www.euromundoglobal.com

Opinión:

Argentina: ¿Qué podemos esperar de ahora en más?

Por Roberto Alifano

sábado 23 de mayo de 2020, 15:38h

22MAY20 – MADRID.- En sus demasiadas famosas memorias Sir Winston Churchill cuenta que una mañana, cuando se dirigía a la Cámara de los Comunes, que presidía durante la Segunda Guerra Mundial, su coche fue casi destruido por un bombardeo a la ciudad de Londres. Por suerte salió ileso y no dudó un instante en desafiar la dramática situación para recorrer a pie la distancia de casi tres cuadras que lo separaban del recinto. Allí, nadie había faltado a la sesión. Tampoco podía hacerlo Churchill, que la presidía. El sentido del deber era patriótico y sublime.

Por desgracia no sucede lo mismo en nuestra castigada Argentina. Cuesta creer cómo es posible que los cómodos y muy bien pagos parlamentarios desde el año pasado no concurran al Congreso para realizar las obligatorias reuniones. Como si esto fuera poco, la doctora Kirchner, presidenta de la cámara de Senadores, acaba de comprar una sofisticada aplicación de internet (ultra secreta, claro) para que desde sus domicilios, sus colegas participen cómodamente de las ilusorias reuniones que a partir de ahora serán digitales. No es todo. Dentro de una casi idéntica circunstancia, podemos ver que el asombro se puede convertir en espanto. Un senador provincial del PRO, Rolando Baldasso hizo público un proyecto de resolución que apunta a sostener psicológicamente a los legisladores por la alta carga emocional que deben sobrellevar en estos cruciales momentos que vivimos todos. ¡Parece mentira cómo sufre esta pobre gente por todos nosotros, los argentinos! La atención psicológica costaría algo así como 2.000 millones de pesos. Un sorprendente, original proyecto que busca aliviar a los parlamentarios de las presiones del estrés que les producen sus agotadoras tareas. Un disparate casi de fábula, definitivamente inadmisible.

Pero, lo más gracioso de todo, es que ayer la reunión digital o remota, fue un fracaso. El simulacro de sesión en la Cámara de Diputados finalizó de manera abrupta cuando, en el momento cúlmine de la votación, el sistema de conectividad imprevistamente se saturó y, por consiguiente, el sistema se cayó. Los legisladores, desde sus domicilios, insistían en conectarse para restablecer el vínculo virtual con el recinto, pero el lacónico mensaje que se repetía en sus pantallas, “error interno del servidor” (que costó una fortuna, con moñito y todo), no daba lugar a una segunda oportunidad. Y allí quedó todo, en medio del fracaso más rotundo. “Si tenemos que enseñar una o diez veces a los diputados lo vamos a hacer”, insistía el enjundioso Sergio Massa ante los periodistas. Para el presidente de la Cámara, todo se trata de un problema de capacitación de los legisladores que se podrá solucionar en una semana como máximo”. Para los parlamentarios, sin embargo, el problema es estructural y tiene que ver menos con la conectividad del sistema que con una rápida capacitación para el manejo de las computadoras. Seguramente habrá que pagarles un curso individual para que se capaciten.

Si no fuera dramática la situación que vive la Argentina, con más de dos meses de confinamiento domiciliario debido a las drásticas y acaso necesarias medidas impuestas por el Gobierno, estas ocurrencias de nuestros cómodos políticos resultarían desopilantes; dignas de un Alberto Olmedo y su partenaire Javier Portales, dos de nuestros máximos y recordados cómicos. Hoy, sin embargo, resultan por demás patéticas. Sobre todo porque los cómodos y privilegiados representantes del pueblo (por calificarlos de alguna manera suave), que ganan sueldos fabulosos –sobre todo si se los compara con un médico o un educador-, no han tenido la generosidad de donar una parte de dichos emolumentos para ayudar a los seriamente afectados ciudadanos que los eligieron. Un senador o un diputado nuestro cobra tres veces más que uno de España, a esto hay que agregar una troupe de asesores, choferes y ñoquis de todo tipo que los asisten.

En otros países, como Alemania y Nueva Zelanda, los políticos han donado parte de sus sueldos para la gente afectada por la pandemia. Aquí ni noticias de un gesto de grandeza de tal magnitud. No queremos dar cifras, pero la presidenta del Senado si tenemos en cuenta los emolumentos que suma cobra cerca de 900 mil pesos (esto es entre, sueldo, jubilaciones y viáticos); la señora Carrió anda pisando los cómodos 300 mil pesos, mientras que un investigador del Conicet o una maestra de grado apenas pasa los 45 mil pesos; y ni hablar de un humilde jubilado con retribución mínima que no llega a 15 mil pesos. Desproporciones increíbles que, por supuesto, no se ajustan a ninguna lógica.

No es todo, siempre hay una uva que se suma para enriquecer la Viña del Señor. Con esta dilatada cuarentena hay gente que no puede trabajar, o ya perdió su empleo, y la está pasando mal, pero muy mal; en muchos casos porque no tienen para dar de comer a su familia. A estos desprotegidos, que los ayude la misericordia. Lo que ha destinado el Gobierno a esta castigada, pobrísima gente; algo así como 10 mil pesos que, el que tiene la suerte de cobrarlos, no les alcanzará ni para pagar tres compras en el supermercado. Menos aún el colegio de chicos o el alquiler de la vivienda; eso también, si lo llegan a cobrar, porque para acceder a estas dádivas oficiales hacen falta papeles al día ante la AFIP, y -¡oh, novedad!- casi nadie puede pagar los altísimas cargas sociales que pesan sobre cada cabeza. Nuestra economía, la mitad de la economía por las altísimas cargas, funciona en negro y tales préstamos no están al alcance de la mayoría, llámense empresarios pymes u obreros mono tributistas.

Ayer, sin ir más lejos, fui a una pescadería vecina de mi casa del barrio de Caballito y el propietario, comerciante serio, que tiene a la mayor cantidad de su personal en blanco, me confesó preocupado que es muy probable que cierre su negocio por la caída vertiginosa de las ventas. “En esta cuadra –comentó compungido- de los dieciocho negocios que hay, sobrevivirán, con un poco de suerte, tres o cuatro. Los demás no levantarán sus persianas”.

A todo esto nuestros políticos, que se siguen floreando en los programas de televisión, y si te he visto no me acuerdo. Eso sí, siguen enseñándonos, a través de sus asesores en salud, como lavarnos las manos y ajustarnos los tapabocas y narices para que no nos arruinen el peinado.

Dan mucha bronca estas cosas que muy poco se atreven a decir. Vivimos en un país que olvida fácilmente. Hace cinco o seis años se produjo una destructora inundación en la provincia de Buenos Aires y el señor Gobernador de entonces, y la señora Presidenta, nunca estuvieron al lado de la pobre gente que perdió todo por culpa de ellos; con la gobernadora siguiente sucedió lo mismo. Nadie se hace cargo de nada y cuando caen cuatro gotas aparece el drama. Si hacemos memoria, la famosa “Cuenca del Salado”, que evitaría estas inundaciones, se empezó hace más de diez años y aún no se concluyó; las máquinas están abandonadas en baldío al costado de una ruta nacional; es decir, que si se produjeran lluvias intensas, todo volvería estar bajo las aguas.

Ahora mismo nos muestra la televisión un humilde barrio inundado (desde hace más un mes) en la ciudad de Moreno, a expensas de la otra pandemia nuestra, que nunca aflojó y se llama “denge”. Producida por las aguas estancadas y para la que tampoco hay vacuna y acaso mata como el “coronavirus”, en especial a los niños. Nadie hace nada o muy poco. Pero uno escucha a los intendentes, los barones del conurbano bonaerense, pavonearse de que en sus municipios todo está impecable. En fin, tantas cosas que nos quieren vender haciendo como se dice en términos futboleros “jueguitos para la tribuna”. Nuestra decadencia es de larga data y la politiquería argentina le sigue agregando piedras para hundirnos más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8