www.euromundoglobal.com

Opinión: “La Columna de Primavera…”

Institutana de corazón y formación

Por Primavera Silva Monge – desde Santiago de Chile

Por Primavera Silva Monge (*)
miércoles 10 de agosto de 2016, 17:20h
Institutana de corazón y formación

10AGO16.- Hoy, 10 de agosto se celebra un nuevo aniversario de mi amado Instituto Nacional. ¡Sí! Con esa misma cara se quedaron perplejas muchas personas que me hicieron entrevistas de trabajo desde que egresé del Instituto en 1983. Ser Institutana (ni el Word soporta la palabra) ha sido una gran y mezclada carga para mí.

Institutana de corazón y formación

Claro que no le echemos toda la culpa al Instituto, ya que mi papá puso su gran cuota al nombrarme Primavera y yo, para más remate, terminé de ahondar en estos equívocos estudiando japonés, en una época en que nadie le daba pelota al Japón y que quienes estudiábamos su cultura éramos como verdaderos E.T. Los diálogos que se me presentaban eran más o menos así:

¿Nombre?

Primavera

¿Perdón? ¿Su nombre?

Primavera Silva Monge, agregaba los apellidos para dar certidumbre a lo que me escuchaban…

¿Primavera? ¿Y por qué le pusieron así? (bonita entrevista)

En este punto, ya sacaba a relucir mi capacidad inventiva y a cada cual, dependiendo de las características del entrevistador, le contaba un cuento acomodaticio: desde que los papis eran “jipis”, hasta que llegué a florearles la última juventud. Ya ni me acuerdo de la verdadera razón… ¿Y quién sabe? Pocos sabemos por qué nos pusieron como nos pusieron (me refiero al nombre, bien pensados)

¿Cuál es su profesión, Primavera?

(un poco hablando para adentro) Traductora de un idioma extranjero.

¡Ah! ¿Inglés?

Japonés… (Lo más chiquitito en tono de voz)

¿JAPONÉEES? ¿Y por qué estudió japonés? (Esto ya es ser intruso. ¿No les parece?)

Aguantando el impulso de gritarles: “¡Porque se me dio la real gana!" Sólo les respondía, que una de las razones, era por herencia, ya que en mi familia eran todos políglotas y yo, como ovejita negra por casarme chiquita sin terminar mis estudios… decidí intentar nivelarme con esa opción.

Dígame Primavera…. (ya mirándome con cara de siquiatra.) ¿Dónde realizó sus estudios formales?

Y acá venía lo bueno y determinante… En el INSTITUTO NACIONAL JOSÉ MIGUEL CARRERA (y miraba al techo para no ponerme a reír de la cara de pelotudos con que recibían mi respuesta)

¿El Instituto Nacional... "Instituto Nacional"? (aprendí que entrecomillas correspondía al que me instruyó)

Sí. El de los Presidentes de Chile.

Esta parte, la de las respuestas recibidas, la censuro en honor a las personas que nombraré en el presente recuento, pero puedo acotar, que aunque muchas veces me quedé sin el empleo a que postulaba, tuve la gran suerte de no recibir pateaduras en el trasero, pensándose que pudiera ser un audaz travesti. Sin embargo, los actos equivalentes eran igualmente humillantes y discriminatorios.

Pero igual amo a mi Instituto Nacional, que me formó como si yo hubiese tenido minoría de edad: Estricta disciplina, excelentes y vocacionales profesores, personal responsable desde los porteros pasando por inspectores, orientadores hasta un Inspector General de la Tercera Jornada... ¡De lujo! ... quien más adelante sería el Rector General de todo el Instituto, un señor correcto de tomo a lomo, como fue don Sergio Riquelme Pinna, que a principios del presente siglo nos dejara para siempre y, que por esas cosas de la vida, también fue uno de los ángeles de la guarda más fieros e importantes de mi vida.

En este aniversario Nº 203 del Instituto Nacional, deseo que se mejore de cuerpo y alma y que sea respetado, entre otras cosas, como patrimonio histórico… ¡Más que mal… ahí estudié yo! … y unos cuantos respetables Presidentes y Parlamentarios de la República de Chile también. ¡Feliz cumpleaños, querido Instituto Nacional! Gracias por darme la formación y educación más decente recibida en mi vida

(Primavera Silva Monge (mujer institutana), Santiago de Chile, 10 de agosto de 2016)

PD: Debo aclarar a mis lectores no chilenos, que el Instituto Nacional es un colegio histórico y solamente para hombres, pese a que se fundó con la idea de la mixtura, habiendo estudiado en él, nada menos que la primera mujer médica de Chile y América del Sur, doña Eloísa Díaz Inzunza. Cuando correspondió cursar mis propios estudios, la función educacional se extendió hasta una tercera jornada mixta, nada más por los años que lo necesité, terminando el gran privilegio que tuvimos algunas mujeres.

Primavera Silva Monge (*)

(*) Primavera Silva Monge es una escritora chilena, traductora de japonés, ex alumna del prestigioso Instituto Nacional de Santiago de Chile, artesana y socióloga por afición. Sus escritos los redacta referidos principalmente a los temas cotidianos imprimiéndoles una dosis de frescura y cercanía que hacen muy fácil su lectura y comprensión. Su género literario favorito es la novela y el relato o cuento corto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

3 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8