www.euromundoglobal.com

Más de 60 fallecidos

Portugal vive un infierno de fuego y destrucción
Ampliar

Portugal vive un infierno de fuego y destrucción

La mezcla de vientos cruzados, altas temperaturas y tormentas secas es la causa que desató este sábado el devastador incendio que sigue azotando este domingo el centro de Portugal y que atrapó a familias enteras en una carretera

lunes 19 de junio de 2017, 12:18h

19JUN17 - PEDRÓGÃO GRANDE/LISBOA.- "No recordamos una tragedia peor", afirmó el primer ministro de Portugal, António Costa, sobre incendio forestal que ha dejado al menos 62 muertos. Mezcla de vientos cruzados, altas temperaturas y tormentas secas es la causa que desató un devastador incendio forestal en el centro de Portugal.

El paraíso natural de Pedrógão Grande, en el centro de Portugal, ofrece una imagen desoladora tras el infernal incendio desatado el sábado. Los bomberos seguían combatiendo este domingo las llamas, mientras a pocos cientos de metros algunas personas deambulaban desvalidas y desesperadas en pueblos arrasados.

En medio del horror se escuchaban frases angustiosas como "¿dónde está mi madre?" o "no encuentro a mi tía". Hasta el sábado el lugar estaba rodeado de pinos y era muy apreciado por excursionistas y aficionados a los deportes acuáticos que precticaban en sus lagunas y presas. Pero el domingo sólo se veían cenizas y mucho humo, señaló DPA.

"¡Qué tragedia! La casa de mi abuela quedó arrasada", lamentaba António Pires en el pueblo de Vila Facaia, de 580 habitantes. A sus 40 años, este hombre tenía que tragar saliva antes de poder continuar con voz temblorosa: "Cuatro de mis allegados y vecinos murieron por la noche".

Al menos 61 personas perdieron la vida por culpa del incendio en la zona, situada apenas 200 kilómetros al noreste de Lisboa y casi a la misma distancia de la ciudad española de Cáceres. "También murieron decenas de perros, cabras, vacas, conejos y otros animales", explicó Pires.

Según las autoridades, el fuego comenzó la tarde del sábado cuando un rayo alcanzó un árbol. Y la catástrofe se desató cuando cayó la noche. La carretera nacional 236 se convirtió rápidamente en una ratonera. Al menos 30 personas murieron allí atrapadas en sus vehículos cuando intentaban escapar.

Un agricultor de la zona vio la tragedia desde muy cerca. "Fue increíble, decenas de carros ardieron en cuestión de segundos. De repente había llamas por todas partes, humo, viento. Los pobres no tuvieron escapatoria", contaba visiblemente afectado a la cadena de televisión RTP.

En las imágenes podían verse decenas de coches carbonizados, algunos empotrados en otros, como testigos silenciosos del pánico que debió vivirse. Una jubilada que consiguió escapar de uno de los vehículos relataba lo vivido ante las cámaras: "Todos los carros ardieron de pronto, también el nuestro. Mi marido y yo ya nos habíamos encomendado a dios. Pero de alguna manera conseguimos abrir la puerta y salir corriendo a través de pinos caídos".

Portugal vive una tragedia. El secretario de Estado de Interior, Jorge Gomes, luchaba contra las lágrimas cada vez que informaba sobre un nuevo balance de víctimas. "No recordamos una tragedia peor", afirmó el primer ministro, António Costa. El presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, viajó durante la noche al lugar de la tragedia y se fundió en un abrazo con el alcalde de Pedrógão Grande, Valdemar Alves. Ambos lloraban.

Pero además de tristeza, también hay indignación. Muchos vecinos de la zona aseguraron que durante horas no vieron a un sólo bombero. "No teníamos ni agua ni electricidad y fuimos abandonados a nuestra suerte", protestaba António Pires.

Según el experto forestal Paulo Fernandes, de la Universidad Trás-os-Montes, la catástrofe podría haberse evitado. O al menos minimizado, si se hubiesen cortado a tiempo las carreteras. Hay que utilizar mejor los datos meteorológicos, advirtió.

Viento, calor y tormenta seca, la mezcla que desató el fuego

La mezcla de vientos cruzados, altas temperaturas y tormentas secas es la causa que desató este sábado el devastador incendio que sigue azotando este domingo el centro de Portugal y que atrapó a familias enteras en una carretera convertida en una auténtica ratonera sin salida.

El último balance oficial de víctimas, aún provisional, apunta a que 62 personas murieron a causa de este siniestro, de las que 30 fueron encontradas en sus vehículos en dos carreteras del distrito de Leiria que quedaron cercadas por el fuego.

Las imágenes más dantescas son las que muestran cómo ha quedado la carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, en el distrito de Leiria, con numerosos vehículos totalmente calcinados.

"Se quedaron atrapados en una ratonera de humo", dijo a la prensa el presidente de la Liga de los Bomberos de Portugal, Jaime Marta Soares, quien explicó que "cuando las personas entraron en esas carreteras, el incendio podría estar a kilómetros de distancia".

Las llamas avanzaron más rápido de lo que pensaban, avivadas por el viento y por las altas temperaturas, y se propagaron de forma "que no tiene explicación", llegó a decir João Gomes, el secretario de Estado de Administración Interna, encargado de informar de la evolución del suceso.

La Policía Judicial (PJ) señaló también las condiciones meteorológicas como causantes de la tragedia, y más concretamente, el impacto de un rayo en un árbol seco como detonante del fuego.

"La información recogida hasta el momento en el lugar del suceso nos permite pensar que, con un alto grado de certeza, la causa sea un rayo que alcanzó un árbol", dijo a Efe el director nacional adjunto de la PJ, Pedro do Carmo.

La rápida propagación de las llamas se explica por las "condiciones meteorológicas extremadamente adversas" registradas en Portugal este sábado, con temperaturas que superaron los 40 grados, apuntó Do Carmo quien precisó, no obstante, que será necesaria una investigación para confirmarlo.

En términos similares, se pronunciaba Rebelo de Sousa, desde el lugar de la tragedia, donde afirmó que "no hay ni falta de competencia, ni de capacidad, ni de respuesta" ante desafíos de estas características.

Son ya más de 700 los efectivos terrestres que combaten este fuego, -apoyados por medios aéreos, algunos llegados de España y Francia-, que continúa con varios frentes activos, algunos reavivados por el viento en las últimas horas.

"Las previsiones meteorológicas para esta tarde son idénticas a las de ayer", cuando se declaró el fuego, dijo el primer ministro Costa, quien admitió también que "muy probablemente" el balance de víctimas aumente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8