www.euromundoglobal.com
Edgardo Ventura  y la autora de este artículo, la escritora Julia Saéz-Angulo
Ampliar
Edgardo Ventura y la autora de este artículo, la escritora Julia Saéz-Angulo

Edgardo Ventura :Un sefardí que rememora la historia de su familia desde Bulgaria a la Argentina

jueves 30 de mayo de 2019, 01:17h

30MAY19 – MADRID.- En su viaje a Madrid con su esposa Vivian Jacubovski, presume entre amigos, de tener mas apellidos españoles sonoros que nadie: Ventura, Alcalá, Córdoba... La historia de su familia sefardí, desde Bulgaria hasta la Argentina la recuerda bastante bien.

Edgardo Ventura :Un sefardí que rememora la historia de su familia desde Bulgaria a la Argentina

Aunque los judíos asquenazis son más numerosos en Argentina, sus padres en Buenos Aires se movían sobre todo entre la colonia judía sefardí, procedente de diversos puntos europeos como Bulgaria, Tesalónica o Estambul principalmente, lo que hacía que conservaran mejor la lengua judeo- española, ladino o sefardí, que de diversas maneras se le denomina. Él mismo, Edgardo Xavier Ventura (Buenos Aires, 1945) la conoce y la habla con toda regularidad -con su vocabulario singular- y desenvoltura. En familia también se conservan platos de cocina de origen judeo-español, sobre todo la fabada, y él en particular guarda como un tesoro biblias escritas con caracteres hebreos pero con el lenguaje y sonidos del ladino.

Las historias de la familia, “cien por cien sefardí”, insiste Edgardo Ventura, se transmitían, sobre todo, durante la cena del sabat, el viernes por la noche, cuando la familia en sentido amplio se reunía, comía, hablaba, contaba, narraba... Y en especial la tía Lucha (Lucía), una hermana de su padre, que condensaba mejor que ningún otro, esa memoria narrativa y la escribía, aunque nunca la publicó. Cuando tenía ocho años, Edgardo tuvo la suerte de pasar con ella tres meses, cuando sus padres viajaron a Europa con su hermano mayor y la intención de dejarlo estudiando en un pensionado de Suiza, país en el que también había estudiado su padre.

La esposa de Edgardo Ventura es judía asquenazi, de familia oriunda de Lituania y tiene dos hijas de un primer matrimonio con una mujer sefardí.

Para aclararme, Edgardo Ventura, físico de profesión y de trabajo - aunque en un momento dado de su vida dejó la Física “en la que trabajó más de la mitad de mi vida”, por los negocios de software, me hace una suerte de pequeño árbol genealógico de familia y me va citando los nombres de sus abuelos, tíos, primos junto a sus avatares. “Bulgaria fue un gran país de acogida de los sefardíes, el único que no entregó sus judíos a Hitler”:

-Mi abuelo Ventura, casado con Rose en Bucarest, ambos sefardíes, tuvieron ocho hijos por este orden: Ana (que murió pronto por la gripe europea) Avram, Israel, Lucía (Lucha), Benjamín, José, Ascher (mi padre)y Jacques. En Russe mi abuelo tenía varias fábricas.

De la familia materna, solo conocí a la abuela Matilda Alcalay o Alcalá, que tuvo tres hijos: Rebeca, Rosa (mi madre) y Víctor. También conlleva el apellido sefardí Arieh, que en Bulgaria ha tenido hombres de gran prestigio.

Edgardo aclara que en su mayoría, la familia tiene una buena genética en cuanto a longevos; algunos lo atribuyen al yogurt y al kéfir búlgaro. Son bastantes los que fallecen a partir de los 90 años. Los recuerdos afloran puntuales y dispersos y se van desgranando.

Le pregunto por sus recuerdos más afectivos y entrañables y me habla del ladino puro que hablaba su abuela Matilda Alcalay, que llegó a vivir con él en casa de sus padres Aschier y Rosa. También recuerda la historia que le contó su tía Lucha sobre su hermano Benjamín Ventura –uno de los tíos de Edgardo- que se pasó la segunda guerra mundial huyendo de los nazis en Francia, después de “alejarse” de su mujer y sus dos hijos, varón y hembra, para que no corrieran peligro, ya que los varones judíos eran fácilmente identificables por la circuncisión. Allí, en Francia, Benjamín se fue ganando la vida curiosamente jugando partidas de ajedrez, era muy bueno y compitió con las mejores jugadores del momento, entre ellos el cubano Capablanca. Jugaba en los bares y en las casas; eran partidas largas. A su hijo lo puso a estudiar en un colegio de curas y uno de ellos, al darse cuenta de que el niño era judío, lo alojó en su casa y lo salvó del exterminio.

Un día en que el tío Benjamín estaba jugando una partida nocturna de ajedrez en una casa de planta baja, oyeron ruidos y voces y se dieron cuenta de que era la Gestapo que llegaba a registrar. Benjamín saltó por la ventana y deambuló desorientado por las calles en la noche, hasta que vio un portal abierto en una casa humilde, entró y observó que en la vivienda se podía entrar y allí se refugió sin encender la luz, muerto de miedo. Petrificado. Por la mañana le despertaron otros ruidos y voces que se acercaban, y observó que en la habitación había una anciana muerta. Todos los que llegaron lo confundieron con un deudo de la mujer y le ofrecieron sitio amablemente en el carruaje fúnebre. Benjamín contaba que, mientras duró el desfile mortuorio, pudo dormir tranquilamente sin miedo alguno, algo que no había hecho desde hacía tiempo.

Benjamín e Israel eran dos hermanos muy amigos entre sí. Lucha se casó con un sefardí rumano y se fue a vivir a Bucarest. Ella sabía ladino, búlgaro, francés y rumano. En realidad casi todos los hermanos Ventura eran políglotas, al igual que el padre, que tenía negocios de importación/exportación, un 30 por ciento de ellos en el área metalúrgica, con ramificaciones en otros países.

Toda la familia sabía francés. “Mi abuelo Ventura enviaba a estudiar a los hijos, a partir de los 13 años, fuera de Bulgaria, para que aprendieran idiomas y el francés era el más apreciado en aquellos momentos del XX. Debían de volver a Bulgaria a los 18 años, para trabajar en los negocios familiares. Avram Ventura fue el único que estudió en la Universidad de Alemania para contador –economista-, pero era un hombre que también dominaba las Humanidades. De hecho fue el traductor de toda la obra de Goethe al búlgaro. Recibió un premio por ello, pero nunca fue a buscarlo. Una gran tarea extra curricular.

Mi abuelo envió a su hijo José Ventura a la Argentina para supervisar los negocios que tenía allí. Después de regresar a Bulgaria y casarse con una mujer sefardí de Turquía, regresó de nuevo a Buenos Aires. Cuando sonaron los aires de guerra en 1939, comenzó la dispersión de los Ventura. Jacques se casó en Argentina con una judía asquenazi. Su hija Any Ventura es hoy una cotizada periodista y escritora en Buenos Aires. “Mi padre, Ascher Ventura, que no quería quedarse en Bulgaria, consiguió viajar también a la Argentina con pasaporte falso, a través de Italia; en 1940 consiguió embarcar en el célebre barco Conte Grande”, explica Edgardo. “A Benjamín e Israel les agarró la guerra en Francia”.

El tío Avram fue el único que no quiso salir de Bulgaria por dos razones, su padre, ya mayor, estaba enfermo y no podía viajar y, en principio, Bulgaria con el rey Boris, fue el único país que no entregó sus judíos a Hitler, si bien sí lo hizo –quizás para contrarrestar- con los de Tracia y Macedonia porque eran colonias administradas y no territorios suyos. Algunos historiadores sostienen que más que el rey Boris fue el patriarca de la Iglesia Ortodoxa búlgara, el que más y mejor luchó contra la entrega de judíos a los nazis. Organizó manifestaciones para pedir que no se entregaran los judíos y el patriarca ortodoxo decía. “Antes de matar a un solo judío, que me maten a mí”. Boris y Hitler se llegaron a entrevistar y hablaron de la cuestión de los judíos. A los doce días de esta entrevista, el rey Boris murió y muchos creyeron que el jefe nazi tuvo que ver en este óbito, explica Edgardo. No olvidemos –añade- que Bulgaria, tierra de fuerte identidad y de paso histórico ha sido muy castigada e invadida por sus fronteras, entre ellas por la rusa. También es cierto que los rusos liberaron a Bulgaria del imperio Otomano en 1870 y la influencia cultural rusa se dejó sentir en el país, porque ambos países comparten el alfabeto cirílico. La música rusa entró con fuerza en Bulgaria y concretamente en mi familia, no olvidemos que la música sefardí era más plana y sencilla.

Edgardo recuerda algunas de las canciones sefardíes cantadas en familia como la conocida “A la una yo nací/ a las dos me engrandecí/ a la tres tomí amante/ a las cuatro me casí/ me casí con un amor...” . A ella se suma alguna canción pícara. Pero continua con la diáspora de los hermanos Ventura: tres en Argentina y una en Rumanía. Anna Ventura, la hija del tío Avram, el que quedó en Bulgaria, desde los 16 años se alistó en el Partido Comunista búlgaro, MAKABI para luchar contra los nazis y fue una mujer muy activa y admirada por toda la resistencia anti nazi. Encabezó la misma y llevó a cabo junto a otros, numerosos asaltos contra los alemanes, en los que hubo muchos muertos. La abatieron a los 19 años; murió junto a su novio. En Bulgaria se la consideró como una guerrillera modelo, una heroína nacional, a la que se le hizo un monumento con llama ardiente y se le dedicó una calle. Cuando yo viajé a Bulgaria en los 90, tras la caída del muro de Berlín, la fama de Anna Ventura estaba en decaída porque Bulgaria salía entonces del comunismo.

El único d los hermanos que murió en el campo de exterminio de Auschwitz fue el tío Israel Ventura, que estaba en Francia. Al querer pasar la frontera a España no pudo hacerlo, porque nadie le ayudó.

La familia Ventura prestó dinero al rey Boris para distintos asuntos. Mi tío Avram era amigo del rey Simeón de Bulgaria y cuando viajaba a Madrid se encontraban para hablar y comer juntos.

La familia materna de los Alcalay vivía en Sofia, de buena posición, aunque no tan situada como la de los Ventura, también paso por avatares. No conocí al abuelo, pero sí a la abuela Matilda y la su hija la tía Beca, que llegaron a Argentina dos años más tarde que mis padres. Víctor Alcalay fue el único que pasó la guerra en Bulgaria.

Toda la colonia sefardí en Buenos Aires se reunía en un club para jugar a las cartas y otras actividades; procedían de Creta, Salónica, Smirna, Bucarest... Allí los más jóvenes escuchábamos sus expresiones singulares en ladino que nos hacían mucha gracia, por ejemplo: Dios le dio, pero no te visitó, pare decir que a una persona no era agraciada o no le iba bien. Durante el Imperio Otomano, se metieron muchas palabras turcas en el lenguaje ladino.

Mi hermano y yo, junto a un amigo que sabía búlgaro, hicimos un viaje a Bulgaria en 1991, en busca de las propiedades que se nos había expropiado sin indemnización a la familia en tiempos del comunismo, se estaban dando ciertas indemnizaciones. Algo conseguimos. Fue entonces cuando hicimos un recorrido sentimental por las casas y lugares donde había vivido nuestra familia. La casa de mi abuelo Ventura fue convertida primero en un colegio y después en una casa de asistencia médica; la de mi padre quedó demolida en un bombardeo... El tiempo había pasado. Tengo intención de recorrer de nuevo Bulgaria para que la conozca mi esposa Vivian Jacubovski y yo la acompañaré ella a Lituania, el país de origen de su familia.

Edgardo Ventura dice que sus hijas, nacidas en los Estados Unidos, nacionalizadas en USA, son plenamente argentinas, conocen bien su pasado sefardí y lo asumen con amor y respeto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8