www.euromundoglobal.com
(Imagen de Countercurrents)
Ampliar
(Imagen de Countercurrents)

Un millón de especies se enfrentan a la extinción, el mundo está al tanto, según un importante informe de la ONU

  • Este artículo también está disponible en: Inglés

viernes 10 de mayo de 2019, 12:20h

10MAY19 – MADRID.- Casi un millón de especies corren el riesgo de extinguirse en las próximas décadas, en tanto que los esfuerzos actuales para conservar los recursos de la Tierra probablemente fracasen si no se toman medidas radicales, según un importante informe de las Naciones Unidas sobre el impacto de los seres humanos en la naturaleza.

En su intervención en París con motivo de la presentación del Informe de Evaluación Mundial de 2019 sobre la Diversidad Biológica y los Servicios de los Ecosistemas –el primero desde 2005–, la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, afirmó que sus hallazgos ponen al mundo «al tanto» de la situación.

«Tras la aprobación de este histórico informe, nadie podrá afirmar que no lo sabía», dijo el director de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. «Ya no podemos seguir destruyendo la diversidad de la vida. Es nuestra responsabilidad para con las generaciones futuras».

Destacando la importancia universal de la biodiversidad –la diversidad dentro de las especies, entre las especies y de los ecosistemas–, la Sra. Azoulay dijo que su protección «es tan vital como la lucha contra el cambio climático».

Presentado a más de 130 delegaciones gubernamentales para su aprobación en la sede de la UNESCO, el informe contiene el trabajo de 400 expertos de al menos 50 países, coordinados por la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre la Diversidad Biológica y los Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), con sede en Bonn.

La Evaluación Global se realizó después de una revisión de tres años de unos 15.000 artículos científicos que mostraron el profundo impacto del surgimiento de una sociedad industrial globalizada en el planeta durante el último medio siglo.

Además de proporcionar información exhaustiva sobre el estado de la naturaleza, los ecosistemas y la forma en que la naturaleza sustenta toda la actividad humana, el estudio también analiza los avances en los principales objetivos internacionales, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG), los Objetivos de Biodiversidad de Aichi y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

El informe examina cinco generadores principales de cambios «sin precedentes» en la biodiversidad y los ecosistemas en los últimos 50 años, identificándolos como (1) Cambios en el uso del suelo y el mar; (2) Explotación directa de organismos; (3) Cambio climático; (4) Contaminación; y (5) Invasión de especies exóticas.

Una de cada cuatro especies se encuentra en peligro de extinción

En cuanto a la fauna y flora en riesgo, el estudio afirma que las actividades humanas «amenazan a más especies que antes», un hallazgo basado en el hecho de que alrededor del 25 por ciento de las especies de los grupos de plantas y animales es vulnerable.

Esto sugiere que alrededor de un millón de especies «ya se enfrentan a la extinción, muchas dentro de décadas, a menos que se tomen medidas para reducir la intensidad de los generadores de la pérdida de biodiversidad».

Sin estas medidas se producirá una «mayor aceleración» en la tasa mundial de extinción de especies, que ya es «al menos de decenas a cientos de veces superior a la media de los últimos 10 millones de años», según el informe.

559 razas domesticadas de mamíferos utilizados para la alimentación y la agricultura se extinguieron

El informe señala que, a pesar de los numerosos esfuerzos locales, incluidos los de los pueblos indígenas y las comunidades autóctonas, en 2016 se habían extinguido 559 de las 6.190 razas domesticadas de mamíferos utilizados para la alimentación y la agricultura, alrededor del 9% del total, y que por lo menos 1.000 más estaban amenazadas.

La seguridad de los cultivos amenazada

Además, muchos de los cultivos silvestres que son necesarios para la seguridad alimentaria a largo plazo «carecen de protección efectiva», insiste el informe, mientras que la situación de las especies silvestres de los mamíferos y aves domésticos «está empeorando».

Al mismo tiempo, la reducción de la diversidad de los cultivos, las variedades silvestres de los cultivos y las razas domesticadas significa que es probable que la agricultura sea menos resistente al futuro cambio climático, las plagas y los patógenos.

«Si bien en la mayoría de los lugares se suministran más alimentos, energía y materiales que nunca, esto se hace cada vez más a expensas de la capacidad de la naturaleza para aportar tales contribuciones en el futuro», afirma el informe, antes de añadir que «la biosfera, de la que depende la humanidad en su conjunto, está decayendo más rápidamente que en ningún otro momento de la historia de la humanidad».

La contaminación marina se ha multiplicado por diez desde 1980

En cuanto a la cuestión de la contaminación, aunque las tendencias mundiales son dispares, la contaminación del aire, el agua y el suelo ha seguido aumentando en algunas zonas, insiste el informe. «La contaminación plástica marina, en particular, se ha multiplicado por diez desde 1980, afectando al menos a 267 especies», dice, entre ellas el 86% de las tortugas marinas, el 44% de las aves marinas y el 43% de los mamíferos marinos.

El Informe de Evaluación es también el primero de su tipo en examinar e incluir los conocimientos, cuestiones y prioridades indígenas y locales, dijo IPBES en una declaración.

La IPBES señaló que su misión es fortalecer la elaboración de políticas para el uso sostenible de la diversidad biológica, el bienestar humano a largo plazo y el desarrollo sostenible.

«La pérdida de especies, ecosistemas y diversidad genética ya es una amenaza global y generacional para el bienestar humano», insistió Sir Robert Watson, Presidente de IPBES. «Proteger las inestimables contribuciones de la naturaleza a las personas será el desafío determinante de las próximas décadas. Sin embargo, las políticas, los esfuerzos y las acciones –a todos los niveles– sólo tendrán éxito si se basan en los mejores conocimientos y pruebas».

El negocio de siempre tiene que terminar

La implacable búsqueda del crecimiento económico, unido a la crisis climática, ha puesto de manifiesto este riesgo.

Solo una transformación de gran alcance del sistema económico y financiero mundial podría sacar del borde del colapso a ecosistemas que son vitales para el futuro de las comunidades humanas en todo el mundo, concluye el informe.

El informe ha sido aprobado por 130 países, entre ellos Estados Unidos, Rusia y China.

«Hemos estado cruzando de una frontera a otra tratando de encontrar naturaleza poco costosa (para explotar) en cada rincón del planeta», le dijo a Reuters Eduardo Brondizio, profesor de antropología de la Universidad de Indiana en Estados Unidos y copresidente de la Evaluación Global. Los científicos afirmaron: «El mensaje clave: los negocios, como siempre, tienen que terminar.»

«La red esencial e interconectada de la vida en la Tierra es cada vez más pequeña y está cada vez más desgastada», dijo el profesor Josef Settele, copresidente del estudio.

«Esta pérdida es un resultado directo de la actividad humana y constituye una amenaza directa para el bienestar humano en todas las regiones del mundo», dijo el Profesor Josef Settele.

El estudio es una pieza fundamental de un cuerpo emergente de investigación que sugiere que el mundo podría necesitar adoptar una nueva forma de economía «post-crecimiento» si quiere evitar los riesgos existenciales que plantean las consecuencias mutuamente reforzadas de la contaminación, la destrucción del hábitat y las emisiones de carbono.

El informe indica que la agricultura y la pesca industriales son las principales causas de la extinción. La crisis climática está agravando la situación.

Robert Watson, un científico medioambiental británico, dijo que solo se puede volver atrás si las sociedades están preparadas para enfrentarse a «intereses adquiridos» comprometidos con la preservación del statu quo.

«El informe también nos dice que no es demasiado tarde para marcar la diferencia, pero solo si empezamos ahora en todos los niveles, desde el local hasta el mundial», dijo Watson en una declaración.

«Por cambio transformador entendemos una reorganización fundamental de todo el sistema a través de factores tecnológicos, económicos y sociales, incluyendo paradigmas, metas y valores.»

«Sabemos que la forma en que la gente come hoy en día es a veces poco saludable para ellos y para el planeta», dijo la Dra. Kate Brauman, una de las autoras del informe.

«Podemos ser más saludables como individuos si nos alimentamos de dietas más diversas, con más verduras, y también podemos hacer que el planeta sea más saludable si cultivamos esos alimentos de manera más sostenible».

Según el informe, la pérdida del medio natural también afectaría a las vidas humanas. Desde la desaparición de insectos vitales para la polinización de los cultivos destinados a la alimentación hasta la destrucción de los arrecifes de coral, que sustentan a las poblaciones de peces que mantienen a las comunidades costeras, o la pérdida de plantas medicinales, todos pondrían en peligro inevitablemente la vida de los seres humanos.

La lista de especies amenazadas incluye más del 40 por ciento de las especies de anfibios, casi el 33 por ciento de los corales formadores de arrecifes y más de un tercio de todos los mamíferos marinos. El panorama era menos claro para las especies de insectos, pero una estimación tentativa sugiere que el 10 por ciento están en riesgo de extinción.

La sexta extinción masiva ya está en camino

La pérdida de la biodiversidad y el calentamiento global están estrechamente relacionados, como lo indica el Sumario para los encargados de la formulación de políticas, de 44 páginas, que resume la evaluación de la literatura científica sobre el estado de la naturaleza, de 1.800 páginas, realizada por las Naciones Unidas.

La pérdida acelerada de aire limpio, agua potable, bosques que absorben CO2, insectos polinizadores, peces ricos en proteínas y manglares que bloquean las tormentas –por nombrar solo algunos de los servicios cada vez más escasos que presta la naturaleza– no representa una amenaza menor que el cambio climático, dice el informe.

«Tenemos que reconocer que el cambio climático y la pérdida de la naturaleza son igualmente importantes, no solo para el medio ambiente, sino también para el desarrollo y las cuestiones económicas», dijo a AFP Robert Watson, presidente del organismo encargado de la elaboración del informe por mandato de la ONU, a finales de abril.

«La forma en que producimos nuestros alimentos y energía está socavando los servicios de control que recibimos de la naturaleza», dijo, y agregó que solo un «cambio transformador» puede detener el daño.

La deforestación y la agricultura, incluida la ganadería, son responsables de aproximadamente una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, y también han causado estragos en los ecosistemas naturales.

El informe de la IPBES advierte de «una inminente aceleración en la tasa mundial de extinción de especies».

El ritmo de la pérdida «ya es de decenas a cientos de veces mayor de lo que ha sido, en promedio en los últimos 10 millones de años», señala el informe.

Muchos expertos creen que ya está en marcha un «evento de extinción masiva», el sexto en los últimos 500 millones de años.

El más reciente es el del fin del periodo Cretácico, hace unos 66 millones de años, cuando un impacto de asteroides de 10 kilómetros de ancho aniquiló la mayoría de las formas de vida.

Los científicos estiman que la Tierra es hoy en día el hogar de unos ocho millones de especies distintas, la mayoría de ellas insectos.

Una cuarta parte de las especies animales y vegetales catalogadas ya están siendo masificadas, consumidas o envenenadas.

La caída en el número de mamíferos es aún más dramática, con la biomasa de mamíferos silvestres –su peso colectivo– disminuyendo en un 82 por ciento.

Los seres humanos y el ganado representan más del 95 por ciento de la biomasa de mamíferos.

«Si vamos a tener un planeta sostenible que proporcione beneficios a las comunidades de todo el mundo, tenemos que cambiar esta trayectoria en los próximos diez años, al igual que tenemos que hacerlo con el clima», señaló la científica jefa del WWF, Rebecca Shaw, quien antes era miembro de los organismos científicos de las Naciones Unidas para el clima y la biodiversidad.

Las causas directas de la pérdida de especies, por orden de importancia, son la reducción de los hábitats y el cambio de la utilización de la tierra, la caza para la obtención de alimentos o el comercio ilícito de partes del cuerpo, el cambio climático, la contaminación y las especies exóticas como las ratas, los mosquitos y las serpientes que se unen a bordo de los barcos o de los aviones, según encuentra el informe.

«También hay dos grandes generadores indirectos de la pérdida de biodiversidad y del cambio climático: el número de personas en el mundo y su creciente capacidad de consumo», dijo Watson.

El impacto perturbador del calentamiento global, que antes se consideraba principalmente una amenaza futura para la vida animal y vegetal, se ha acelerado.

Los cambios en la distribución de las especies, por ejemplo, probablemente se duplicarán si la temperatura media sube de 1,5 grados centígrados a 2 grados centígrados.

Hasta ahora, el termómetro global ha aumentado 1C en comparación con los niveles de mediados del siglo XIX.

El Acuerdo de París de 2015 insta a las naciones a poner un tope a la subida a «muy por debajo» del 2C. Sin embargo, un informe histórico de la ONU sobre el clima, publicado en octubre, señaló que esto seguiría siendo motivo suficiente para aumentar la intensidad y la frecuencia de las olas de calor mortales, las sequías, las inundaciones y las tormentas.

Otros hallazgos del informe incluyen:

Tres cuartas partes de las superficies terrestres, el 40 por ciento del medio ambiente marino y el 50 por ciento de las vías navegables interiores de todo el mundo han sido «alteradas gravemente».

Muchas de las áreas en las que la contribución de la naturaleza al bienestar humano se verá más gravemente comprometida son el hogar de los pueblos indígenas y de las comunidades más pobres del mundo que también son vulnerables al cambio climático.

Más de dos mil millones de personas dependen de la leña para producir energía, cuatro mil millones de personas dependen de medicinas naturales, y más del 75 por ciento de los cultivos alimentarios mundiales requieren la polinización animal.

Casi la mitad de los ecosistemas terrestres y marinos se han visto profundamente comprometidos por la interferencia humana en los últimos 50 años.

Las subvenciones a la pesca, la agricultura industrial, la ganadería, la silvicultura, la minería y la producción de biocombustibles o de energía de combustibles fósiles fomentan el despilfarro, la ineficiencia y el consumo excesivo.

El informe alerta sobre las soluciones al cambio climático que pueden dañar inadvertidamente a la naturaleza.

Por ejemplo, el uso de biocombustibles combinados con la «captura y almacenamiento de carbono» –la retención del CO2 liberado cuando se queman los biocombustibles– es ampliamente considerado como un elemento clave en la transición hacia la energía verde a escala mundial.

Pero el suelo necesario para cultivar todos estos cultivos para biocombustibles puede terminar cortando la producción de alimentos, la expansión de las áreas protegidas o los esfuerzos de reforestación.

El mundo está perdiendo la biodiversidad que asegura la producción de alimentos

Las abejas, la tierra, los árboles –incluso los organismos diminutos que ni siquiera podemos ver– desempeñan un papel vital en la producción de los alimentos del mundo. Sin embargo, esta biodiversidad, que sustenta nuestros sistemas alimentarios y agrícolas, se encuentra bajo presión. Un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) emitió esta advertencia en febrero de 2019.

Según el informe, se estima que el 33% de las poblaciones de peces están sobreexplotadas y que las pérdidas de las colonias de abejas van en aumento, todos estos factores amenazan la seguridad del mundo en el futuro.

FUENTE: International Press Agency - IPA

Traducción del inglés por Rosalía Briones

El artículo original puede encontrarse en el sitio web de nuestros asociados

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8