus mejores amigos y tus hermanos.

Con un abrazo muy fuerte. Germán Ubillos.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(4)

+
1 comentarios
Portada | Hemeroteca | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8